Balsas de fosfoyeso

Fertiberia logra la DIA condicionada a más dictámenes de la Junta y el CSN

  • El proyecto visado por el Ministerio se refiere sólo a las zonas 2 y 3 y parte de la 4 de las balsas

Una máquina trabaja en el apilamiento de fosfoyesos, en imagen de 2012. Una máquina trabaja en el apilamiento de fosfoyesos, en imagen de 2012.

Una máquina trabaja en el apilamiento de fosfoyesos, en imagen de 2012. / Alberto Domínguez

El proyecto promovido por Fertiberia para la clausura y restauración de las balsas de fosfoyeso en Huelva ha logrado la resolución favorable del Ministerio para la Transición Ecológica para la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Pero ésta tiene sus matices, y muy importantes, ya que su aplicación queda supeditada a la obtención de distintos informes favorables a emitir por la Junta de Andalucía y el Consejo de Seguridad Nuclear. La concesión de la DIA conocida ayer, por tanto, no es tan concluyente como afirma la compañía y todavía el proyecto debe seguir un proceso administrativo en el que podrían fracasar sus pretensiones de ejecución.

Fue la propia Fertiberia la que dio a conocer a primera hora de este martes la obtención de la DIA mediante una nota de prensa, en la que lo consideró “un paso decisivo” para lograr uno de sus “principales objetivos estratégicos, que es la materialización de la iniciativa para restaurar esta área de la marisma onubense”.

Es más, en la compañía de fertilizantes se hace una lectura muy particular de este trámite cubierto. Dicen que la DIA “demuestra que el proyecto de Fertiberia es serio, realista, está bien documentado y es la solución técnica y medioambiental más idónea para la restauración y clausura de los apilamientos de fosfoyesos”.

A falta de que en unos días se conozca el documento al completo con su publicación en el BOE, desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, cuestionado por este periódico, se apresuran a puntualizar que la DIA se refiere a un solo proyecto, el único presentado para su evaluación, y que en ningún momento toca otras actuaciones posibles.

Aunque el estudio de impacto ambiental estudió otras alternativas, Fertiberia optó luego por este proyecto de clausura, declarado idóneo por Costas el 2 de marzo de 2016, como también se comunicó a la Audiencia Nacional, siguiendo las consideraciones de su fallo.

La sentencia de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional de 27 de junio de 2007 está detrás de todo, tras declarar la caducidad de la concesión realizada en 1998 para los depósitos en la margen derecha del Tinto, en el estero de La Anicoba, y la necesaria clausura y restauración.

El proyecto por nombre Clausura de las balsas de fosfoyesos en el término municipal de Huelva, que es objeto ahora de la DIA, además, se centra únicamente en las zonas 2 y 3 de los fosfoyesos, para las que se contemplaba la clausura y revegetación, además de cierta revegetación también en parte de la zona 4, explican fuentes ministeriales a Huelva Información.

La compañía considera esto “un paso decisivo” y está dispuesta a ejecutar ya su proyecto

De ahí que el añadido posterior de actuaciones de mayor envergadura en las zonas 4 y 5, y aledaños de las 2, 3 y 4, en respuesta a diferentes alegaciones formuladas en el periodo de exposición pública, se escapan de esta DIA, que establece –indican– que "sería necesario un proyecto ad hoc más desarrollado" para el que instan a Fertiberia a que lo elabore y presente.

En cualquier caso, la DIA tampoco toca determinados aspectos que trascienden las competencias ministeriales, y que son considerados también determinantes para la viabilidad de este proyecto.

Se apunta, en este sentido, a la Evaluación de Impacto en la Salud, que se tramita por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Junta de Andalucía, para determinar los riesgos para la población.

Al mismo tiempo se recuerda que todo lo relativo a la estabilidad de las balsas (las 2 y 3 consideradas) está sujeto a la normativa reguladora propia de la comunidad andaluza, según se especifica en el Decreto 281/2002, por lo que la Junta deberá pronunciarse también al respecto.

Y a eso habría que añadir la concesión de la Autorización Ambiental Integrada por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, a la que la propia Fertiberia se refería en su comunicado como uno de los pasos restantes a cumplir, junto a la licencia de obras, de la que el Ayuntamiento de Huelva, por el momento, se ha limitado a decir que seguirá “su recorrido legal”, “contestado en tiempo y forma”, dijo ayer el portavoz municipal, Francisco Baluffo.

El Ayuntamiento cree que sólo es un paso de muchos y se remite a la Mesa de los Fosfoyesos

Pero el proyecto de Fertiberia aún tendría que obtener antes un informe favorable más, esta vez del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), en cuanto a la evaluación de los aspectos radiológicos de los residuos de las balsas, después, además, de que se hubieran presentado alegaciones sobre los llamados fosfoyesos negros.

El CSN, como único organismo competente en materia de seguridad nuclear y protección radiológica, siguiendo el Reglamento específico para la mitigación de efectos o descontaminación de los terrenos o recursos hidrológicos afectados, deberá emitir un dictamen favorable que requiere de una inspección y reevaluación de las condiciones radiológicas del área.

Fertiberia indica que la DIA establece “condiciones ambientales, incluidas medidas preventivas y correctoras, para la adecuada protección del medio ambiente y los recursos naturales”, para cuyo cumplimiento, asegura la compañía, “está plenamente alineada y comprometida”.

Vista aérea de las balsas de fosfoyeso. Vista aérea de las balsas de fosfoyeso.

Vista aérea de las balsas de fosfoyeso. / Efe

Desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en cualquier caso, se insiste en que esta evaluación favorable está condicionada, por cuanto incluye condiciones y, además, remite a las que se puedan derivar de los pronunciamientos de otros órganos competentes, en este caso la Junta y el CSN.

La compañía, a través de su presidente, Javier Goñi, en todo caso, muestra su “satisfacción” por la obtención de la DIA y, subraya, “reitera su total colaboración para iniciar esta inversión inmediatamente”. El proyecto, destacan, “activará un desembolso de más de 65 millones de euros y tendrá un beneficio directo e inmediato para la sociedad onubense”.

Insisten en su disposición a actuar con celeridad y aseguran que para ello cuentan con proveedores aliados “de primer nivel internacional”, como Ardaman Associates, “firma estadounidense que ha clausurado con éxito más de 60 balsas en todo el mundo”, y las firmas españolas Eptisa e Inerco. “Las zonas actualmente ocupadas por los apilamientos de fosfoyesos –detallan sobre su proyecto– volverán a integrarse en el entorno de la marisma a través de la revegetación y reintroducción de especies vegetales y animales autóctonas”.

La Junta de Andalucía, consultada por este periódico, ha eludido hacer valoraciones sobre este tema. En el Ayuntamiento, preguntado Francisco Baluffo en rueda de prensa, hablan de “noticia en principio positiva”, aunque restan peso a la DIA por tratarse de “un trámite de los muchísimos que le queda todavía para seguir a este proyecto”. De todas formas, la valoración de la evaluación realizada y del proyecto de Fertiberia, indicó, corresponderá a la Mesa de los Fosfoyesos y su comité de expertos. Y la primera se reunirá antes de final de año, avanzó, para tratar esto “entre otros temas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios