Huelva de ayer a hoy

Del Molino de la Vega a Astilleros de Huelva

  • Las marismas donde se levantaba el molino harinero de la Vega dio paso, desde 1880 que dejó de molturar, a un nuevo espacio para talleres e industrias

Comentarios 0

El Molino de la Vega dejará su molienda en 1880, aunque seguirá marcando el espacio y dará nombre a la zona. En unos 70.000 metros cuadrados de la dársena se instala una fábrica de cemento de la sociedad de Gustavo Bran y Federico Llorén, según Francisco Montero Escalera en su libro Aires de Bacuta.

Luego vino aquí la Fábrica de Harinas La Luz, propiedad de Manuel Pérez de Guzmán, “montada -según la prensa de la época- con todos los adelantos modernos” (La Provincia, 8-9-1903. De alguna forma llega a marcar el gran cambio que va a producir la molienda del trigo, que dejará el uso de la fuerza energética de las mareas, para los nuevos avances de la maquina de vapor.

Aquella fábrica pasará a la zona de Las Colonias, proyectada en 1917, donde más tarde se levanta una promoción de viviendas. Un proyecto que presenta Francisco Delgado Lazo al Ayuntamiento y es aprobado el 21 de julio de 1917. Aparece en las publicidades de la época como propiedad del hijo de Manuel Pérez de Guzmán, Francisco Pérez de Guzmán y Urzáiz, la fábrica ahora pasará a llamarse Santa Lucía. En 1929 se publicita como “fábrica de harinas y pastas alimenticias”.

En la zona del molino harinero también se encontraba las instalaciones de grandes almacenes de madera. Toda una zona industrial que se adelantará a lo que será en el futuro, con talleres industriales y metalúrgicos.

La marismas deja así un gran espacio disponible para ciudad, es la única zona de esta margen de la ría que queda libre, ya que está ocupada por el espacio portuario de muelles como el del Norte, de Levante, el de la RTC, para seguir con la zona industrial hasta la Punta del Sebo. Aquí llega en los años setenta la instalación de los astilleros, la más importante actuación en la zona. Los históricos astilleros de Huelva estaban en la zona del prado de la Calzadilla, frente a la calle Miguel Redondo. Más reciente en la banda de Bacuta.

En 1965, gracias a la Ley de Protección y Promoción de la Industria Pesquera, se designa para la instalación de estas industrias auxiliares de la navegación y la pesca la zona norte. Así consigue Francisco Díaz Martínez hacer realidad su proyecto de construir un astillero de hierro dentro de la ría de Huelva. Muchos jornales y buenas alegrías con los barcos que se echaban al río Odiel, mientras hoy toda la zona es un recuerdo. El Puerto ya ha adjudica el derribo de las naves en desuso de astilleros para reordenar la zona. Mientras continúa levantándose en frente la llamada ciudad del marisco.

Cuando todo comenzaba

La fotografía tiene una belleza y gran fuerza en lo que significará esta zona en su carácter industrial. A partir de 1965 se instala aquí Astilleros de Huelva, son los primeros talleres pie de la ría en esta margen. Detrás se puede ver toda la nueva explanada que crece hacia aquí e incluso la carretera de tierra que más tarde abrirá una gran arteria a la costa. Al fondo, las marismas y los cabezos de El Conquero.

Las grandes grúas

A los pies de las altas grúas azules solo va quedando el gran espacio vacío y recuerdos. Lejos queda el ajetreo industrial de cientos de obreros en las tareas de los Astilleros de Huelva y de Talleres Lima. Hoy la zona va desapareciendo y de los astilleros solo quedarán el recuerdo de una Huelva marinera que hace tiempo se vio obligada a dejar la construcción naviera, una pérdida más en el mercado laboral para los onubenses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios