Muere José Luis García Palacios

Un adiós a García Palacios desde el corazón de Huelva

  • Centenares de onubenses acompañan a la familia en el funeral

  • Sus restos ya descansan en el cementerio de La Soledad

Un instante de la misa córpore insepulto, ayer en la Concepción. Un instante de la misa córpore insepulto, ayer en la Concepción.

Un instante de la misa córpore insepulto, ayer en la Concepción. / Josué Correa (Huelva)

Huelva ha despedido esta mañana a José Luis García Palacios con todos los honores. La parroquia de la Purísima Concepción se quedó pequeña para la celebración del multitudinario funeral, una misa que ha sido oficiada por Diego Capado y a la que han asistido centenares de amigos de la familia y personalidades de todos los ámbitos.

El luto reinaba en la mañana onubense. El coche fúnebre con los restos mortales del presidente de la Fundación Caja Rural del Sur ha llegado a la calle Plus Ultra a las 10:58. Sus hijos José Luis y Guillermo García-Palacios, muy emocionados, han reclamado la presencia de los nietos del finado para cargar el féretro a pulso hasta el interior del templo. Sobre el ataúd han colocado la bandera de la Hermandad del Calvario, a la que pertenecía García Palacios.

La comitiva fúnebre se ha abierto paso hasta el altar. Las lágrimas asomaban a los ojos de muchos de los presentes. Sus hijas, Pilar y María Luisa, se abrazaban con cariño y mucho dolor a la viuda, Pilar Álvarez, mientras la bancada principal, la que arropaba al féretro, ha estado ocupada por los nietos.

Diego Capado, acompañado en la función principal por el vicario general de la Diócesis de Huelva y por el secretario del Obispado, ha iniciado la misa recordando que “el domingo le di la comunión, no se avergonzó nunca de ser cristiano”, a la vez que se ha dirigido a la familia para decirle que “él nos está viendo: en vez de dolor y pena tenéis que tener el consuelo y la fortaleza de que está feliz de veros aquí”.

La atmósfera en el templo ha sido sobrecogedora. El silencio, roto solo por los cánticos litúrgicos, ha servido de marco a las palabras del sacerdote. “Tengo la certeza de que está vivo porque el Dios nuestro es el dios de la vida, no de la muerte”, a lo que Capado ha añadido que “en este mundo nuestro en el que reinan la injusticia y la degradación del ser humano, hace falta gente como José Luis, que practicaba el amor, la paz y la justicia sin parar”.

El párroco, que ha dialogado constantemente con su amigo desaparecido, le ha pedido que “nos ayudes a todos a parecernos un poquito a ti”, en el sentido de la ayuda que profesaba a la Iglesia, a las cofradías y a Cáritas. Capado ha recordado que García Palacios “venía a mi despacho a confesarse, a pasar la ITV del espíritu” y que siempre repetía que “yo no soy cristiano por conveniencia, lo soy porque me sale del alma”.

La viuda del presidente de la Fundación Caja Rural del Sur intercalaba las lágrimas con una sonrisa a media asta cada vez que dirigía palabras cariñosas a su esposo.

La honradez y la honestidad del difunto se han deslizado reiteradamente por la declamación del sacerdote. Los hijos se secaban las lágrimas pañuelo en mano. Las nietas más pequeñas han roto a llorar y han tenido que ser consoladas por Guillermo García-Palacios, que ha tomado asiento junto a ellas en la bancada y las ha abrazado con cariño durante el resto de la misa.

Uno de los momentos más emocionantes se ha producido cuando dos de las nietas de García Palacios han subido al púlpito para hablar sobre su abuelo. La primera de ellas ha destacado “la unidad y la bondad que nos has dejado, siempre nos decías que nos queramos y nos apoyemos; hemos vivido tu santidad en lo ordinario”.

La otra joven ha decidido leer una carta que su abuelo le escribió en la Navidad de 2013. En ella, el hombre de la eterna sonrisa le pedía perdón porque “he sido esclavo de mis obligaciones”, pero admitía ser “muy afortunado” por la familia que deja y recomendaba a la nieta que peleara por sus sueños. “La vida es lucha, hija mía, y todos los sacrificios son pocos”.

Otro de los nietos ha decidido entonces intervenir de forma espontánea. Se ha discupado por no haberse preparado ningún discurso, pero no le ha hecho falta. “He leído muchas cosas sobre mi abuelo estos días, pero nada sobre el que fue su mayor logro: su familia; tuvo cuatro hijos que se han convertido en el legado de lo mejor que hay en él”, ha enfatizado.

El funeral ha finalizado a las 12:00. Ha habido tanta gente que ha sido complicado sacar el féretro de la iglesia. Una vez depositado en el coche fúnebre de nuevo, decenas de personas se han acercado a dar el pésame a la familia.

Entre ellas, los exministros populares Javier Arenas y Fátima Báñez, el director general de la Caja Rural del Sur, Guillermo Téllez, artistas plásticos como Pedro Rodríguez o Alfonso Aramburu, diestros como Miguel Báez El Litri, Tomás Campuzano, Morante de la Puebla, Jesús de Fariña, Víctor Puerto, Raúl Gracia El Tato o los ganaderos y exrejoneadores Rafael Peralta y Álvaro Domecq.

Políticos, empresarios, toreros, artistas, jueces o periodistas han respaldado a los familiares en el multitudinario sepelio

Tampoco han faltado a la cita representantes de la Federación Onubense de Empresarios (FOE), de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), de Asaja... Ha habido amigos como Antonio Ponce o Rafael Ávila visiblemente afectados por el duro trance.

A nivel político, han pasado por el sepelio populares como Loles López, Manuel Andrés González, Juana Carrillo, Guillermo García Longoria o Pedro Rodríguez; el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y María Martín, de Ciudadanos. También han despedido a García Palacios el presidente del Banco de Alimentos, Juan Manuel Díaz Cabrera, el presidente de la Fundación Valdocco, Jaime de Vicente, el decano de los jueces, José Manuel Borrero, o cantaores como El Pecas o Antonio González El Raya.

Los restos mortales de José Luis García Palacios han abandonado el centro de la capital a las 12:17, momento en el que han puesto rumbo al cementerio de La Soledad, donde se les ha dado cristiana sepultura en la intimidad. Huelva le ha dado su último adiós con el corazón roto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios