Huelva

Trabajadores del Polo inician protestas por el fin de los vertidos de Fertiberia en 2011

  • El próximo lunes tendrá lugar una concentración de los trabajadores de Fertiberia a las puertas de la factoría, a la que se unirán los de Nilefos y Foret.

Comentarios 2

Los trabajadores de Fertiberia, además de los de Nilefós y Foret, han iniciado un calendario de protestas tras la decisión de la Dirección General de Costas de fijar, "de forma unilateral", en 2011 el cese de los vertidos de la primera de las industrias en las marismas de Mendaña y la recuperación de esta zona.

En rueda de prensa, el secretario general de la Federación de Industrias y Afines (FIA) de UGT en Huelva, Luciano Gómez, consideró que Costas "ha tomado el pelo a todos", pues, según explicó, a raíz de la sentencia de la Audiencia Nacional que consideraba caducada la licencia para el depósito de fosfoyesos, "todas las partes --empresa, sindicatos, Junta y Costas-- habían acordado fijar el fin de los vertidos y, por tanto, de la actividad, en 2012", por lo que reconoció "no entender a qué responde el último documento enviado por Costas a la empresa que establece finalmente este fin en 2011".

Por ello, destacó que los trabajadores afectados --unos 750 en Fertiberia, unos 350 en Foret y unos 200 en Nilefos-- "no tienen más remedio que iniciar movilizaciones para reclamar una salida consensuada y no unilateral a este problema que satisfaga a los trabajadores mediante un plan global que garantice la continuidad de la actividad industrial", por lo que indicó que el próximo lunes tendrá lugar una concentración de los trabajadores de Fertiberia a las puertas de la factoría, a la que se unirán los de Nilefos y Foret, empresas cuya actividad está "íntimamente relacionada" con la primera.

En este sentido, lamentó que "se pretende acelerar el cierre de Fertiberia en un momento de crisis y de pérdida de empleo, ya que ésta no puede continuar con la actividad con las condiciones impuestas" y consideró que Costas "hace un claro abuso de poder proponiendo condiciones inasumibles por parte de la empresa y con un gran coste social y laboral, pese a que la empresa había accedido a cesar los vertidos un año después".

Con estos argumentos, Gómez insistió en que los trabajadores "van a ir a por todas para que se busque una salida consensuada a esta situación" y, en este sentido, añadió que el próximo jueves habrá una concentración a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en Huelva en la que, "si no hay novedad, se entregará un escrito con las exigencias de los trabajadores".

Entre éstas, citó que pedirán a la empresa que "siga luchando por una solución consensuada y aceptada por todas las partes; que defina su proyecto de futuro que contemple la continuidad de la actividad; que realice nuevas inversiones industriales para mantener el tejido productivo; y que establezca un plan social que minimice el impacto a los trabajadores".

De la misma forma, indicó que al Gobierno se le pedirá que "reconduzca esta situación y permita el cese de los vertidos de forma ordenada para que se beneficie todo el mundo"; mientras que a la Junta le exigirán que "haga que se cumpla el acuerdo que se había alcanzado entre todas las partes como solución al problema, después de que la empresa hubiese accedido a las pretensiones de Costas y hubiese recortado su cese en los vertidos desde 2016 hasta 2012".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios