Huelva

El AMPA de un colegio de Cartaya exige que los menores no compartan aula con el Centro de Adultos

  • Después de varios años poniendo de manifiesto el problema, agravado ahora por la pandemia, los padres están dispuestos a llegar "donde haga falta"

  • La Delegación afirma que trabaja con la dirección del centro y con el Ayuntamiento para una "pronta solución"

Representantes de la AMPA del CEIP Concepción Arenal de Cartaya y madres afectadas, a las puertas del centro. Representantes de la AMPA del CEIP Concepción Arenal de Cartaya y madres afectadas, a las puertas del centro.

Representantes de la AMPA del CEIP Concepción Arenal de Cartaya y madres afectadas, a las puertas del centro. / Jordi Landero (Cartaya)

Llevan ya varios años quejándose sin que por el momento se haya dado una solución a su problema. Y este curso, agravada la situación por la actual crisis sanitaria del coronavirus, aseguran que ya no pueden más, y que están dispuestas a llegar "donde haga falta".

Se trata de las madres y padres del CEIP Concepción Arenal de Cartaya, cuyos hijos se ven obligados a compartir a diario sus aulas con los alumnos del Centro de Educación Permanente de Cartaya (Ceper Beturia). Una situación que para la AMPA Aguadulce de dicho centro, pone en "riesgo" la salud de los pequeños, sobre todo porque "imposibilita" el cumplimiento del protocolo anti-covid, al que obliga la Junta de Andalucía a los centros educativos para hacer frente a los contagios por coronavirus. 

Según ha precisado a Huelva Información Pilar Fernández, presidenta de dicha AMPA, el problema radica en que con el paso del tiempo han ido aumentando tanto el número de alumnos de Infantil y Primaria, como los de la Escuela de Adultos, por lo que el colegio "se ha quedado pequeño" y las aulas "no reúnen condiciones adecuadas para los niños", a lo que añade que la situación se viene denunciando desde hace tiempo tanto en reuniones con la Delegación Territorial de Educación de la Junta en Huelva, como con escritos, y hasta con una recogida de firmas entre los vecinos de la localidad, que cuenta ya con más de 700 rúbricas.

Fernández indica que en estos momentos, sobre todo por la pandemia, los padres "estamos extremadamente preocupados porque comparten aulas y baños las personas adultas, que asisten a clase en horario de tarde, con los menores que acuden al colegio por la mañana". En este sentido añade que "pese a que desde el Ayuntamiento se está haciendo un esfuerzo en materia de desinfección, ésta nunca queda garantizada al cien por cien". A ello se une, prosigue, que "los niños tienen que llevarse a casa todos los días el material de clase para evitar que sea compartido".

Igualmente preocupa a los padres que "por el interior del centro transiten adultos y menores, cuando los padres tenemos que solicitar cita previa para poder acceder a las instalaciones

También se queja la AMPA por el mobiliario de las aulas, el cual a su juicio "no es apto para ser compartido por adultos y menores, especialmente por las medidas de las mesas y las sillas".

Por otra parte, según explica Fernández, el Ayuntamiento de Cartaya les comunicó el pasado mes de agosto haber encontrado y puesto a disposición de la Delegación de Educación unas instalaciones a las que trasladar el Centro de Adultos, concretamente el antiguo edificio de la Escuela de Empresas de Cartaya, donde incluso se han llevado a cabo unas obras de adecuación por parte del Consistorio, "pero el problema radica ahora en que al parecer, dicho edificio no reúne condiciones en materia de accesibilidad y evacuación, por lo que el traslado se ha parado y nosotros seguimos teniendo el mismo problema".

Otra cuestión que para la AMPA "ha agravado aún más la falta de espacio que venimos poniendo de manifiesto desde hace años", es que este curso se ha asignado al centro, lo cual aseguran "acoger con mucho gusto", un aula específica para niños con necesidades especiales.

Yolanda Cejudo e Inma Moreno son algunas de las afectadas por esta situación, al ser madres de dos alumnos de Sexto A y Cuarto B, respectivamente, que son dos de las tres aulas obligadas a compartir espacio con los adultos del Centro de Educación Permanente. En declaraciones a este rotativo han manifestado su "especial preocupación porque pensamos que la actual situación de pandemia no es la más adecuada para que los niños tengan que compartir clase", lo cual asegura que "lleva ya muchos años sucediendo", por lo que aseguran que este curso están "más indignadas que nunca". Y es que "si hay que cumplir unos protocolos covid, en nuestro caso no se está cumpliendo nada porque están compartiendo el mismo espacio burbujas que nada tienen que ver unas con otras". 

Por todo ello, y para "reivindicar una solución inmediata", la AMPA está dispuesta a emprender acciones de protesta en los próximos días, no descartando concentrarse a las puertas de la Delegación de Educación, no llevar a los alumnos al colegio o solicitar educación on line y no presencial para los adultos hasta que se resuelva definitivamente su traslado.

Por su parte, y consultada por este periódico, la delegada territorial de Educación en Huelva, Estela Villalba, ha precisado que es un tema en el que "estamos trabajando desde el curso pasado tanto con la AMPA como con la dirección del centro, así como desde antes del verano con el Ayuntamiento de Cartaya".

Y es que según ha precisado, "son los ayuntamientos los que tienen que poner los espacios para el desarrollo de este tipo de enseñanza para personas adultas a disposición de la Junta" a lo que añade que le "consta" que el de Cartaya "lleva todo el verano intentando adaptar un espacio, donde ha realizado unas reformas y al que hemos enviado un técnico para revisar sus deficiencias", pero que según prosigue "tiene algún problema de accesibilidad sobre el que estamos trabajando, y espero que ese espacio esté pronto disponible, para lo que nos vamos a reunir pronto con el Ayuntamiento de Cartaya".

La delegada también reconoce que la solución "tendría que haber estado al comienzo del curso", por lo que afirma "entender perfectamente a las familias ya que no es lo deseable que se estén compartiendo espacios, aunque no horarios". No obstante, concluye, "hace ya muchos años que se acordó que la sede del Centro de Educación Permanente estuviese en este centro", cuando "la situación educativa de Cartaya era otra, y ahora las necesidades de escolarización han cambiado y el colegio necesita disponer ya de todos sus espacios para las enseñanzas de Infantil y Primaria, por lo que espero que pronto tengamos una solución".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios