Huelva

Huelva rebasa los 5.000 accidentes laborales entre enero y el mes de julio

  • Los siniestros en el trabajo con baja aumentan un 3,9% en solo un ejercicio

  • Uno de cada diez se produjo in itinere

  • Los empleados de entre 35 y 49 años son los que más los sufren

Imagen del accidente tomada por un vecino. Imagen del accidente tomada por un vecino.

Imagen del accidente tomada por un vecino. / Huelva Información (Huelva)

Comentarios 0

Los accidentes laborales registrados en la provincia de Huelva entre enero y julio del ejercicio en curso han dejado un recuento de 5.145 heridos de diversa consideración, 24,5 al día. La cifra significa un incremento del 3,9% con respecto al mismo lapso de 2018, como constata la estadística del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social recabados por el Instituto de Estadística de Andalucía, a los que ha accedido Huelva Información.

De estos siniestros, 5.012 tuvieron carácter leve (el 4,2% más que hace un año), 38 fueron graves (-20,8%) y cinco, mortales (dos menos que en 2018). Aunque los datos estadísticos más recientes hacen referencia al acumulado hasta julio, a la nómina de fallecidos en el tajo hay que sumar al repartidor que murió a finales de agosto en la avenida Cristóbal Colón de Huelva, con lo que ya serían seis los trabajadores que se han dejado la vida en lo que va de año cuando ejercían su trabajo.

La provincia onubense supera a Almería, que registró tres, y a Córdoba, con cuatro, en materia de accidentes de trabajo mortales, que fueron 69 en la región andaluza. Las provincias con mayor incidencia de este tipo de siniestros fueron las que tienen más población: Sevilla, con 18, y Málaga, con once.

Infografía sobre la siniestralidad laboral en Huelva. Infografía sobre la siniestralidad laboral en Huelva.

Infografía sobre la siniestralidad laboral en Huelva. / Dep. Infografía (Huelva)

Prácticamente nueve de cada diez siniestros laborales se han producido en la jornada de trabajo, concretamente 4.566, de los que 4.533 fueron leves, 30 revistieron gravedad y tres tuvieron resultado de muerte. Los 579 accidentes restantes sucedieron cuando los trabajadores iban de casa al trabajo o viceversa, es decir, in itinere. Hubo en este caso 569 leves, ocho graves y dos mortales.

El análisis por géneros muestra una clara descompensación entre sexos: ellos sufren más accidentes que ellas. De los 5.145 accidentes que conllevaron una baja por contingencia profesional, 3.297 los sufrieron hombres (que significan el 64%), mientras que solo 1.848 mujeres padecieron estos contratiempos (el 35,9%). No obstante, suben más entre ellas con respecto al año pasado, concretamente un 6%, mientras que en el caso de ellos fue un 2,7% más.

En total, 3.046 hombres han sido víctimas de accidentes laborales mientras estaban trabajando, prácticamente el doble que las mujeres, que han sido 1.520 en los siete primeros meses del año. La misma situación se da en los que tuvieron lugar in itinere, con 579 hombres y 252 mujeres afectados.

El siniestro más habitual es el del profesional que choca contra un objeto inmóvil

Si se echa una ojeada al cómputo por edades, se observa claramente cómo los trabajadores que más han sufrido la siniestralidad laboral son los que tienen entre 35 y 49 años, que han supuesto el 43,6% del total con 2.244 accidentes con baja. Los más castigados son los que tienen entre 40 y 44 años, quienes protagonizaron 783 siniestros profesionales.

Por sectores, es el servicios el que muestra una mayor incidencia: 2.199 de sus empleados se lesionaron en el tajo, el 42,7% del global. Le sigue de cerca entre enero y julio la agricultura, con 2.110 accidentados (41%). La construcción dejó un reguero de 421 heridos (8,2%) y la industria, de 415 (8%).

La estadística detalla que 456 de estos siniestros se produjeron en el comercio o reparación de vehículos, 371 en la hostelería, 337 en la administración pública, 320 en el desarrollo de la actividad sanitaria o de servicios sociales y 244 en el transporte.

También hay que tener en consideración la forma en que se produjo el accidente. Así, 1.632 tuvieron lugar cuando el trabajador en movimiento quedó aplastado contra un objeto inmóvil; 1.464 se debieron al sobreesfuerzo físico, el trauma psíquico o la exposición a la radicación, el ruido, la luz o la presión; 1.104 tuvieron que ver con una colisión contra un objeto inmóvil; 462 se produjeron por contacto con un material cortante, punzante o duro; 162, por quedar atrapado, ser aplastado o sufrir una amputación y 131, por el contacto con la corriente eléctrica, el fuego o sustancias peligrosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios