Huelva

Manuel Lombo: “En El Rocío tengo un rinconcito donde me encuentro en todos los sentidos”

  • Manuel Lombo conducirá ‘Música para mis oídos’ de Canal Sur TV donde diversos artistas onubenses derrocharán arte en distintos enclaves de la provincia

Manuel Lombo conversa con Arcángel durante la grabación en el Muelle del Tinto. Manuel Lombo conversa con Arcángel durante la grabación en el Muelle del Tinto.

Manuel Lombo conversa con Arcángel durante la grabación en el Muelle del Tinto. / Canal Sur (Huelva)

Nació en Dos Hermanas (Sevilla) a finales de 1979. Artista desde los cinco años, ha obtenido diversos premios por su versatilidad y dominio en la escena. Con trece años entró a formar parte del Coro de Danzas de su ciudad, con el que recorrió muchos lugares del mundo. En el año 2.000 consiguió una beca de estudios en la Fundación Cristina Hereen. Pero su primera gran oportunidad profesional se la dio la artista María Jiménez en el programa de televisión Bienaventurados. Me atiende al teléfono con simpatía, amabilidad y sencillez. De sus palabras se desprende sensatez, sentido del humor y mucha vida vivida. Converso con Manuel Lombo.

–Ha comenzado un nuevo proyecto en Canal Sur, el programa Música para mis oídos, hábleme de él.

–Es un programa donde cada semana viajamos a otros pueblos y provincias de Andalucía y se hace música en directo con artistas andaluces y no andaluces pero vinculados con distintos lugares de Andalucía. En cada sitio nos acompañan diferentes artistas y se muestra una parte del patrimonio cultural y artístico del lugar. Las actuaciones suelen hacerse en enclaves muy especiales. También tiene un toque de gastronomía, con platos típicos y su preparación. Pero fundamentalmente hay música y entrevistas a los artistas.

–El programa de este domingo se ha grabado en Huelva. ¿Qué podremos ver?

–Hemos grabado en Ayamonte, Almonte y Huelva capital. Estuvo con nosotros Arcángel, Argentina, María Isabel, la soprano Diana Larios, Ana de Caro y Pepe Roca. Hubo un momento muy especial cuando Diana Larios cantó el Ave María delante de la Virgen del Rocío. También hice un dueto con Argentina cantando María la Portuguesa en Punta del Moral y fue espectacular. 

“Me gustaría ser como estos artistas que se retiran de mayores cantando en escenarios”

–Como cantaor, ¿qué artistas destacaría de Huelva?

–Yo tengo el corazón dividido porque soy muy amigo de Argentina y de Arcángel. Ana de Caro me parece que canta fenomenal. Diana Larios ha sido todo un descubrimiento para mí. 

–Suele venir mucho a Huelva, ¿qué encuentra aquí?

–En Huelva tengo muy buenos amigos y además tengo un sitio donde paso mucho tiempo que es El Rocío. Allí tengo un rinconcito donde me encuentro a todos los niveles.

–¿Cómo está viviendo la situación actual con la pandemia?

–Pues la última vez que me subí a un escenario fue el 28 de febrero en Sevilla. Después me suspendieron todas las actuaciones que tenía. A mí me está salvando el programa de televisión. Por eso me apasiona este programa, porque ahora mismo no hay un programa con música en directo en la televisión andaluza que no sea un talent show. Por eso creo que ha tenido aceptación, porque es un programa de calidad que ofrece algo que no había en televisión. 

–¿Se ha planteado alguna vez el salto al panorama nacional?

–Yo voy a Madrid a hacer conciertos porque tengo un público que me sigue allí. Pero lo demás no depende de mí. No me puedo quejar, estoy bastante consolidado en Andalucía y si viene un salto más a nivel nacional estupendo y si no soy bastante feliz con lo que hago.

“La cultura en época de crisis es un artículo de lujo y el sector artístico quedará muy tocado”

–¿Cómo recuerda sus inicios?

–Yo llegue a la música un poquito tarde para el tiempo que llevaba haciendo música. Mi primer contacto fue con el coro del colegio, después pasé a un grupo de coros y danza con el que hice muchísimos viajes a nivel internacional. Entonces como estaba artísticamente satisfecho no buscaba más allá. Siempre estuve vinculado a la música. Pero mis comienzos a escala más profesional fue con María Jiménez en el programa Bienaventurados. 

–¿Qué le preocupa a Manuel Lombo?

–Me preocupa la situación actual, porque creo que es el principio de una etapa muy dura que no quiero ni pensar. Trato de evadirme pero esto es sólo el principio. Creo que esto traerá una crisis económica fortísima y el sector artístico se va a ver muy tocado. Cuando hay una crisis así la gente de lo que se quita es del ocio. La cultura en época de crisis es casi un artículo de lujo y me preocupa el futuro profesional que se va a plantear tan incierto.

–¿Y qué le ilusiona?

–Ahora mismo me ilusiona mucho a corto plazo cada domingo ver el programa y ver el fruto de tantísimo esfuerzo. Yo conocía la parte dura del artista pero no conocía la parte sacrificada de la televisión. Siempre recordaré una conversación con Eva González contándole los madrugones cuando hice el programa de El Rocío en junio y ella me respondió “ay amigo, bienvenido al maravilloso mundo de la televisión”. Esa frase no se me ha borrado. Pero ojalá que el programa dure lo máximo posible. Soy un privilegiado. 

“Si pudiera cambiar algo sería el miedo que he tenido a hacer cosas antes en mi vida”

–Si le dieran la oportunidad de retroceder en la vida, ¿qué cambiaría?

–Quizás hubiese hecho cosas con una edad más temprana. Por ejemplo, el carnet de conducir me lo saqué con 27 años, ahora tengo un poco de inquietud con el idioma. Hoy por primera vez en mi vida he cogido la garrocha en un programa que he grabado con caballos habiendo tenido amigos que se dedican a ello. Incluso en el mundo profesional encuentro que llegué un poco tarde. Siempre me ha echado atrás el miedo, entonces eso es lo que cambiaría, los miedos.

–Cuando se siente perdido, ¿a dónde acude?

–Yo me siento muy a gusto en El Rocío. Allí intento estar solo y replantearme cosas. Mi lugar de escape es la aldea.

–¿Tiene algún proyecto musical pendiente?

–Yo tenía previsto el lanzamiento de mi próximo disco a final de este año pero ante la situación he decidido pararlo todo y al menos retrasar un año. A mí me gusta llevar muchos músicos en el escenario y eso para el proyecto del disco está frenado, aunque sí tengo algunos conciertos programados para Navidad. Para el disco prefiero esperar.

–¿Qué le queda por hacer?

–De todo. Se pueden hacer tantísimas cosas. Aunque tampoco tengo metas porque tengo clarísimo que hoy estoy aquí y mañana no. No pienso mucho más allá de lo que voy a cenar esta noche o de la maleta que tengo que hacer para mañana. No pienso mucho más porque soy consciente de que nos podemos morir en cualquier momento, así que no tengo demasiadas metas, ni en lo profesional ni en lo personal.

–¿Tiene algún ejemplo a seguir?

–(Piensa) Referente como tal no. Me gustaría ser como estos artistas que han llegado a mayores cantando, como Raphael, María Dolores Pradera, gente que hasta sus últimos días han estado con facultades. Eso sí me gustaría, alargar lo máximo posible mi carrera artística. 

–Si tuviera oportunidad de pedir un deseo, ¿qué pediría?

-No sabría decir. Soy bastante realista, me acoplo a lo que tengo. Además creo que es la clave de la felicidad, la capacidad de adaptación que tengas en cada situación. Cuando tengo trabajo, trabajo, cuando tengo vacaciones pues descanso, si tengo dinero me lo gasto y si no lo tengo pues no lo gasto. Tengo la suerte además de no tener vicios y de ser de gusto sencillo, así que vivo tranquilo.

–Y el amor, ¿qué lugar ocupa en su vida?

–Ese hace muchísimos años que no tiene ninguna cabida y ni me lo planteo. Pienso que cuando la gente busca una pareja está buscando algo que les falta. Diferente es que llegue alguien y te acompañe. No estoy por buscarlo. Alguna vez he tenido algún conato y he salido corriendo al lado contrario (risas). Cada vez somos más independientes, va a ser muy difícil que se siga manteniendo el patrón que existe de familia. La vida nos está llevando al individualismo. 

–¿Cómo le gustaría ser recordado?

–Se me viene una frase que le oí el otro día a un amigo y venía a decir algo así como “me reconcilio con la vida cada vez que dispara”. Esa frase se me quedó clavada. Pero sobre todo me gustaría que cuando pasara el tiempo la gente me recordara más como persona que como artista. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios