Balance 2018 | Toros

Perera se queda con el cetro del triunfo en las Colombinas 2018

  • Indulta a un bravo Torrealta en la feria en la que reaparece Miranda, destaca Romero y Morante deja el perfume de una gran faena

Perera fue el gran triunfador de las Colombinas. Perera fue el gran triunfador de las Colombinas.

Perera fue el gran triunfador de las Colombinas. / M. G. (Huelva)

Por agosto, con la calor apretando y un abono con las hechuras propias de los últimos años, Huelva se ilusionaba con una feria a la que una figura del toreo había cantado como pregonero unos días antes desde el patio del antiguo matadero. Sentido y emocionante pregón de Juan Antonio Ruiz Espartaco hablando de un abono en el que de principio a fin le ponía significado la reaparición de David de Miranda, tras un año de incógnita abierta por el brutal percance de vértebras en la plaza zamorana de Toro.

Miranda se vistió de luces el 3 de agosto y se fue a hombros junto a Morante de La Puebla, el otro gran protagonista de la feria frente a un gran toro de Juan Pedro Domecq. Si Miranda había demostrado que el torero estaba intacto de valor y toreo, el sevillano destapó ese tarro de las esencias de sus tardes vitales y dejó en Huelva una de sus más importantes faenas de la temporada. Anécdota banderillera al margen, el toreo de capote y muleta de Morante fue uno de los grandes hitos de esta feria.

El otro punto álgido volvió a ponerlo en liza Perera y de nuevo ante los toros de Torrealta, la divisa talismán en las dos últimas temporadas del coso mercedario y a la que esta vez no le bastó con traer una corrida notable en su conjunto, sino que dentro de ella estaba Sereno, un bravo y noble toro que tras la batalla de la lidia volvería vivo a los campos gaditanos de Medina Sidonia. Después de 18 años, la Merced vivía el segundo indulto de un toro. En lo torero, Perera arrasó brutalmente un serial que esa tarde tuvo su nombre frente a la determinación de un Roca Rey torero y combativo para irse a hombros junto a Perera.

En lo ganadero, los toros de la Palmosilla no estuvieron a la altura de una terna de rejoneo en la que Ventura dejaba apuntada una lección torera no rematada con los aceros, Andy le echó desparpajo a la tarde con su espectacular cuadra y Andrés Romero conjugó lo bueno de Ventura y lo espectacular de Andy para adornar con lo certero de los rejones de muerte el legitimo título de triunfador de la feria que ya merecía. Frente a una buena novillada de Villamarta, el portugués Juanito ganó el envite frente a dos buenas actuaciones de un Silvera con una gran faena frente a su primero y no remató con la espada en el cuarto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios