Balance del año 2018

La provincia de Huelva se hace más rociera en la capital

  • El Encuentro de Hermandades constituyó un gran éxito en el arranque de los actos de la coronación

El Simpecado de Almonte estuvo por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de Huelva, el primer templo de la Diócesis.El Simpecado de Almonte estuvo por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de HUelva, el primer templo de la Diócesis. El Simpecado de Almonte estuvo por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de Huelva, el primer templo de la Diócesis.El Simpecado de Almonte estuvo por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de HUelva, el primer templo de la Diócesis.

El Simpecado de Almonte estuvo por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de Huelva, el primer templo de la Diócesis.El Simpecado de Almonte estuvo por primera vez en la Santa Iglesia Catedral de HUelva, el primer templo de la Diócesis. / Josué Correa

El año 2018 pasará a los anales rocieros de Huelva por la celebración del Encuentro de Hermandades Rocieras que, organizado por las hermandades de Huelva y Emigrantes, convocó en la capital los días 2 y 3 de noviembre a todos los simpecados de la provincia de Huelva, junto con el de la Hermandad Matriz de Almonte.

Dos jornadas para llenar de Rocío todas las calles de Huelva, desde la Catedral a San Pedro, la Concepción, Sagrado Corazón de Jesús, San Sebastián y la Milagrosa. La presencia del Simpecado de Almonte en las calles de Huelva fue acogida con desbordante afecto. Un cariño igual al que los que los rocieros onubenses sienten cuando la Virgen del Rocío visita en la mañana del Lunes de Pentecostés los simpecados de Huelva y Emigrantes.

Llegó a la Santa Iglesia Catedral de Huelva a la hora del Ángelus. Vivas y aplausos, rezo de la Salve cuando se entronizó en el altar mayor.Por la tarde, a la salida de la Catedral camino de la parroquia de la Inmaculada Concepción para el rosario se vivió un momento muy especial cuando apareció el Simpecado de Almonte acompañado por los de Huelva y Emigrantes.

Uno de los grandes momentos de la jornada se vivió a las puertas de la parroquia de la Concepción cuando el Simpecado almonteño se dio la vuelta mirando a los onubenses para entrar en el templo, que presidía un gran altar con una imagen de la Virgen del Rocío.

Celebración de la solemne misa en la rotonda de San Juan Pablo II, con todos los simpecados de la provincia. Celebración de la solemne misa en la rotonda de San Juan Pablo II, con todos los simpecados de la provincia.

Celebración de la solemne misa en la rotonda de San Juan Pablo II, con todos los simpecados de la provincia. / Alberto Domínguez

El rosario glorioso del Encuentro de Hermandades Rocieras hizo de las calles de Huelva un templo abierto a la devoción a Nuestra Señora del Rocío, como lo es la aldea almonteña cuando se desgranan los misterios de la romería.

Huelva vivió una jornada histórica acogiendo a la devoción rociera de toda la provincia, “haciendo una corona hermosa de sonrisas, suspiros, oraciones, hermandad, paz y alegría, una corona que alegra a la Reina del Rocío”. Así resumió lo vivido el obispo de Huelva, José Vilaplana Blasco, que presidió el rosario junto al presidente de la Hermandad Matriz, Juan Ignacio Reales, y los de Huelva y Emigrantes, Antonio Sánchez e Piña y Fernando Ramírez, respectivamente, con el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; el párroco de Almonte, Francisco Jesús Martín Sirgo, y el de la Concepción, Diego Capado Quintana.

El Simpecado de Almonte enfervorizaba a los onubenses, todo se desbordaba y se lanzaban vivas. Una estampa de devoción y color con las bengalas que alumbraban el Simpecado de Rocío, levantado al cielo de Huelva.

Culminaban en El Punto ante el monumento a la Virgen del Rocío. Cuando se produjo ese momento, todo fueron aplausos por las miles de personas que se dieron cita, como en ninguna otra ocasión. Al acercarse el Simpecado de la Matriz al paso del monumento, trasladaba a todos ese momento de cercanía y de espera de su procesionar por l aldea almonteña cada Lunes de Pentecostés.

Misa en la rotonda del Papa en el 25 aniversario de su visita apostólica

Quedaba aún en Huelva una siguiente jornada con la gran celebración eucarística en la Rotonda de San Juan Pablo II. Se venía a conmemorar la presencia del papa santo en la Diócesis de Huelva en el 25 aniversario que se venía celebrando, uno de los motivos centrales que justificaban este encuentro rociero y que recordaba que en este mismo lugar había celebrado la eucaristía el 14 de junio de 1993, ante la Virgen de la Cinta, que quedó para siempre entronizada en un triunfo en esa rotonda como señal permanente de aquello. Ahora eran los rocieros en este recuerdo del papa que acudió a su santuario.

La mañana se convirtió en visita a la capilla de la Hermandad de Huelva donde se encontraban junto todos los simpecados, que luego formaría el mosaico de devoción y color en el altar donde se celebró la eucaristía con una multitudinaria participación de personas. En su homilía el obispo de Huelva, José Vilaplana, hizo referencia al lema de este encuentro: Rocío de amor y caridad. Deseó que “estos días intensos de alegría y oración nos lleven al amor, que Jesús sintetiza vinculando el amor a Dios y al prójimo”.

Juan Ignacio Reales hizo referencia a que era la primera vez que el Simpecado de la Matriz estaba en las calles onubenses, para reconocer el protagonismo y la influencia que los onubenses en esta devoción. Con este encuentro en Huelva se ponía broche de oro al inicio de la celebración del Centenario de la Coronación Canónica abierto con la procesión de la Virgen del Rocío en su aldea el pasado día 8 de septiembre.

Las calles de la ciudad enfervorizaron al paso del Simpecado de la Matriz de Almonte

El colofón lo puso la magna procesión con todos los simpecados participantes en sus carretas como peregrinan al Rocío, que recorrieron la ciudad desde la avenida de Andalucía, siendo recibidos a las puertas de la Casa Colón, una comitiva a la que se sumaron los alcaldes de Huelva, Gabriel Cruz, y la alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa, junto con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Procesionando al final el de Almonte por la Gran Vía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios