Huelva Paranormal

La Huelva templaria (y 2)

  • Aunque ya hemos hablado de ello cuando visitamos La Rábida, es conveniente que conozcamos más en profundidad los enclaves templarios de nuestra provincia

La Huelva templaria (y 2)

La Huelva templaria (y 2)

Tras la ruta que emprendimos el domingo pasado, visitamos hoy una misteriosa formación en medio de la ría de Huelva, se trata de la isla de Saltés, ciudad importante en los siglos X y XI de nuestra era. Despoblada en la actualidad fue el rey Sancho IV el que ordena a los templarios su repoblación pero con la supresión de la orden la isla comienza lentamente a verse despojada de habitantes sólo permaneciendo en ella una leprosería o lazareto hasta el siglo XVIII. En ella fue famosa la llamada “Batalla de la Isla de Saltés” en 1381 teniendo como contendientes a las tropas del castellano Fernando Sánchez de Tovar y las siempre belicosas tropas lusitanas durante la “Tercera Guerra Fernandina”.

La semana pasada hablábamos de La Rábida y su posible relación con la Orden del Temple, ahora permítanos que le planteemos una pregunta, que le creemos una duda: ¿Y si Cristóbal Colón hubiera sido o recogido el Saber de los caballeros templarios? Se podría pensar que es una fabulación pero modernas investigaciones quieren ver en las cruces patadas de aquellas tres embarcaciones que arribaron a costas caribeñas como un símbolo de la Orden del Temple. Además todo ellos vendría apoyado en los años en los que Colón estuvo en tierras portuguesas y en las que habría estado en contacto con caballeros templarios o su continuación bajo otros nombres y otras órdenes.

En Portugal cambiaron su denominación por el de  “Milicia del Cristo de Portugal” y mantuvieron como emblema la misma cruz roja que Vasco de Gama y Cristóbal Colón portaron en las velas de sus embarcaciones. Dicen que en el siglo XVIII los caballeros del Temple resurgieron en forma de sociedades secretas con una importante influencia en los cambios políticos tanto en Europa como en los Estados Unidos.

Y como la repoblación era tarea importante, sino vital para los monarcas de la época, es nuevamente Sancho IV quién encarga a los templarios dicha tarea donando para ello la localidad de Lepe. Esta plaza estaba bajo dominio musulmán y pertenecía al Reino de Niebla, en el siglo XIII es conquistado por el Temple portugués y entregado a la Corona española posteriormente. En Lepe se estableció una leprosería ya que la Orden tenía también una labor piadosa creando para ello la Orden de San Lázaro. En Lepe construyeron la ermita de San Cristóbal, de planta octogonal tan característica del Temple.

No abandonemos esta ruta medieval sin visitar otros dos importantes recintos amurallados, otros dos castillos en plena sierra de Huelva, vayamos a pocos kilómetros de la templaria Aracena para visitar Almonaster la Real, su castillo guarda en sus entrañas una mezquita mezquita rural del siglo X, declarada monumento nacional, de ella aún podemos apreciar el mihrab, de planta semicircular, en su patio de armas hallamos algo muy español: el coso taurino local. Además de sus aguas dicen que tienen propiedades sanadoras y medicinales por lo que un buen trago del líquido elemento podría aparte de saciar nuestra sed hacerle mucho bien a nuestro cuerpo.

Vecina a Aracena también encontramos la localidad de Cortegana. Su castillo, fue mandado construir por el rey por Sancho IV en el siglo XIII, baluarte defensivo de la zona se le considera en un gran estado de conservación.

Este castillo, como le sucediera al de Aracena, posee un perdido pasadizo por el cual de baja hasta las aguas de Carabañas y proveerse del asedio invasor. Toda la sierra norte es un lugar preñado de enclaves mágicos y templarios cuyas claves encontramos en la arquitectura de sus plantas o grabados en sus muros, sólo hay que saber buscar...

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios