Todo está en tí

Psicología y Salud: Vivir en el presente

  • Concentrarse en el momento actual permite reducir el estrés y los problemas de atención y de concentración y por ello que te mostramos varias herramientas para empezar a vivir el momento presente

  • Psicología y Salud: Aceptación de una ruptura

Con champán y junto al mar.

Con champán y junto al mar. / H.I. (Huelva)

Las personas tienden a pensar en el pasado o futuro la mayoría del tiempo del día y es por ello por lo que nos cuesta tanto ser felices en el presente. Normalmente, sucede cuando estamos haciendo diferentes tareas en el día, ya pueda ser desayunar, tareas del hogar, trabajar, y no somos capaces de estar en ese momento con la atención en lo que estamos haciendo. Si te das cuenta muchas veces has terminado de comer y no has sido consciente de todo lo que has estado comiendo ni disfrutando de ese rato, simplemente estamos pensando en lo que tengo que hacer o recordando algo del pasado, por ejemplo, aquella cosa que hice mal.

Es normal que tengamos pensamientos de aquello que vamos a hacer o lo que nos gustaría, o preparar unas vacaciones, o bien pensar en qué hacer para mejorar en tu puesto en el trabajo. Todo eso está bien, pero el problema viene cuando estamos todo el día en nuestros pensamientos de futuro y, en este caso, nos olvidamos del día a día, del disfrute de ese día. Es bueno tener objetivos a medio y largo plazo, sin olvidar el de corto plazo, es decir, el día presente.

Al perdernos cuando estamos en el pasado lo único que nos viene es un remordimiento y culpa de cosas que tenía que haber hecho de otra manera; y si nos vamos al futuro lo único que aparece son la incertidumbre y las preocupaciones. El problema de todo esto son las emociones. Es como nos sentimos en el día a día, ya que al estar en el pasado lo que sentimos es la culpa y la tristeza; y la emoción que sentimos cuando estamos en pensamiento del futuro es la ansiedad, esa ansiedad que no nos deja vivir, con la cual estamos todo el día estresado.

Lo único que nos puede traer paz es estar en el momento actual. Por ejemplo, si estoy haciendo un documento estoy en el documento, si estoy duchándome estoy en la ducha... Si estás en el momento presente es muy difícil que aparezcan emociones que nos hagan sentir mal. Tengo que centrarme en lo que estoy haciendo.

Esto no quiere decir que al estar en el momento presente no se den situaciones que generen malestar, pero estar en el momento presente significa aceptar todo lo bueno y entre comillas todo lo malo que nos trae el momento, pero nos permite disfrutar de cada situación y estar conscientes.

Con todo esto, con el momento presente lo que vamos a conseguir es reducir el estrés, los problemas de atención de memoria y de concentración y poder estar en plenitud en ese momento que nos trae la vida. En este sentido, algunas de las herramientas que pueden servirnos para empezar a vivir el momento presente son la siguientes.

Por un lado, soltar el pasado. Lo que hiciste ya pasó, ya no existe. Recordar aquellos tiempos donde fuiste feliz te deja también anclado en la nostalgia y hace que creas que no puedes volver a vivir esos momentos de felicidad.

También tienes que darte cuenta de que no puedes controlar todo lo que te sucede. El ser consciente de que no podemos controlar todo lo que nos pasa hace que dejes que entre el presente y que no vivas agobiado, queriendo manejar y controlar todo el exterior. Esto es imposible, dado que hay situaciones que se van a escapar a tu control y tienes poca influencia sobre ellas, pero tu interior siempre depende de ti.

Igualmente, debes practicar la atención plena, es decir, intentar que en cada actividad que haces del día a día estés presente. De este modo, vas a tener un tiempo de calidad y presencia en lo que haces, vas a ser consciente de lo que te gusta y no te gusta, y al estar presente de ti vas a ser capaz de hablarte mejor, ya que estamos todo el día juzgándonos y criticándonos.

De otro lado, la aceptación de lo que llega a tu vida es una de las prácticas que más se realiza con el mindfulness que tan de moda está. Se trata de aceptar las experiencias que vienen sin ponerlas como malas o buenas, negativas o positivas. Son solo experiencias que vienen para enseñarnos una lección que teníamos que aprender.

Quítate todas las ideas preconcebidas, los prejuicios, pues son unas barreras que nos impiden disfrutar del momento presente y nos quitan espontaneidad. El pensar que disfrutar el día a día es de personas egoístas que solo piensan en ellas es uno de los prejuicios que más impide disfrutar del presente.

Y por último, animarte a que empieces en la meditación, o respiración, que es más fácil. Cualquiera de las dos nos ayuda a estar en el momento presente. Dicen que “quien sabe respirar no tiene problemas”, y eso es porque está concentrado en la respiración que le ayuda a conectar con el momento presente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios