Huelva

La Policía Nacional interviene el alijo de cocaína más grande de la historia de Huelva

  • Desmantela una guardería donde los narcos ocultaban unos 1.500 kilos de estupefaciente

  • La droga podría alcanzar en el mercado entre 60 y 90 millones de euros. Ya hay un detenido

La furgoneta donde se cargó la cocaína entra al garaje tras la llegada de la autoridad judicial, en Nicolás Orta. La furgoneta donde se cargó la cocaína entra al garaje tras la llegada de la autoridad judicial, en Nicolás Orta.

La furgoneta donde se cargó la cocaína entra al garaje tras la llegada de la autoridad judicial, en Nicolás Orta. / Alberto Domínguez (Huelva)

El golpe que el Cuerpo Nacional de Policía asestó ayer en Huelva a los narcotraficantes fue tal que les va a costar recuperarse de la acometida: 1.500 kilos de cocaína decomisaron los de uniforme azul en un garaje de la calle Nicolás Orta, en pleno corazón de la barriada de Isla Chica.

El dispositivo fue llevado a cabo por la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la comisaría de Huelva y por el Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado (Greco), un operativo que todavía está abierto y que por ahora se ha saldado con una detención vinculada a este alijo.

Como ha podido saber Huelva Información, la cantidad de cocaína incautada ronda la tonelada y media, un alijo histórico en nuestra provincia, que solo había visto una cantidad semejante en noviembre de 2019, cuando fueron decomisados –por la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera1.280 kilos de este psicotrópico frente a las costas de Isla Cristina y Ayamonte. Entonces el estupefaciente blanco viajaba en una semirrígida, al más puro estilo de la ruta de hachís, solo que en vez de en fardos de arpillera estaba oculto en bolsas de deporte.

El dispositivo policial llamó ayer la atención de los vecinos cuando, sobre las 13:30, la Policía Local procedía al corte de Nicolás Orta y una decena de agentes de la Policía Nacional, varios de ellos encapuchados y armados, se apostaron frente a la puerta de color verde del garaje del número 92.

Los agentes accedieron al local cerca de las dos de la tarde. Como ha podido saber este diario, se trata de un inmueble diáfano, de 200 metros cuadrados y que fue alquilado hace aproximadamente un año.

Una vez dentro de esta guardería de droga, los investigadores no dieron crédito: el volumen de cocaína que se presentaba ante sus ojos superaba todas las expectativas, hasta el punto de calificar el alijo de "sorprendente" o de "pelotazo".

Un grupo de agentes encapuchados charla a la entrada de la guardería de la droga de Isla Chica. Un grupo de agentes encapuchados charla a la entrada de la guardería de la droga de Isla Chica.

Un grupo de agentes encapuchados charla a la entrada de la guardería de la droga de Isla Chica. / Alberto Domínguez (Huelva)

La investigación se venía desarrollando desde hace varios años, cuatro, según algunas fuentes consultadas por este rotativo. Así que los policías no ocultaron su alegría ni dejaron de felicitarse por el tremendo mazazo que han dado a los narcotraficantes con el desmantelamiento de la guardería y la incautación.

La sustancia todavía no ha podido ser pesada, por lo que se desconoce la cantidad exacta de la misma que se ha llegado a intervenir. Tanto es así que otras fuentes de este diario sitúan la cifra más cerca de las dos toneladas, si bien será Sanidad la que tendrá que certificar este punto, así como su pureza.

Lo que sí parece es que esta última está garantizada. La venta al por mayor de la tonelada y media de producto puro podría reportar a los narcos entre 35.000 y 40.000 euros por kilo, es decir, entre 52,5 y 60 millones de euros.

Cortándola para el menudeo, la ganancia se dispara hasta los 90 millones de euros, según las fuentes expertas de este diario, aunque la cifra podría duplicarse o triplicarse en función de las manos por las que vaya pasando la cocaína antes de llegar al consumidor.

Las fuentes consultadas señalan que la lucha policial contra el narcotráfico está centrada en el hachís y la marihuana, por lo que los narcos están diversificando el negocio, centrándolo ahora en la cocaína, que entra en mayores cantidades para garantizar la rentabilidad del negocio.

Sobre las 20:00 de ayer, el juez instructor –que mantiene el secreto de las actuaciones– arribó al lugar del hallazgo de la cocaína en la capital. Fue entonces cuando una de las furgonetas dispuestas para el traslado de la droga se introdujo marcha atrás en el garaje de Nicolás Orta, desde donde partió después para el depósito. Al cierre de esta edición solo se había producido una detención, aunque se auguran más arrestos en las próximas horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios