Huelva

Manos Unidas propone desde Huelva proyectos de cooperación por valor de 279.815 euros

  • Cursos de formación en la India, mejoras en la agricultura en Guatemala y Sierra Leona y un centro de salud materno infantil en Haití son los objetivos

Dos voluntarias junto a la misionera María del Prado Fernández. Dos voluntarias junto a la misionera María del Prado Fernández.

Dos voluntarias junto a la misionera María del Prado Fernández. / Josué Correa (Huelva)

Comentarios 0

Manos Unidas se plantea desde la delegación de Huelva, como reto para 2019, llevar a cabo cuatro proyectos de cooperación por valor de 279.815 euros.

Bajo el lema La mujer del siglo XXI, ni independiente, ni segura, ni con voz, inicia una campaña de sensibilización, a través de la cual quiere visibilizar la situación que se vive en zonas desfavorecidas de distintos puntos del planeta y la labor que realizan los misioneros para mejorar las condiciones de vida de los colectivos más necesitados.

A través de esta campaña se pretende también recoger fondos para poder ejecutar los programas de ayuda, que giran en torno a la mejora de la producción agrícola en Totonicapán, San Marcos, Quetzaltenango y Retalhuleu, en Guatemala, y el distrito de Bo, en Sierra Leona; la construcción de un centro de atención materno infantil en Balán, en Haití, y cursos de formación profesional en suburbios de Delhi, en la India.

En Guatemala se pretende fomentar la agroecología en los cultivos de café, cacao y frutas dirigidos al comercio local. Por medio de mejoras técnicas se busca ampliar la producción de los huertos familiares para que los agricultores obtengan un mayor beneficio.

Con esta iniciativa, que supone una inversión de 85.000 euros, se beneficiarán más de 313 personas de forma directa en los departamentos de Totonicapán, San Marcos, Quetzaltenango y Retalhuleu.

Misioneros salesianos de Sierra Leona trabajarán, por su parte, para incrementar la producción de los cultivos en el distrito de Bo, estableciendo para ello una red de pequeños productores, con lo que se dará respuesta a las carencias socioeconómicas de más de mil personas. El presupuesto de este proyecto es de 26.325 euros.

En Haití, la finalidad es incrementar la capacidad de atención y prevención de enfermedades, para ello se construirá un centro de salud materno infantil en la ciudad de Balán, que gestionarán las religiosas del Sagrado Corazón.

El presupuesto de la infraestructura sanitaria asciende a 76.826 euros. Indican desde la organización no gubernamental para el desarrollo que más del 60% de los niños no tienen acceso a la atención médica y el 90% tiene enfermedades parasitarias.

Desde Manos Unidas se considera fundamental la formación para salir de situaciones de pobreza. De ahí que en ocho suburbios del este de Delhi, en la India, se llevará cabo un programa formativo, por valor de 91.664 euros. Son cursos centrados en el empleo, grupos de autoayuda, condiciones higiénico-sanitarias, educación infantil y de adultos, que se impartirán a más de 1.800 mujeres y 300 hombres.

Para llevar a cabo la campaña de sensibilización, la delegación de Manos Unidos en Huelva cuenta con la colaboración de varias misioneras, que a través de sus experiencias personales, dan una visión de las carencias y los aspectos sobre los que hay que actuar para dar una mayor calidad de vida a las personas más desfavorecidas.

“El dinero que se aporta para los proyectos llega a estos países”, aseguró la hermana María del Prado Fernández, misionera comboniana, a lo que añadió que una vez ejecutados “los proyectos se evalúan in situ”.

La mayor riqueza de la organización no gubernamental son los voluntarios, una de ellas Ana María Galdón, destacó que se intenta que “más de la mitad de las personas que se benefician de los proyectos sean mujeres”.

La vida de misionera de María del Prado Fernández comenzó hace más de treinta años. “En 1984 salí de España”. Su primer destino fue Centroáfrica, “estuve seis meses estudiando la lengua”, tras lo cual viajó al Chad, “donde estuve, un primer periodo de nueve años, trabajando con niños, en la formación de líderes”.

Volvió a España para completar su formación. Es enfermera e hizo Teología. Una vez que acabó sus estudios, regresó al Chad, estuvo durante cinco años en un centro de formación, dirigido a catequistas y también se le daba formación a los misioneros que llegaban a la zona.

Tras los cinco años retornó a Madrid, siguió preparándose y se fue a Italia con las hermanas mayores de su congregación. Después de tres años, la destinaron a la República Democrática del Congo, donde permaneció seis años. Allí trabajó con la mujer rural, en zonas de difícil acceso. “Hemos hecho grupos de alfabetización en lingala y francés; de cocina y de reflexión”.

Indicó que los grupos de reflexión están ligados a la Comisión Justicia y Paz, que existe en todas las parroquias de África, con ellos se pretende “abrirles los ojos a su realidad”. En este sentido, se refirió a la dote, “que impide matrimonios” y a la situación de las viudas, “la familia del marido les quita todo” y se trata de decirles “que las cosas pueden cambiar si ellas quieren que cambien”.

La misionera señaló que “si hoy soy la persona que soy se lo debo a África. África me ha aportado la alegría de vivir, ver la vida con otra relatividad, y aparte una satisfacción personal porque se ven cambios, pequeños, pero se ven”.

El acto de lanzamiento de la campaña de Manos Unidas tendrá lugar hoy, a las 19:00, en la sala de la Fundación Caja Rural del Sur, en la calle Mora Claros. Intervendrá la misionera Inés Fonseca. Mañana se instalarán mesas informativas por Huelva y el sábado se llevará a cabo la apertura de la campaña en la parroquia Nuestra Señora del Pilar, en La Hispanidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios