Huelva

Adolfo Suárez Illana: "Este golpe es más perverso que el 23-F"

  • Durante la inauguración en Huelva del Forum 18, el presidente de la Fundación Concordia y Libertad del PP afirma que el proceso independentista "viene de muy atrás, con una preparación y una ejecución"

Adolfo Suárez Illana, junto a Juan José Cortés, durante un desayuno informativo en Huelva. Adolfo Suárez Illana, junto a Juan José Cortés, durante un desayuno informativo en Huelva.

Adolfo Suárez Illana, junto a Juan José Cortés, durante un desayuno informativo en Huelva. / Alberto Domínguez (Huelva)

Adolfo Suarez Illana ha afirmado hoy que el proceso independentista de Cataluña es "un golpe contra el Estado todavía más perverso que el 23-F" porque, en su opinión, sus protagonistas son personas que han sido elegidas por un pueblo para ejercer las funciones de dirección del mismo bajo un juramento de acatamiento de la Constitución.

En ese sentido, el político del PP ha asegurado (justo cuando arranca el juicio del 'procés' a los presos independentistas) que ese hecho da mayor perversidad aún a un proceso que "viene de muy atrás, con una preparación y una ejecución". 

Por lo tanto, el hijo del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha insistido en que el proceso independentista constituye "el delito más grave que se puede cometer contra la Constitución" y como tal debe ser enjuiciado. No obstante, aunque ha señalado que los hechos son muy claros y que él tiene su propia opinión, ha dejado claro que será el Supremo el que adopte la decisión al respecto. 

Durante un desayuno informativo en Huelva, con el que ha abierto la Jornada del Forum 18 (un espacio "transversal y apolítico" impulsado por Juan José Cortés, y que tiene como objetivo la divulgación de los valores democráticos y de libertad a través de ciclos de conferencias y jornadas de encuentros), el presidente de la Fundación Concordia y Libertad se ha negado a acatar que en España existan "las derechas", lo que considera una táctica de la izquierda. 

Así, ha apuntado que el PP es un partido de centro derecha liberal y heredero de la UCD; mientras que Cs "no es un partido de derechas", sino una escisión del PSC y una formación socialdemócrata que, por ejemplo, "defiende una ley de plazos en el aborto -por mucho que a Albert Rivera le cueste ahora hablar de ese tema- y no ha defendido jamás la bajada de impuestos o la retirada del Impuesto de Donaciones y Sucesiones". 

En cuanto a Vox, ha defendido que se trata de un partido constitucional, por lo que merece todo su respeto por mucho que haya gente que "se empeña en dar carnets de constitucionalismo en función de si le gustan o no las cosas". Así, ha asegurado no conocer a nadie en este país que esté de acuerdo con el cien por cien de la Constitución y "quizás por eso es la mejor de las constituciones que hemos tenido".

"Me parece una aberración jurídica el jurado popular. ¿Soy anticonstitucionalista por eso? No", ha afirmado. En este sentido, ha defendido que VOX, PSOE o el Pdecat son constitucionalistas aunque a la formación de Santiago Abascal no le guste el Estado de las autonomías, aunque el Partido Socialistas sea republicano (cuando la Constitución dice que España es un estado socialdemocrático de derecho bajo la fórmula de una monarqueía parlamentaria) y la última de las tres formaciones defienda la independencia. 

Y es que, en sus palabras, nuestra Constitución prevé que te puedas enfrentar a ella y, por lo tanto, anticonstitucionalista es quien usa los medios fuera de la Constitución no para compartir sus sueños e ideales, sino para imponerlas a los demás. 

A su juicio, el problema del país no es Cataluña, sino que la socialdemocracia se ha radicalizado y es necesario que ésta encuentre un aglutinador o un catalizador que sea capaz de ayudar a asentar ese pilar en España, "como hizo el PSOE durante la Transición". Y es que, en su opinión, este país no lo ha construido su padre o el rey, sino que se construido "entre todos y el PSOE moderado de Felipe González, Alfonso Guerra y José Luis Corcuera, entre otros, ha sido fundamental".

Por lo tanto, ha insistido en que "eso de las derechas" no existe, sino que lo que hay son partidos ante los que mostró su respeto, cada uno con su ideología, de izquierda, centro o derecha.

Debido a su formación de humanismo cristiano, ha asegurado respetar a todas las personas, si bien "no todas las ideas son respetables". "Lo único que no respeto en política es todo aquello que fomenta el odio o el enfrentamiento. Eso para mi no es respetable porque este país se ha construido y se ha basado sobre la exclusión del odio", ha afirmado. 

En este punto, ha defendido que la Transición que algunos intentan "denostar y vender como un pacto del olvido" fue todo lo contrario. Porque fue, a su juicio, un pacto sobre la viva memoria de las atrocidades que se cometieron antes, durante y después de la Guerra Civil.

Así, "se cometieron barbaridades y fue precisamente la superación en paz y esa Transición a la libertad, recordando esos horrores, lo que evitó el odio". Por ello, ha mostrado su rechazo a que después de ese abrazo y ese pacto de perdón que se dieron nuestros abuelos, "venga ahora un nieto a deshacerlo basándose en el odio". "Defendiendo con la palabra, lo que quieras. Pero con el odio, no", ha sostenido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios