Huelva

SOS Bebés Robados Huelva pide ayuda a los afectados para solicitar nuevas exhumaciones

  • La asociación quiere que los padres que sí estuvieron presentes en los supuestos enterramientos señalen el lugar exacto de la sepultura en el cementerio de La Soledad

Una madre señala a la Policía el lugar de enterramiento de su hijo, en Huelva en 2012. Una madre señala a la Policía el lugar de enterramiento de su hijo, en Huelva en 2012.

Una madre señala a la Policía el lugar de enterramiento de su hijo, en Huelva en 2012. / Alberto Domínguez (Huelva)

La asociación SOS Bebés Robados Huelva, que representa a más de un centenar de familias víctimas de sustracciones de recién nacidos en clínicas y hospitales onubenses, no se rinde. Tras nueve años de bagaje, está dispuesta a descubrir qué ocurrió con aquellos niños y, sobre todo, a localizarlos. Para ello, como indica a Huelva Información la presidenta del colectivo, Esperanza Ornedo, es "muy importante seguir una amplia y extensa investigación que nos lleve a conocer la verdad".

Con este propósito, la asociación va a solicitar "nuevas exhumaciones". Y para ello se hace imprescindible la colaboración de los familiares que sí "tuvieron el privilegio de acompañar a sus hijos a enterrar; digo privilegio porque, en la gran mayoría de casos, los padres no tuvieron esa oportunidad, ya que los hospitales negaron el derecho de dar un enterramiento digno a esos niños que, según ellos, fallecieron al nacer".

Ornedo destaca que solo en el camposanto capitalino de La Soledad "constan enterrados más de un centenar de niños que fueron arrebatados a sus madres sin control ni piedad". Si realmente están inhumados ahí o no, es una incógnita que solo pueden despejar las exhumaciones.

Muchos de estos neonatos aparecen registrados en la fosa común. Un escollo difícil de sortear para los damnificados, "problema que ha supuesto para la causa una puerta blindada". Hay que recordar en este punto que la Fiscalía de Huelva se negó en 2012 a levantar la sepultura general para investigar si allí yacían o no los recién nacidos, lo que constituyó "una traba más, entre otras, que cortaron nuestras alas para poder avanzar en la investigación". 

Esperanza Ornedo hace por ello un llamamiento a los afectados –especialmente a los que aún no han contactado con la asociación– con el objetivo de destapar "la gran mentira que esconde el cementerio de La Soledad en Huelva: la gran tapadera de los bebés robados". La presidenta del colectivo remarca que es "el momento de unir fuerza y reunir a todas aquellas familias que pudieron enterrar a sus hijos y que tengan conocimiento de la ubicación exacta o aproximada del enterramiento".

En principio, carece de relevancia que la sepultura esté en la fosa común, en nicho o en lápida. Pero sí se precisa "saber el sitio exacto dónde fueron enterradas las cajitas". Esta información, "por mínima que sea y aunque parezca intrascendente, significa para nosotros una gran ayuda".

La representante de SOS Bebés Robados Huelva manifiesta que "nos tocó luchar con criminales de bata blanca, personal sanitario sin escrúpulos y hasta con la misma Justicia, que decidió obviar y mirar hacia otro lado". Lo cierto es, recalca Ornedo, que "las madres se quedaron sin sus hijos y, a día de hoy, nadie hizo nada por remediarlo ni castigarlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios