En el Titan

Del Colegio de San José a la Plaza de Lino

  • Es el ejemplo de cómo se tiran edificios públicos para dejar luego un solar mientras se van perdiendo señas de identidad de Huelva

El Colegio de San José es el ejemplo de lo que ha venido ocurriendo en Huelva en el último medio siglo. Se tiran edificios y aunque se piensa que se acaba el problema, hay uno nuevo que es qué hacer con el solar que queda.

El Colegio de San José, de carácter municipal, fue derribado en 1969 para dar lugar a un hueco extraño junto a la calle para pasar luego a ser una plaza. En tiempo más reciente es lo que ocurrió con el edificio del antiguo Manuel Lois o hace escaso un año con el Polideportivo las Américas. Se echan abajo los edificios y se acaban para las instituciones los problemas, aunque quien pierde es la ciudad.

El problema de este espacio es que le falta la pantalla que deberá resolverse cuando se derribe la casa colindante de la calle Isaac Peral.

Mientras tanto, es un muro con pocas soluciones que afea bastante a este espacio público en pleno centro de la ciudad.

El Ayuntamiento de Huelva, desde la Concejalía de Infraestructura y Servicios Públicos, está trabajando ahora en la Plaza de Lino, integrando el parterre situado al fondo del espacio público, que se había convertido en un foco insalubre.

De esta forma, se da respuesta a una demanda de los vecinos de la zona, que denunciaban el mal uso del terrizo, provocando la acumulación de excrementos y malos olores y convirtiéndolo en un área residual que además de poco higiénico, afeaba la imagen general del entorno.

Las obras, que ahora se realizan consisten en la eliminación del parterre y posterior pavimentación de unos 80 metros cuadrados de superficie que se sumarán a la plaza. Los trabajos han comenzado por la retirada de la arboleda existente, excavación y preparación del terreno para, a continuación, colocar la solería, con falca de granito y adoquín de hormigón, siguiendo el modelo del resto de la plaza. Así mismo, se aprovecha para construir un murete anexo a la fachada perimetral para protegerla.

Ocurre que con esta actuación se elimina la arboleda que aquí sí tiene el objeto de cubrir el muro y tapar las vergüenzas de la plaza. Sin embargo en otro espacio de la ciudad, como son las escalinatas de San Pedro, que están integradas a la propia iglesia se deja una arboleda agresiva y unos cipreses que no permiten ver la belleza de este Bien de Interés Cultural que se integra como fachada del paseo de Santa Fe. Cosas que pasan en esta nuestra ciudad.

Colegio de niños y niñas

No era un colegio mixto, eso sí acogía clases para niños y niñas. Cada uno tenían entrada por una calle, los niños lo hacían por la calle Isaac Peral, mientras que las niñas entrban por la de La Palma.

La puerta principal estaba reservada para los profesores que vivían en el mismo centro. Un interesante edificio levantado por el arquitecto municipal de Huelva en 1901 Manuel Pérez y González.

Reformas en la plaza

La actuación que ahora se realiza en la plaza que dejó el vacío del colegio, eliminará el parterre. Mientras se mantiene el muro que ahora es más preeminente al perder la pantalla vegetal que tenía. Lo que sin duda reclama es una actuación para evitar una zona degradada en pleno centro de la ciudad, con arboleda o algún mural, hasta que algún día quede apantallada la zona con una nueva construcción de viviendas que tengan aquí su fachada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios