Huelva

Huelva suspende la Semana Santa por el coronavirus

  • El consejo de cofradías, el Ayuntamiento y el Obispado consensúan una decisión en un encuentro mantenido en la tarde de ayer

Reunión mantenida ayer en el Obispado de Huelva donde se decidió la suspensión de las procesiones. Reunión mantenida ayer en el Obispado de Huelva donde se decidió la suspensión de las procesiones.

Reunión mantenida ayer en el Obispado de Huelva donde se decidió la suspensión de las procesiones. / Alberto Domínguez (Huelva)

“De común acuerdo con las autoridades firmantes de este comunicado consideran justificada la suspensión de las procesiones por las vías públicas de Huelva, en la Semana Santa de 2020”. Era la conclusión de una reunión mantenida en el Obispado de Huelva, breve, complicada, en la que hubo un convencimiento generalizado de que era la medida adecuada a adoptar, pero que al mismo tiempo se convirtió en la más difícil de hacer pública.

Además de la manifestación de la fe, siempre muy particular y del perjuicio económico que queda supeditado a la preservación de la salud de la población, el esfuerzo y sacrificio de cientos, miles de personas en torno a esos días, pesaron sobre una conclusión evidente pero necesaria.

En la reunión estuvieron presentes el obispo de Huelva, José Vilaplana; el alcalde de la capital, Gabriel Cruz; el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Huelva, Antonio Fernández; Emilio Rodríguez Claudio, vicario para Celebración de la Fe; Francisco Echevarria vicario general y José Manuel Barral director espiritual del Consejo.

Todos ellos suscribieron un comunicado en el que se recodaba que como “consecuencia de la crisis sanitaria que estamos padeciendo, y como resultado de la pandemia provocada por el denominado Covid-19 (coronavirus), el Gobierno de España ha anunciado el Estado de Alarma conforme autoriza el artículo 116 de la Constitución y la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de Junio, que lo regula”.

“Al concurrir esta causa de fuerza mayor, y siguiendo las pautas que de forma unívoca emanan de las distintas autoridades sanitarias de todas las administraciones y, al mismo tiempo, del Ayuntamiento de nuestra ciudad, representado por Gabriel Cruz, de las recomendaciones pastorales de la Conferencia Episcopal y las orientaciones de nuestro obispo José Vilaplana Blasco, asumimos que la celebración de las procesiones tradicionales como expresión de devoción popular en la calle, no contribuyen a los esfuerzos que todos debemos imponernos para contener la propagación del coronavirus”.

Por todas estas razones “y como ya se ha acordado en otras poblaciones de Andalucía y del resto de España, de común acuerdo” se acordaba una suspensión que planeaba sobre la celebración de la Semana Santa onubense desde hacía días. El pistoletazo de salida lo dio la Diócesis de Sevilla en la misma mañana de ayer, cuando después de una reunión mantenida con el alcalde de la capital hispalense, se decidió una medida similar que, quiérase o no, marcó las decisiones que se tomaron con posterioridad a la misma.

El consenso sobre la decisión fue total a pesar de la dificultad de la misma. El consenso sobre la decisión fue total a pesar de la dificultad de la misma.

El consenso sobre la decisión fue total a pesar de la dificultad de la misma. / Alberto Domínguez (Huelva)

El Ayuntamiento de la capital hacía público a través de sus redes sociales que se trataba de sido una “decisión dolorosa pero dentro de los parámetros que recomiendan las autoridades competentes”. El comunicado conjunto añadía que “esta adversidad, sin embargo, desde el punto de vista religioso es a la vez oportunidad de seguir viviendo la Cuaresma y la Semana Santa con alternativas mas creativas y arraigadas para la vida espiritual como pueden ser: la oración, el ayuno y la caridad. Con esta decisión se participa proactivamente, en las medidas sanitarias aconsejadas para frenar la evolución de la pandemia”.

De inmediato, las redes sociales se inundaban con mensajes de todas las cofradías y hermandades de Huelva, coincidían en que “nos vemos abocados a tomar esta dolorosa decisión y unirnos al sentido común y la responsabilidad social, ante la grave crisis que estamos padeciendo”, como señalaban desde la Victoria, o “agradecemos a nuestros hermanos, devotos y vecinos por la comprensión y apoyo en estos momentos. Elevamos una oración al Dios Trinitario para que nos ayude a superar estos duros momentos que azotan al país y al mundo”, señalaban desde la Hermandad del Cautivo. Todos ellos compartían la resignación por los duros momentos que se viven en su seno, pero con la esperanza puesta en la recuperación de una normalidad que ansían aún más que la próxima Cuaresma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios