Huelva

El Colegio Mayor San Pablo se convertirá en residencia de ancianos

  • El centro acoge el último acto académico, la imposición de becas 2018/19. El 30 de junio se cerrará el edificio, que se reformará para el nuevo uso

Colegio Mayor San Pablo . Colegio Mayor San Pablo .

Colegio Mayor San Pablo . / Josué Correa (Huelva)

El Colegio Mayor San Pablo acogió ayer su último acto académico, la imposición de becas del curso 2018/19. El centro, que cerrará sus puertas el próximo 30 de junio, se convertirá en una residencia de ancianos. La edificación, que se construyó hace cincuenta y dos años, se someterá a una profunda reforma, que se prolongará durante dos años, para su nuevo uso.

El director del Colegio Mayor San Pablo, Domingo Javier Carvajal, comentó que “son muchas circunstancias” las que han llevado al Obispado del Huelva, propietario del inmueble, a tomar la decisión de cambiarle el uso. Explicó que la edificación tiene más de medio siglo de antigüedad y necesita una rehabilitación integral para adaptarla a la normativa vigente en aspectos como la eficiencia energética y accesibilidad para poder “ofrecer un servicio en condiciones”.

Carvajal indicó que una residencia de mayores “está en la línea del Obispado y es necesario en la ciudad”. Señaló que la rectora de la Universidad de Huelva, María Antonia Peña, llevaba en su programa de gobierno la construcción de una residencia de estudiantes en el campus del Carmen.

Comentó que el Colegio Mayor San Pablo está retirado del campus del Carmen y del que se encuentra más próximo, el campus de La Merced, sólo han tenido cada año entre dos y cuatro alumnos. Este curso el centro, que tiene capacidad para setenta estudiantes, está completo, lo que “llega para autofinanciarse pero no para reformar el edificio”.

Se va a realizar una gran inversión en la edificación y “hay que pensar en el futuro, no tiene sentido mantener un colegio mayor”, que está alejado de la Universidad y más cuando en el campus del Carmen está previsto construirse una residencia de estudiantes.

El Obispado de Huelva cederá durante unos veinticinco años la gestión de la residencia de mayores a la empresa Clece, que se encargará de reformar la edificación, una actuación que supondrá una inversión de tres millones de euros, según apuntó Carvajal, que señaló que “se tendrá que tirar el edificio por dentro, para adaptarlo al nuevo uso, una residencia de mayores que tendrá capacidad para cien personas.

En el acto de imposición de becas a los colegiales, el director del Colegio Mayor destacó que el centro ha estado cincuenta y dos años al servicio de los jóvenes. Él llegó con quince años, estuvo veintidós como alumno y subdirector y, tras un paréntesis de diez años centrados en la labor de profesor de la Escuela de Ingeniería de la UHU, regresó hace seis años para ocupar el cargo de director.

Apuntó que este último año “ha sido inolvidable”. Resaltó que los estudiantes “se han sentido orgullosos de ser colegiales”. Recalcó que hay “un alto grado de ocupación del colegio”, con lo cual esta promoción “ha conseguido que tenga el dinamismo de colegio mayor”, a lo que añadió que “ahora seguirá prestando servicios a la sociedad, será una futura residencia de mayores”.

Acto de la imposición de las becas Acto de la imposición de las becas

Acto de la imposición de las becas / Josué Correa (Huelva)

Las becas se le impusieron a once colegiales: Celia Utor, Cristina Corredor, Daniel Fernández, David Liébanas, Emilio Cedillo, Hilario Francisco Jiménez, Ismael Haddu, Isabel Doña, José Manuel Vaquero, María Acosta y María Jiménez. Estudiantes “que se han dado cuenta de los sacrificios y esfuerzos para recibir este apoyo”, subrayó Carvajal, que los animó “a ser ejemplo del colegio mayor allí donde vayáis” y les deseó “suerte en esta nueva etapa de vuestras vidas”.

En el acto, el director del centro estuvo acompañado por la rectora de la Onubense, María Antonia Peña; el vicario general Francisco Echevarría, y la concejal de Vivienda, Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Huelva, Esther Cumbrera. Actuó de mantenedora la subdirectora del Colegio Mayor, Lucía Fernández.

El apartado musical corrió a cargo del trío Discantus, dirigido por Abel Moreno, que interpretó piezas como Panis Angelicus, de la Misa Solemnis op.12, de César Franck, y Ave María, de Vladimir Vavilov, para finalizar con el himno universitario Gaudeamus Igutur.

En esta edición no se nombró a un nuevo becario de honor, en representación de todos ellos estuvo el catedrático Alfonso Vargas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios