Huelva

Fallece José Vargas, alma máter de La Cena

Consternación y profundo pesar ha causado la noticia del fallecimiento de quien fuera hermano mayor de La Cena, José Vargas Tallón. La muerte le sobrevino ayer a los 80 años de edad. Hoy le será rendido un funeral a las 11:00, en el Sagrado Corazón.

No se puede entender la Semana Santa y el mundo cofrade onubense en general de la segunda mitad del siglo XX sin contar con su figura. Vargas, en muchos sentidos, fue artífice de un nuevo concepto de hermandad. Asimismo, hay que resaltar el cariño con que impulsó el aspecto musical, que, con el paso del tiempo, ha sido una de las señas de identidad más importantes de la hermandad del Polvorín.

José Vargas fue hermano mayor de la Sagrada Cena durante tres décadas. Recibió además la medalla del Consejo de Hermandades y Cofradías y, de su propia hermandad, la distinción de hermano de honor. Fue también miembro de La Cinta y mantuvo relación con numerosas cofradías onubenses y de todo el país.

El desaparecido cofrade nació en Huelva en 1934 en pleno centro de la ciudad. Aunque su andadura en el mundo de las hermandades la inició en la Esperanza, llegó a la Cena con doce años, la misma edad con la que tuvo que empezar a trabajar. Con el paso del tiempo sería uno de los artífices más destacados del mundo cofrade actual. José Vargas creía en los años 70 que a las hermandades había que darles otro sentido más participativo, y en eso su hermandad, con su gestión, fue protagonista de este aperturismo con su nueva casa de hermandad, algo antes impensable, mientras que hoy todas tienen la suya. También sería presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías. En esa época el organismo se hizo con su sede. El 10 de febrero de 2008, la Sagrada Cena le rindió un merecido homenaje, en el que se le nombró hermano de honor.

El alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, lo definió como un gran onubense y el alma de la Sagrada Cena. "Fue un hombre que dedicó toda su vida a la hermandad y consiguió que ésta progresara en sus distintos aspectos, aunque creo que de lo que más orgulloso se sentía era del componente musical y cómo muchos chavales eran formados a través de él".

Monseñor Juan Mairena confesó sentirse muy conmovido por la pérdida de José Vargas: "Además de su calidad humana, era una persona entregada a sus amigos, a su familia y a su trabajo, que dio testimonio con su forma de vivir". Mairena subrayó que "supo comprender el amor entrañable que le venía del Cristo del Amor así como todos los misterios de la Virgen del Rosario".

El hermano mayor de la Cena, Juan José Chaves, también lo calificó como el alma máter "que impulsó la hermandad". Chaves incidió en que "estará de una manera muy presente en la salida que tengamos el Domingo de Ramos".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios