Huelva

Póker de reinas en las nuevas notarías de Huelva

  • Una puntaumbrieña, dos granadinas y una pacense se hacen con las plazas de fedatarios de la provincia: Punta Umbría, Cumbres Mayores y Villanueva de los Castillejos

Carmen Toledo, Aurora Carrillo, Maria Morales y Carmen Baena. Carmen Toledo, Aurora Carrillo, Maria Morales y Carmen Baena.

Carmen Toledo, Aurora Carrillo, Maria Morales y Carmen Baena. / M.G.

Hace tres decenios la presencia de la mujer en las notarías era testimonial. En la última oposición, que acabó en enero de 2020, el 60% de aprobados fue femenino. Sin ir más lejos, en Huelva todas las vacantes de notario ofertadas han sido ocupadas por mujeres, un póker de reinas que es una apuesta segura de profesionalidad, juventud y entrega.

Las vencedoras de esta mano son Carmen Toledo, María Morales, Aurora Carrillo y Carmen Baena. Por mor de la pandemia no pudieron tomar posesión de sus plazas hasta el pasado octubre. Ahora cuentan a Huelva Información cómo ha sido su experiencia en la preparación de una de las oposiciones más duras y cómo están siendo estos primeros meses de rodaje en Punta Umbría, Cumbres Mayores y Villanueva de los Castillejos.

Aurora Carrillo, notaria de Cumbres Mayores

Es natural de Granada, tiene 32 años y atesora con gran satisfacción la plaza de notaria de Cumbres Mayores. Llegar hasta ahí ha sido una auténtica odisea. “La experiencia es dura, se requiere perseverancia, estar concienciado de la meta, porque son muchos años”. Seis y medio le ha costado a ella obtenerla, pero a la tercera fue la vencida.

Aurora Carrillo durante la toma de posesión del cargo. Aurora Carrillo durante la toma de posesión del cargo.

Aurora Carrillo durante la toma de posesión del cargo. / M.G.

Su abuelo era notario “y eso te familiariza con la profesión”, pero realmente cuando Carrillo decidió que este era su destino fue “a lo largo de la carrera de Derecho, que fue cuando vi la materia y que la rama del derecho privado era la que mejor se me daba”.

Reconoce que la provincia onubense no era su primera opción, “pero sí tenía claro que quería quedarme en Andalucía, porque estas oposiciones son nacionales”.

En Cumbres Mayores ha descubierto un nuevo mundo, el de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. “No conocía la zona, que es preciosa y en la que todo gira en torno al producto del cerdo ibérico”, manifiesta. “Me encanta la gastronomía y, a través de mis clientes, he hecho un curso acelerado sobre todo lo que tiene que ver con esta industria”.

En la localidad serrana “estoy muy contenta”. Lo único que le apena es que “la situación de pandemia que vivimos hace que tengas menos contacto con la gente, pero me han recibido muy bien y no puedo estar más agradecida”.

Debe permanecer al menos un año en la plaza cumbreña, pero tampoco está entre sus planes cambiar de aires a corto plazo. “Esto te ayuda a aprender de verdad y es recomendable quedarse unos años antes de dar el salto a otra ciudad”, afirma.

María Morales, notaria de Punta Umbría

María ha conseguido hacerse con una de las dos vacantes disponibles en Punta Umbría. Es de Badajoz y tiene 35 años. Como Aurora, también aprobó a la tercera. “Son años de mucho sacrificio, en los que te pierdes muchas cosas, la vida social casi desaparece porque solo descansas un día a la semana”.

Pero el esfuerzo “al final tiene su recompensa”. De hecho, el día en que “vi el aprobado fue uno de los momentos más felices de mi vida”.

En su caso, “mi tío es notario y lo he tenido bastante cerca”. Morales tiene una profunda “vocación notarial, siempre me llamó mucho la atención el contacto con la gente, el poder ayudarles y darles tranquilidad”.

María Morales, con su padrino en la toma de posesión. María Morales, con su padrino en la toma de posesión.

María Morales, con su padrino en la toma de posesión. / M.G.

Se considera afortunada de poder ejercer en la provincia de Huelva. “He tenido una suerte enorme de estar en Punta Umbría. La costa onubense es un lugar precioso, con maravillosas playas y una excelente gastronomía y todo esto, que me perdonen mis paisanos, allí no lo tenemos; además, la gente es encantadora”, subraya.

En su breve estancia puntaumbrieña ya ha probado las mieles de la profesión. “La experiencia está siendo muy positiva, mejor de lo que me esperaba; somos, además de profesionales del derecho, servidores públicos y el contacto con la gente y darle seguridad jurídica es gratificante”, confiesa.

La notaria pacense comparte local con otra de las nuevas incorporaciones de la provincia, Carmen Toledo. “Nos conocíamos de la preparación de las oposiciones”. María tiene claro que “de momento aquí me quedo, no creo que vaya a encontrar un lugar mejor”.

Carmen Epifanía Baena, notaria de Castillejos

Ha dedicado diez años de su vida a preparar oposiciones. Empezó con las de Registro de la Propiedad pero finalmente se decidió por la de Notaría. “Ahora que ejerzo sé que esta es mi vocación, porque es más amena y te permite mantener un contacto directo con las personas”, apunta a este diario esta granadina de 35 años.

Carmen Epifanía Baena muestra su título. Carmen Epifanía Baena muestra su título.

Carmen Epifanía Baena muestra su título. / M.G.

La oposición, recalca, “es muy dura y nadie te regala nada”. Añade que “esto no es solo cosa de estudiar: como me dijo el presidente del tribunal, aprobar no significa que seamos mejores que nadie, cualquier detalle hace que estés dentro o fuera”. Así de crudo.

Su talante “positivo” ha permitido a Baena “estudiar contra viento y marea y no venirme abajo. Ahora sí que me doy cuenta de que todo merece mucho la pena”.

Apenas conocía la provincia onubense. Tras ocupar la plaza de notaria en Villanueva de los Castillejos, “me he quedado sorprendida de lo bonita que es esta provincia y este pueblo, estoy a media hora de la playa, muy cerca de Portugal y de Sevilla y se come estupendamente”, expresa al tiempo que tilda al territorio onubense de “paraíso”.

Y eso que Carmen Epifanía se vino a Huelva “muy asustada porque no sabía qué iba a encontrarme”. A día de hoy “estoy encantada y ojalá me quede muchos años”.

De su profesión adora “el servicio público, el poder resolver los problemas de la gente”. Agrega que “es muy gratificante a nivel personal ver cómo confían en ti”.

Carmen Toledo, notaria de Punta Umbría

Es la más joven de las cuatro y la única onubense de este póker de damas, “y también de la promoción”. A sus 29 años, la puntaumbrieña Carmen Toledo ha cumplido un sueño: seguir los pasos de su padre y conseguir la plaza en la que fuera la notaría de Carlos Toledo en la localidad. “Me ha marcado su ejemplo, su dedicación y su pasión por la profesión”.

De él ha heredado la joven esa entrega. “Él siempre ha asesorado a la gente que lo ha necesitado, esta es una profesión preciosa, llena de solemnidad y responsabilidad”, cuenta a este rotativo.

Toledo fue el primer notario de Punta Umbría, donde fundó el despacho a finales de los 80. “Cuando yo era pequeña me pasaba mañanas enteras con él, y también cuando no era tan pequeña”, cuenta su hija. En 2012 se trasladó a la calle Marina de Huelva y desde entonces la plaza ha estado vacante. “Ahora yo sigo con su notaría”, apunta Carmen con orgullo.

Esta había sido su elección prioritaria en la selección de destinos tras aprobar las complejas oposiciones. “Además, también soy la sucesora en el protocolo de mi padre”. Por ello cree que “han concurrido circunstancias providenciales, pues una vez aprobada la oposición, la plaza que quería estaba libre en el concurso y nadie la había solicitado, por lo que me la han adjudicado... y con la suerte de ejercer en el pueblo donde he nacido, aunque sin duda el hecho de aprobar la oposición es la mayor felicidad”.

Carmen Toledo, con su padre, Carlos Toledo, padrino en su toma de posesión. Carmen Toledo, con su padre, Carlos Toledo, padrino en su toma de posesión.

Carmen Toledo, con su padre, Carlos Toledo, padrino en su toma de posesión. / M.G.

Algo más de cinco años ha invertido la onubense en prepararse a conciencia para alcanzar su meta, después de graduarse en Derecho por la Universidad de Sevilla. “He estudiado muchísimo y no he perdido las fuerzas; he tenido mucho apoyo de mi familia y de mis preparadores”.

Fue en la Academia Matritense del Notariado, donde preparó la oposición. “Conocí a María Morales y a Aurora Carrillo preparando el tercer ejercicio, el dictamen de notarías”. Ahora las tres ejercen en la provincia.

Ese entrenamiento de fondo “es tremendo, se trata de ir cumpliendo las pequeñas metas que van marcándote tus preparadores” para no desfallecer. La clave, pues, está en “buscar la motivación día a día”, y aumenta cuando se acercan los exámenes, explica Carmen.

El pasado 23 de octubre tomó posesión y el lunes 26 de octubre “abrimos la notaría”. Desde ese momento está “muy contenta, cada día vas notando que aprendes muchísimo, te vas haciendo al despacho incluso en los aspectos que trascienden lo jurídico”.

Toledo conocía “bien el día a día de la notaría”, por lo que nada le ha cogido con el pie cambiado. “Es una profesión muy gratificante, para mí es la más bonita del mundo, te da la oportunidad de ejercer un servicio público siendo profesional del Derecho”, señala. “Puedes asesorar a particulares, a empresas... Empiezo cada día con entusiasmo por poder trabajar en lo que más me gusta”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios