Memoria del Ministerio Público 2020

Fincas para el aterrizaje de avionetas cargadas de cocaína en la Sierra de Aracena

  • El menudeo se concentra en la capital y el norte de la provincia, con el estupefaciente blanco procedente de Sevilla, según la Fiscalía Antidroga

Descarga en Huelva del alijo de 1.280 kilos de cocaína intervenidos en la costa en noviembre de 2019. Descarga en Huelva del alijo de 1.280 kilos de cocaína intervenidos en la costa en noviembre de 2019.

Descarga en Huelva del alijo de 1.280 kilos de cocaína intervenidos en la costa en noviembre de 2019. / H. Información (Huelva)

La Sección Antidroga de la Fiscalía de Huelva detalla en su Memoria 2020 que más allá del hachís, el tráfico de anfetaminas y sus derivados “ha sido simbólico en 2019”, al igual que el de la heroína, de la que apenas se incautaron 33 gramos.

La cocaína es otra historia. Y hace dos años se decomisaron 1.302 kilos. “Continuamos con la tónica de años anteriores en cuanto a que las grandes cantidades, a partir normalmente de seis kilos, tienen entrada en la provincia a través del ferry de pasajeros que recorre la línea Huelva-Tenerife o Huelva-Gran Canaria”.

Pero además se produjo un hito en 2019: en noviembre se aprehendieron 1.280 kilos de cocaína frente a la costa de Isla Cristina y Ayamonte, “reflejo de una operación desarrollada en otra provincia y que resultó sorprendente en cuanto a que el modo de alijo era idéntico al del hachís”.

La fiscal delegada, Ana Laso, recuerda que fueron los agentes los que sospecharon de la sustancia al comprobar tras el abordaje que, “en vez de fardos de arpillera, venían bolsas de deporte”.

De este modo “se confirma así la teoría de que las organizaciones criminales están utilizando la estructura del tráfico de hachís como puente de entrada en España de ingentes cantidades de cocaína (hecho que incluso está siendo investigado por agencias extranjeras como la DEA), usando por tanto Marruecos” como conexión de tránsito de este estupefaciente.

Y de las grandes cantidades, al menudeo. La lucha policial contra este último sigue el esquema básico de vigilancias y entradas y registros. “Se concentran en Huelva capital las casas con las medidas más extremas contra dichas entradas, como rejas tras las puertas principales, puertas de seguridad interiores entre el pasillo y el salón o las habitaciones, cámaras de vigilancia internas y externas, chimeneas siempre encendidas para quemar la sustancia en caso de intervención policial”, etcétera.

Las rutas de entrada de la cocaína en la provincia para dicho menudeo continúan siendo “las procedentes de Sevilla, existiendo sobre todo dos áreas de concentración: Huelva capital y la Sierra de Aracena”.

En el partido judicial serrano se han detectado búsquedas de “fincas aisladas para la creación de pistas de aterrizaje de aeronaves con cargas de cocaína”. Además se produce otro fenómeno, el de los “narcopisos rurales, donde los toxicómanos acuden a por sus dosis y consumen las mismas en el interior con la finalidad de evitar la incautación policial”.

La Fiscalía pone el acento en el rebujo, una mezcla de heroína, cocaína y demás sustancias de corte que se suele consumir inhalada en estos inmuebles y que se vende a diez euros la dosis.

Laso recalca que esta sustancia es “altamente adictiva, y comienza a hacer estragos no sólo entre los que podríamos considerar los potenciales consumidores, sino cada vez más entre gente joven, por el escaso precio y los efectos que provoca” la mezcla explosiva de los dos narcóticos.

Además, enfatiza que esta droga “causa gran deterioro social y delincuencial, debido a que diez euros se consiguen fácilmente robando móviles, productos en farmacias, alimentos en supermercados, efectos de familiares..., favoreciendo no solo el consumo continuo sino el robo y la receptación”.

Plantación de marihuana desmantelada por la Benemérita. Plantación de marihuana desmantelada por la Benemérita.

Plantación de marihuana desmantelada por la Benemérita. / H. Información (Huelva)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios