Huelva

Abogados y procuradores exigen otro Juzgado de Familia para Huelva

  • Los profesionales se concentran el día 22 en Ayamonte para pedir soluciones “inmediatas” al colapso del partido judicial

Inmaculada García, Fernando Vergel, Manuel Vázquez y Gloria Espina, en la rueda de prensa de ayer. Inmaculada García, Fernando Vergel, Manuel Vázquez y Gloria Espina, en la rueda de prensa de ayer.

Inmaculada García, Fernando Vergel, Manuel Vázquez y Gloria Espina, en la rueda de prensa de ayer. / Alberto Domínguez (Huelva)

Para los abogados y procuradores de Huelva y, en especial, para los que trabajan en el partido judicial de Ayamonte, desempeñar su labor con cierta eficacia es toda una odisea. Así lo pusieron ayer de relieve en el Colegio de Abogados de Huelva, donde evidenciaron el colapso que sufre el partido judicial costero, pero también órganos capitalinos como el Juzgado de Familia, el especialista en cláusulas suelo (el recién creado Primera Instancia 8) o los tres de la jurisdicción laboral.

El vicedecano del Colegio de Abogados de Huelva, Fernando Vergel, tildó la situación ayamontina de "caótica", un partido judicial con cinco órganos totalmente desbordados y sobrecargados de trabajo donde los procedimientos se eternizan.

"¿Es lógico que por un asunto pasen tres o más jueces? Hay jueces que no deshacen ni la maleta siquiera. Es un destino no deseado, un castigo" del que la mayoría de los profesionales huye en cuanto tiene ocasión, recalca Vergel, quien agrega que esta es una situación "endémica" que se ha enquistado debido al desinterés de las administraciones por dotar de medios y de personal suficientes al quinteto de juzgados.

No obstante, a su juicio tiene solución. La más ambiciosa es "crear nuevos órganos judiciales, no muchos, un mínimo de dos, pero podría ser uno. Pero hay que dividir las jurisdicciones. Es decir, civil por un lado y la penal por otro", puesto que los órganos ayamontinos son mixtos. En este momento los asuntos tardan años en resolverse, por lo que se incumple de forma sistemática "el principio constitucional" de la tutela judicial efectiva. Para muestra, un botón. Él mismo lleva un expediente de 2016 del que a día de hoy, en febrero de 2019, "todavía no se ha celebrado ni la audiencia previa al juicio".

A día de hoy "los funcionarios son pocos y las vacantes tardan mucho en cubrirse", entre dos y tres meses. Las que se ocupan es "con personal no especializado". También se requeriría, en opinión de Vergel, una delegación permanente de la Fiscalía y del Instituto de Medicina Legal.

La decana del Colegio de Procuradores de Huelva, Inmaculada García, propone como medida más urgente la ampliación de la plantilla de funcionarios. En este sentido, el presidente de la Asociación de Abogados de Ayamonte, Manuel Vázquez, puso de manifiesto que en Huelva los órganos civiles tienen una media de diez funcionarios fijos y los de Instrucción, ocho. En Ayamonte, "con mayor carga de trabajo, la plantilla fija es de siete funcionarios, excepto en el Mixto 2, que tiene ocho porque también tiene las competencias de Registro Civil".

Con los datos del Decanato y del Consejo General del Poder Judicial en la mano, se constata que en 2017 la media de asuntos por órgano civil y penal en Huelva se cifró en 2.006. Un juzgado ayamontino soportó 3.812, prácticamente el doble. Con semejante embotellamiento, la escasez y la movilidad del personal y lo que se tarda en reponer las bajas, no es de extrañar que los juzgados onubenses resolvieran en 2017 un total de 27.000 de los 28.000 asuntos ingresados, mientras que en Ayamonte solo se cerraron 11.000 de los 17.000 expedientes nuevos.

Vázquez expuso que una demanda de Familia puede tardar en empezar a tramitarse "de seis meses a un año". Es decir, que una persona que decide divorciarse no tiene una resolución definitiva hasta un año y medio o dos años después, "lo que está generando problemas de violencia de género".

Precisamente estos delicados asuntos, los de Violencia sobre la Mujer que competen al Mixto 3, "se pueden llevar año o año y medio paralizados" si el investigado no admite los hechos y se solicita alguna diligencia. Y un desahucio "puede tardar entre un año y dos años".

Para protestar contra esta situación, abogados y procuradores se concentrarán el día 22, a las 12:00, en la escalinata del Palacio de Justicia de Ayamonte. "Si no nos dan una solución inmediata, procederemos a tomar otras medidas", sentenció el vicedecano de los letrados onubenses.

Vergel considera que, a grandes rasgos, la situación en Huelva capital es "satisfactoria", con la excepción del caos existente en los tres Juzgados de lo Social. Inmaculada García añade que el Juzgado de Familia "está absolutamente desbordado", por lo que ve "urgente" crear uno nuevo. A la espera de que el milagro se produzca, propone reforzarlo. También el de cláusulas abusivas, el Instancia 8, "colapsado desde el minuto uno porque están todas las cláusulas suelo de la provincia".

Por último, los representantes de procuradores y abogados anuncian una reunión con la nueva delegada de Justicia, María Ángeles Muriel, "con la que vamos a abordar toda la problemática".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios