Oferta de empleo Mercadona busca candidatos para 28 puestos de trabajo en la provincia de Huelva

Huelva

Problemas informáticos para el pago por la saturación en las gasolineras de Huelva

La saturación del sistema provoca problemas en el pago.

La saturación del sistema provoca problemas en el pago. / Josué Correa (Huelva)

La masiva afluencia de onubenses a las gasolineras para aprovechar los descuentos en el primer día de aplicación de la bonificación del Gobierno ha sido excesiva para los sistemas informáticos de pago. Así, en algunos surtidores de la capital onubense y de la provincia tuvieron que enfrentarse a problemas y errores en el pago con tarjeta. Esto implicó casos en los que no fue posible el repostaje previo al pago o el error en determinadas tarjetas o en efectivo.

De este modo, los usuarios tuvieron que pagar primero y hacerlo sobre un precio exacto sin posibilidad de llenado sin más. Era necesario ajustar el coste ya que sobre esa cantidad se realiza el descuento. Primero se paga, se hace la rebaja y luego se echa la gasolina o el gasóleo. Es el procedimiento. Además, algunas tarjetas de pago dieron problemas porque la rebaja se realiza en base a códigos generados específicamente. También en algunos surtidores la dificultad era el pago directo con dinero. 

Cientos de onubenses decidieron esperar a la llegada de los descuentos de 20 céntimos el libro en los combustibles aprobada por el Gobierno para acudir a llenar el depósito de sus coches. La consecuencia son largas colas en los surtidores. Así fue desde primera hora de la mañana de este viernes, cuando en todos los puntos de la capital y la provincia se vieron hileras de vehículos muchos de ellos en reserva tras un meticuloso racionamiento del consumo en los últimos días. Día 1, viernes y primer día de rebaja. La tormenta perfecta. La consecuencia fueron esperas, problemas informáticos y la confusión sobre la forma de aplicación de la reducción.  

Largas colas y alguna confusión en las gasolineras de Huelva con los descuentos en el combustible

La saturación en los puntos de suministro de combustible provocó la caída del sistema. Así sucedió por ejemplo en la popular gasolinera frente al Barrio Obrero de la capital. La masiva afluencia de personas para echar gasolina. "Todos vienen a llenar el depósito", señaló una de sus empleadas, hizo que el sistema informático quedase saturado. La consecuencia fueron más colas. El sistema de repostaje previo al pago no funcionó y alguna modalidad de tarjetas tampoco. Los clientes tuvieron que hacer colas para pagar primero y con el precio exacto ya que no se podía llenar sin abonar previamente. 

"Somos así, hemos hecho de la gasolina el nuevo papel higiénico", lamentaba un cliente. Otros asumían con paciencia la espera porque "todos hemos esperado y apurado al máximo para intentar no echar gasolina estos días esperando el descuento. Ahora nos toca esperar". Ni siquiera todas las tarjetas de crédito eran válidas por los problemas informáticos, lo que incidió en los retrasos. 

La empleada de un surtidor resignada comentaba que "el precio va a ser el mismo hoy que mañana o pasado pero siempre nos pasa lo mismo. Es como el día que subió tanto el precio y la gente se puso a hacer cola pensando que se acababa la gasolina. Al día siguiente costaba más barata". Por ello recomienda a los conductores "que echen la que necesiten, que si con 20 euros tienen suficiente no saturen las gasolineras porque mañana valdrá lo mismo, y pasado, y el otro o incluso puede que sea más barata".

La problemática se repitió en la mayor parte de los surtidores onubenses. La fórmula de aplicación de descuento generó además confusión. El precio del litro de gasolina o gasóleo es exactamente el mismo. Cualquier conductor que pase por un surtidor verá en los letreros costes muy similares a los de la jornada siguiente. El descuento es posterior al pago. Una vez hecho el abono les corresponde a los trabajadores de las gasolineras introducir un código generado por las autoridades que aplica una rebaja sobre el ticket. Además, numerosas petroleras como Repsol, BP o Cepsa añaden reducciones propias directas o mediante el pago por plataforma y aplicaciones propias. Así, por ejemplo, sobre un coste de 60 euros en gasolina 95 a 1,77 euros el litro en el surtidor frente al Hipercor el pago final para el cliente es de 51,57 con una rebaja 8,43 euros. En este caso concreto, para un depósito de 60 litros aproximadamente implica un ahorro de 15 euros.  

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios