Huelva

Los Reyes fueron más magos que nunca en Huelva

  • Melchor, Gaspar y Baltasar recorren más de 550 calles de la capital a través de cinco itinerarios en una noche heladora que quedará en el recuerdo

El rey Baltasar saluda a los vecinos del Barrio Obrero desde su descapotable. El rey Baltasar saluda a los vecinos del Barrio Obrero desde su descapotable.

El rey Baltasar saluda a los vecinos del Barrio Obrero desde su descapotable. / Alberto Domínguez (Huelva)

Sus Majestades de Oriente volvieron a Huelva a cumplir su misión, la de convertir la de anoche en la mejor del año para onubenses grandes y pequeños. La empresa era más difícil en esta ocasión, pero no había obstáculo que valiese. Por eso, los soberanos desplegaron su poder y fantasía bajo un helador cielo nocturno para recorrer el máximo de calles de la ciudad agrupadas en cinco itinerarios que se desarrollaron de manera simultánea.

En torno a las nueve de la noche los cortejos arrancaron a buen ritmo y las ventanas y balcones de la capital onubense, muchos de ellos engalanados para la histórica ocasión, acogieron a las familias para contemplar la llegada de los Magos. Cada comitiva estuvo precedida por dos motos de la Policía, unos heraldos que despejaban el tráfico al paso de tan magnas autoridades a la vez que anunciaban su presencia con las sirenas. Nadie quería desaprovechar la oportunidad de ver y saludar a Sus Majestades tan cerca de sus hogares y para que nadie se despistara eran convenientemente avisados de esa manera.

El sonido de las sirenas iba y venía por toda la ciudad con más o menos intensidad según el punto en el que se encontraban los soberanos. Sones que tomaron el relevo del Resistiré, ya que por todas las calles se reproducían estampas que recordaban a las de hace meses, cuando los vecinos se veían a diario en sus balcones para aplaudir a los sanitarios. Ayer se reencontraron en un ambiente más festivo pero igualmente emocionante.

Melchor Melchor

Melchor / Alberto Domínguez (Huelva)

Al final de cada comitiva, otros dos vehículos escoltaban a Sus Majestades para garantizar su seguridad. El despliegue en su conjunto contó con un operativo compuesto por treinta agentes de la Policía Local, diez motos y once coches.

Melchor, Gaspar y Baltasar se deshacían en saludos a diestra y siniestra desde sus vehículos descapotables serpenteando por calles grandes y pequeñas y avenidas para constatar que estaban aquí, que este año la cabalgata es diferente pero que ellos nunca fallan. La crisis sanitaria obligó a diseñar un plan alternativo para evitar las aglomeraciones y garantizar la distancia interpersonal. El resultado de todos estos meses de preparativos se tradujo en una comitiva que quedará para el recuerdo porque abarcó un recorrido de más de 550 calles de Huelva. Algunas de ellas no habían recibido antes a estos visitantes tan insignes y quizá nunca vuelvan a hacerlo, así que los onubenses respondieron a la llamada convenientemente.

Fue un operativo sin precedentes el que puso en marcha anoche el Ayuntamiento de Huelva y en el que tuvieron un papel destacado sanitarios, además de miembros de los Cuerpos de Seguridad y de asociaciones sociales. Un homenaje y reconocimiento a la impagable labor de estos colectivos durante la pandemia del coronavirus.

Gaspar Gaspar

Gaspar / Alberto Domínguez (Huelva)

Los ciudadanos respondieron al llamamiento a la responsabilidad del Consistorio para que permanecieran en sus casas en la medida de lo posible. Así, mientras las familias esperaban con impaciencia a los Reyes, el hechizo real se iba extendiendo por los cuatro puntos cardinales a través de cinco recorridos. El primero de ellos tuvo como punto de partida la rotonda de Montessori en la barriada de Santa Marta. Vecinos de La Orden, el Greco, La Hispanidad, Tres ventanas y la zona del centro comercial Holea fueron testigos de que los Reyes Magos dejaron sus regalos a los onubenses. Este primer itinerario puso su broche de oro en el asilo de ancianos Santa Teresa Jornet, donde recientemente se pusieron las primeras vacunas contra la Covid en Huelva.

El segundo itinerario arrancó en la Plaza de la Merced. Los monarcas llegados de Oriente visitaron las Colonias, El Carmen, Santa Lucía, Marismas del Odiel, Cardeñas, la Navidad y el Molino de la Vega para dejar los regalos a los habitantes de estas barriadas. La comitiva finalizó su recorrido en la sede de la Jefatura de la Policía Local.

Dos mujeres saludan emocionadas al paso del cortejo real. Dos mujeres saludan emocionadas al paso del cortejo real.

Dos mujeres saludan emocionadas al paso del cortejo real. / Alberto Domínguez (Huelva)

De la gasolinera de Rubén Darío partió el tercer cortejo que atravesó las calles del centro de la ciudad, la barriada de Adoratrices, Zafra y Pescadería. La Casa Colón fue el punto final de este trayecto.El cuarto itinerario se desarrolló por las calles del Matadero, El Ciruelo, el Barrio Obrero e Isla Chica. La salida tuvo lugar en la avenida de Cádiz para posteriormente enfilar Escultora Miss Whitney. Tras recorrer numerosas calles de las barriadas antes citadas, el cortejo culminó en la rotonda de los Litri.

Por último, el quinto recorrido comenzó frente a la antigua prisión provincial y desde allí, Melchor, Gaspar y Baltasar se trasladaron en sus vehículos descapotables a las barriadas de Pérez Cubillas, Marismas del Polvorín, Los Rosales, Fuentepiña, el Polígono San Sebastián y la zona residencial de la Universidad de Huelva. El Monumento al Fútbol fue el punto final de esta comitiva.

Los Magos dejaron atrás los descapotables con los que recorrieron Huelva y ya están de vuelta camino de Oriente sobre sus camellos. El próximo año la estrella les guiará de nuevo y cumplirán los sueños de grandes y pequeños. Ayer se marcharon con la esperanza de que entonces haya más salud para estar más cerca, caramelos y haga menos frío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios