Elecciones generales

Susana Díaz planta cara a las listas que Pedro Sánchez quiere para el 28-A

  • La dirección de Sevilla no ha incluido en su propuesta oficiosa a la ministra María Jesús Montero

Pedro Sánchez, este lunes en Granada, junto a su alcalde. Pedro Sánchez, este lunes en Granada, junto a su alcalde.

Pedro Sánchez, este lunes en Granada, junto a su alcalde. / Pepe Torres/EFE

Comentarios 11

No hay paz entre la dirección del PSOE y Pedro Sánchez. Ahora el motivo es la elaboración de las listas para las elecciones generales del 28 de abril. La dirección del PSOE de Sevilla no ha colocado ni a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ni al delegado del Gobierno, Alfonso Gómez de Celis, ni a ningún otro pedrista en la propuesta oficiosa de lista que está haciendo llegar a sus agrupaciones locales. Así lo ha confirmado un miembro de la Ejecutiva andaluza. En Cádiz también hay oposición para incluir al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Esto no quiere decir que estos dirigentes no vayan a estar, definitivamente, en estos puestos, porque las asambleas que se celebran este lunes y martes pueden incluir nuevos nombres y, en último término, la palabra la tiene el comité federal de listas.

El asunto de la disputa entre la dirección susanista y quien es el candidato a la Presidencia del Gobierno no es una más, ya que revela la desconfianza del secretario general ante los diputados que propone Andalucía. El temor de Pedro Sánchez es que, pasadas las elecciones generales, los socialistas andaluces en el Congreso puedan volver a liderar una rebelión contra él si los resultados no son buenos.

Pedro Sánchez desea un "grupo compacto" y entiende que él, como principal candidato, es quien debe tener la palabra, tal como Ferraz dejó a Susana Díaz que ella elaborase las listas con las que concurrió a las elecciones andaluzas del 2 de diciembre. Además de ello, Sánchez ha propuesto que los ministros encabecen las nóminas provinciales. María Jesús Montero, por Sevilla; Luis Planas, por Córdoba; José Guirao, por Almería, y Fernando Grande-Marlaska, que sería cunero por Cádiz. 

Pero los deseos de Sánchez no están encontrando receptividad en el PSOE andaluz. El sistema de elección de los nombres de las listas es complejo, porque en su base es ciertamente confuso. Son las asambleas locales los que votan sobre un listado que se compone por propuestas de los militantes o de la dirección; con esa información, los comités provinciales, que se reúnen el próximo jueves, elaboran una lista que envían a la dirección regional. Ésta las reúne y las envía, a su vez, al comité federal de listas, que está capacitado para introducir cambios. Este comité se reúne el 15 de marzo.

Uno de los leales a Sánchez ha explicado cómo se siente "engañado": "Lo que había quedado claro es que la dirección andaluza hacía las listas de las autonómicas y nosotros no entrábamos en conflicto, de modo que después nosotros estaríamos en las generales, es lo que explicaron a Ábalos". En efecto, el secretario de Organización del PSOE había sacado, como conclusión, que Susana Díaz le dejaría a Sánchez confeccionar estas listas.

Además de los ministros, los pedristas confían en que Alfonso Gómez de Celis, el sevillano Francisco Salazar y el malagueño Ignacio López, éstos dos últimos cargos en el Gobierno central. 

La dirección susanista desea que se mantengan en las listas algunas de las personas que lideraron la rebelión contra Pedro Sánchez en la anterior dirección, caso de Miguel Ángel Heredia, Antonio Pradas y Micaela Navarro. Es posible que el PSOE andaluz convoque un comité director para refrendar las listas, aunque no sea necesario, de modo que su posición sea más compleja de cambiar por el comité federal de listas.

     

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios