Huelva

La Audiencia impone 11,5 años de prisión al autor del crimen machista de Teresa en Lepe

  • El acusado reconoce que acuchilló a su expareja hasta la muerte en julio de 2016

  • Tendrá que indemnizar con 90.000 euros a cada uno de los dos hijos de la víctima

La infravivienda del asentamiento de Lepe donde Teresa Sánchez fue apuñalada hasta la muerte en 2016.

La infravivienda del asentamiento de Lepe donde Teresa Sánchez fue apuñalada hasta la muerte en 2016. / Jordi Landero (Lepe)

Once años, seis meses y dos días de prisión. Esa es la pena privativa de libertad que ha impuesto la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva al asesino de Teresa Sánchez, la cordobesa de 47 años que se había refugiado en Lepe huyendo de su expareja. Él la encontró, la amenazó y acabó con su vida el 2 de julio de 2016 en la infravivienda donde ella procuraba esconderse.

Como consta en la sentencia, a la que ha accedido en primicia Huelva Información, este individuo atesoraba un amplio historial de delitos de violencia machista: fue condenado en firme en 2013 por un delito de amenazas, daños y quebrantamiento en el ámbito de la violencia en el ámbito familiar (16 meses de prisión), y en octubre de 2015 por un delito de lesiones contra Teresa (6 meses de prisión). No podía acercarse a menos de 500 metros de ella, pero Teresa no se fiaba y huyó para refugiarse en Lepe.

La Sala da por probado que aquel 2 de julio de hace cuatro años el acusado había consumido "de manera continuada cocaína, cannabis y benzodiacepinas como consecuencia de su adicción a dichas sustancias". Hizo caso omiso de "la prohibición de aproximación y comunicación con su pareja impuesta, se acercó a la misma a la altura de la avenida de Andalucía de Lepe, y con ánimo de mermar su tranquilidad y sosiego, le manifestó sacando un cuchillo "Teresa, yo ya me voy, vas a conseguir que me vaya, pero yo antes a ti te mato".

La mujer, presa del pánico, "salió corriendo y encontró a su paso un vehículo cuyo conductor, ante la demanda de auxilio de la misma, la subió en su coche". En ese momento el procesado se acercó al turismo e intentó sacar a la fuerza a la víctima. Mientras realizaba esta maniobra, le dijo que "si no lo haces conmigo, no lo haces con nadie, te tengo que quitar la vida" y exhibió otra vez el arma blanca que llevaba encima.

Ella no se lo pensó. Se dirigió a la Jefatura de la Policía Local de Lepe e interpuso una nueva denuncia contra él por amenazas. Eran las 16:30. Los agentes le ofrecieron reforzar la orden de alejamiento y trasladarla a un centro de acogida, pero Teresa rechazó la ayuda.

El asesino de la cordobesa tendrá que cumplir otros seis años de libertad vigilada cuando abandone la prisión

Solo unas horas más tarde de la misma jornada, entre las 20:00 y las 21:15, el encausado "que se hallaba bajo la influencia de las sustancias estupefacientes ya descritas, lo que mermaba gravemente su capacidad volitiva, incumpliendo la resolución judicial que le prohibía acercarse y comunicarse con Teresa acudió a la chabola donde esta residía", ubicada en el asentamiento aledaño al cementerio de la localidad. Allí fue donde la atacó.

"Sacó el cuchillo que portaba y con ánimo de acabar con la vida de Teresa le asestó diversas puñaladas en la zona paraesternal derecha, hemitórax izquierdo, costado derecho, cara anterointerna del tercio medio del muslo derecho, en la región paravertebral dorsal derecha", se detalla en la sentencia. La que le causó la muerte fue una cuchillada "a la altura del tórax, provocándole una herida esternal que continuó con trayecto que afectó a diafragma, pericardio y caja lateroposterior del ventrículo derecho" del corazón.

La sexta víctima mortal de la violencia machista en Huelva desde que existen registros (2003) era madre de dos hijos. A cada uno de ellos lo tendrá que indemnizar el procesado con 90.000 euros.

En los fundamentos de derecho de la resolución se destaca que "el acusado ha reconocido íntegramente todos los hechos que se le imputan, admitiendo su plena y consciente participación en su perpetración".

La condena de la Audiencia onubense se fija, pues, en nueve meses y un día de prisión por un delito de amenazas con quebrantamiento y otro delito de quebrantamiento en concurso con un delito de homicidio, concurriendo las agravantes de reincidencia y parentesco y la atenuante muy cualificada de drogadicción.

Por este último delito el tribunal le impone diez años, nueve meses y un día de prisión, la inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y la medida de libertad vigilada durante seis años una vez que complete la pena. No podrá ser clasificado en tercer grado antes de que cumpla la mitad de la condena, de la que ya ha dado cuenta en preventiva de casi cuatro años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios