Huelva

Coronavirus Huelva: El Ayuntamiento de Nerva decreta dos días de luto tras la muerte de uno de sus vecinos más queridos

  • El vecino nervense Ernesto Martínez Illescas fallece a causa de la Covid-19

Ernesto Martínez Illescas junto a su mujer y sus cuatro hijos. Ernesto Martínez Illescas junto a su mujer y sus cuatro hijos.

Ernesto Martínez Illescas junto a su mujer y sus cuatro hijos. / M. G. (Nerva)

Nerva llora la muerte por coronavirus de uno de sus vecinos más entrañables. Las banderas del Consistorio municipal ondearán a media asta por Ernesto Martínez Illescas, una persona muy querida, respetada y admirada entre los vecinos de la localidad minera. El alcalde, José Antonio Ayala ha anunciado dos días de luto oficial para honrar a uno de sus vecinos más ejemplares y solicita que se guarde un minuto de silencio en su memoria antes de los aplausos de esta tarde a las 20:00 en homenaje a los sanitarios que luchan contra la Covid-19. “Compartimos el profundo dolor e inmensa tristeza que en momentos tan complicados como los que nos ha tocado vivir sienten todos sus familiares, amigos y conocidos. Se nos va uno de nuestros mejores vecinos. Mucho ánimo y mucha fuerza para todos”, señala el primer edil.

Martínez Illescas provenía de una las familias numerosas más populares de Nerva. Familia de panaderos, de trabajadores, de emprendedores, de luchadores como él, su mujer y sus cuatro hijos. Tras dejar el negocio familiar emprendió el suyo propio en el ramo de la joyería. Tenía don de gentes. Trataba con todos por igual. Su carácter siempre afable le granjeo la simpatía generalizada de cuantos le llegaron a conocer. Tenía amigos en todas partes, en todos los colectivos y asociaciones locales. Es más, su condición de socialista inquebrantable jamás le hizo perder amigos de entre ninguno de los partidos políticos existentes.

Amante de su familia y defensor a ultranza de su pueblo. Siempre tuvo palabras bonitas y agradables para su querida y amada Nerva, así como para todos sus apreciados vecinos. Le gustaba ensalzar la “Tierra de Artistas” de la que siempre iba haciendo gala allá por donde fuera. Cultivaba su afición por la pintura y la música. De hecho, su espíritu joven siempre le acompañó como alumno de la Escuela Municipal de Pintura y del Conservatorio Elemental de Música Manuel Rojas. 

Siempre dispuesto a colaborar con lo que hiciera falta, también destacó por su generosidad y solidaridad, así como por su compromiso con los valores más fundamentales por los que toda buena persona que se precie de serlo ha de regirse en la vida. Todo un ejemplo a seguir por sus semejantes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios