Huelva

El arte en el diseño de mobiliario

  • La León Ortega inicia sus jornadas de puertas abiertas con un taller de elaboración de sillas. Alumnos del Diego de Guzmán y Quesada y Clara Campoamor participan en el curso

Profesores y estudiantes en el taller de diseño de sillas. Profesores y estudiantes en el taller de diseño de sillas.

Profesores y estudiantes en el taller de diseño de sillas. / Rafa del Barrio (Huelva)

Alumnos de Bachillerato de los Institutos de Enseñanza Secundaria Diego de Guzmán y Quesada y Clara Campoamor de Huelva dejaron por un día sus aulas para participar en un taller en la Escuela de Arte León Ortega, enmarcado en sus jornadas de puertas abiertas, inauguradas ayer con una propuesta del Departamento de Diseño de Producto, que se desarrollarán hasta el próximo 3 de mayo.

Durante tres días se realizarán diferentes talleres, dirigidos los que se imparten en horario matinal a estudiantes de Secundaria y Bachillerato, con el objetivo de que conozcan la oferta educativa del centro. Asimismo, los cursos están abiertos a ciudadanos, de todas las edades, interesados en las distintas materias que se abordarán durante estas intensas jornadas, que se celebran bajo el lema Escuela Abierta.

El programa se inició ayer con un taller de diseño de sillas ergonómicas, al frente del cual estuvieron profesores de las Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño de Producto, que desde el curso 2012/2013 se dan en la León Ortega.

De dos en dos se sentaron los estudiantes ante el ordenador para darle forma a las distintas ideas que les fueron surgiendo. Previamente, se les explicó el funcionamiento del software con el que iban a trabajar, uno de iniciación “para la primera toma de contacto”, apuntó Alejandro Vico, profesor de Diseño de Producto.

Además se les indicó a los estudiantes las características básicas que deberían tener las sillas diseñadas, entre ellas un soporte lumbar, “con lo que se consigue que no haya que hacer esfuerzos con los músculos cuando se está sentado y evitar así problemas de lumbares”, un asiento cómodo, plano y con suficiente superficie, y una altura adecuada.

Los jóvenes participantes, que se iniciaron en este taller en el diseño de mobiliario, comenzaron dibujando primero el perfil de la silla, para a continuación comprobar si estaba bien concebida, probando para ello si soportaba el peso de una persona, lo que realizaron en el ordenador colocando un maniquí, “si aguanta es un buen diseño”, destacó Vico.

A partir del diseño se elaboraron unos planos, sobre los que ya se podrían fabricar las distintas sillas diseñadas, bien en madera o en cualquier otro material, mediante Control Numérico por Computadora (CNC).

Alumnos recortan las piezas. Alumnos recortan las piezas.

Alumnos recortan las piezas. / Rafa del Barrio (Huelva)

Una vez que los estudiantes tuvieron impresos los planos, elaboraron una maqueta a escala con cartón pluma.

El profesor de Diseño de Producto señaló que, aunque el programa utilizado es limitado, contiene todas las posibilidades para elaborar una silla. En este taller se empleó un programa específico para este tipo de mobiliario en concreto. En los Estudios Superiores de Diseño, los alumnos “usan programas que sirven para cualquier tipo de producto”.

No obstante, para el taller de iniciación impartido en las jornadas de puertas abiertas, optaron “por este software, que es muy sencillo para personas que no han realizado nada de diseño”, con la finalidad de “introducirlas en el Diseño de Producto”.

En la Escuela de Arte León Ortega hay cuatro cursos de Diseño de Producto, con un máximo de veinte alumnos cada uno. Las Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño de Producto son cuatro años, incluido el proyecto final y las prácticas de empresa. Vico comentó que el último curso los alumnos sólo van a clase el primer semestre, el segundo lo dedican a las prácticas de empresa y al proyecto final.

José Toronjo, alumno de primero de Bachillerato del IES Diego de Guzmán y Quesada, es uno de los estudiantes que acudieron al taller de diseño de sillas. Toronjo señaló que están dando la asignatura Dibujo Técnico, “que está relacionado con el tema y me parecía interesante venir al taller”.

Junto a él se encontraba Manuel Pérez, también alumno de primero de Bachillerato del mismo instituto, que junto a otro compañero trabajaron conjuntamente en el diseño de una silla ergonómica, aunque al principio les costó un poco manejar el programa informático.

Ambos jóvenes ven en la oferta educativa de la Escuela de Arte León Ortega una opción para continuar su formación cuando terminen sus estudios de Bachillerato. Pérez subrayó que “es una buena opción pero hay más opciones”, a lo que Toronjo añadió que “no lo tenemos decidido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios