Huelva, tu destino

Fernando Trueba: "Debemos pelear por el cine de autor"

  • El director, que ha recibe el máximo galardón honorífico del Festival onubense, hace un alegato por el cine de autor, los directores iberoamericanos y la vuelta a las salas.

  • "Gracias a las plataformas digitales llegamos a más gente, pero el placer de ver cine en pantalla grande no se compara con nada", asegura.

Fernando Trueba recibe el Premio Ciudad de Huelva del Festival de Cine

Fernando Trueba recibe el Premio Ciudad de Huelva del Festival de Cine / Rafa del Barrio

El director Fernando Trueba ha recibido el Premio Ciudad de Huelva de la 47 edición del Festival de Huelva de Cine. Un homenaje que el Iberoamericano ha querido rendir al afamado cineasta por su intachable trayectoria. “Hablar de Fernando Trueba es hacerlo de un gran cineasta de nuestro país, por lo que para el Festival supone un inmenso honor poder entregar nuestro Premio Ciudad de Huelva a un director de su trayectoria”, ha asegurado el director del certamen onubense, Manuel H. Martín.

El director de cine recibía así el máximo galardón honorífico del Festival de Huelva en la gala de clausura celebrada anoche en el Gran Teatro.

Trueba ha sido reconocido en nuestro país con multitud de galardones, como el Premio Nacional de Cinematografía (2015). Cuenta con más de 30 títulos como director, entre ellos ‘Belle Époque’, con la que ganó el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa; ‘La niña de tus ojos’, ganadora de siete Premios Goya; ‘Chico & Rita’, Premio del Cine Europeo a la Mejor Película de Animación; o la reciente ‘El olvido que seremos’, con cinco Premios Platino. En total, sus películas han sumado 69 nominaciones a los Goya y sus protagonistas y técnicos han subido a recibir el premio en 32 ocasiones.

Fernando Trueba posa en el Muelle de la Rio Tinto Fernando Trueba posa en el Muelle de la Rio Tinto

Fernando Trueba posa en el Muelle de la Rio Tinto / Rafa del Barrio (Huelva)

-¿Qué significa para usted el homenaje que le brinda el Iberoamericano?

-Me siento agradecido. Me parece que tiene un cierto sentido por la cantidad de películas que he hecho por todo el mundo y especialmente en Colombia, Chile, Brasil, Cuba, Estados Unidos... es lógica mi presencia en un Festival de cine como este.

-Tan vinculada ha estado su carrera a este cine que recientemente ha recibido el Goya a la Mejor Película Iberoamericana por 'El olvido que seremos' (Colombia)

-Ha sido una experiencia muy bonita a nivel humano, cinematográfico, a nivel vital... es uno de esos rodajes que nunca voy a olvidar. A raíz de esta película he acabado con muchos amigos en Colombia. Ahora tengo a mucha gente allí. Se han creado lazos muy fuertes con mucha de la gente que interviene en la película. Desde Héctor Abad, el autor del libro que ya es como de la familia, hasta actores, productores, la gente del equipo... ya son parte de la vida.

-¿Cree que el cine Iberoamericano está adquiriendo cada vez más peso en nuestro país?

-Yo creo que todavía no es lo suficientemente visible. Hace falta que se empuje mucho más. Creo que se hace un cine muy interesante en latinoamérica, tanto de ficción como documental, y que está lleno de directores y directoras jóvenes. Es muy crítico y mira mucho a las realidades de estos países que son muchas y muy variadas, a veces demasiado duras. Es un cine que tiene una importancia muy grande como testimonio y como crítica de la realidad.

-Pero es un cine que no llama la atención. La gente sigue prefiriendo lo comercial

-Estamos en un momento muy difícil. Primero, se da muy poca información. Se habla muy poco del cine de autor y en cambio estamos bombardeados todo el rato por el cine comercial. Nos bombardean y nos lo meten hasta por las orejas, hasta cuando vamos a comprar la comida o llevar a los niños al colegio. En cambio, el cine de autor, que para mí es el más interesante, como que cuesta más que hablen de él y que los medios le den protagonismo.

Sale una película americana de un superhéroe y acto seguido se publican páginas y páginas hablando de lo mismo. Y es algo que no deja de ser una bobada infantiloide. En cambio, del cine más interesante no se habla. Creo que ha sido así siempre pero ahora es más exagerado. Ha habido una especie de 'hooliganización', nos quieren convertir en meros consumidores en vez de ciudadanos educados, críticos y con opinión propia. Es como si quisieran lavarnos el cerebro y hay que pelear por el cine de autor. Un cine que tiene de todo: bueno, malo, divertido... como el cine comercial, que tiene también películas muy buenas. A veces.

Fernando Trueba, Premio Ciudad de Huelva del Iberoamericano Fernando Trueba, Premio Ciudad de Huelva del Iberoamericano

Fernando Trueba, Premio Ciudad de Huelva del Iberoamericano / Rafa del Barrio (Huelva)

-¿Qué le parecen las plataformas digitales como nueva forma de consumir cine?

-Gracias a las plataformas llegamos a gente que no puede ir al cine o donde no hay cine. Ahora bien, el placer de ver cine en pantalla grande y rodeado de gente no se compara con nada.

-¿Cree que son las causantes de la apatía del público y la razón por la que no se llenan las salas?

-Yo creo que hay gente que todavía no se ha atrevido a volver a las salas. Tengo un amigo escritor que iba cada viernes con su mujer y desde la pandemia no ha pisado un cine. Escuchas eso y te quedas muy preocupado porque esa actitud dice mucho de donde estamos. Pero yo creo que volverán, lo que se tiene es que normalizar la situación. 

-¿Qué le diría a las nuevas generaciones que quieren apostar por hacerse un hueco en el mundo del cine y que le ven como espejo en el que mirarse?

-Yo siempre les digo que hagan cine con pasión y con amor porque esto no es una profesión, es un modo de vida. Algo que tienes que amar profundamente. Si te lo tomas de manera fría no tiene interés. Al cine hay que amarlo. Los grandes, desde Chaplin hasta Spielberg han sido personas que amaban lo que hacían, que daban la vida por su pasión y creían en ello. Y cuando han dejado de creer en lo que hacían sus películas han sido peores.

-Y usted sigue amando el cine. ¿Puede adelantarnos algo de sus nuevos proyectos?

-Tengo demasiados proyectos. No sé si los conseguiré hacer todos: películas de ficción, otra de suspense, otra de animación, varios documentales en los que estoy trabajando... a ver si tengo financiación y salud para poder llevarlos a cabo. 

-¿Alguna pincelada de lo más próximo?

-Lo más próximo es la película de animación que estoy haciendo con Mariscal (con quien hice 'Chico y 'Rita') y ahora estamos haciendo una película que se llamará 'Mataron al pianista', en la que se mezclan el thriller, el documental, la música, la animación... es una película bastante curiosa. Estoy muy contento porque al margen de que funcione o tenga éxito, no la he visto. Y eso ya es mucho porque hoy en día nos pasa que, en general, cuando vemos una película pensamos que ya la hemos visto.

-Usted pone el alma y el corazón en cada uno de sus trabajos. Se puede decir que hace lo que le apetece en el cine y eso le ha llevado a cosechar los reconocimientos más importantes a nivel nacional e internacional ¿Se considera una persona con éxito? 

-Para mí el éxito es hacer lo que tú de verdad quieres, vivir confortablemente de ello e incluso, en el camino, poderle echar una mano a alguien. Yo creo que en el fondo ese es el éxito para todo el mundo. El poder vivir de algo que te gusta y hacerlo disfrutando.

-¿Supo que quería ser cineasta desde que era niño?

-No. Cuando era niño yo primero quería ser pintor. Luego escritor. Después escritor y pintor, hasta que de repente se cruzó el cine.

-¿Cómo?

-Hoy en día los niños tienen muchas formas de divertirse con la tecnología. Pero cuando yo era pequeño el cine era una diversión muy barata y la más espectacular de todas. Te metías en una sala de cine y te ibas a otro mundo. A un mundo de color y aventuras. Nos encantaba a todos. Pero en un momento determinado, a través de una serie de películas, descubrí que el cine era más que diversión o un lugar para esconderte cuando hacías pellas del colegio. Cuando vi 'El pequeño salvaje', de Truffaut, de repente dije ¡Esto es lo que yo quiero hacer! Me di cuenta de que hacer películas era maravilloso. Era un niño. Tenía solo 15 años pero empecé a soñar con hacer películas algún día.

-¿Fue fácil?

-Debo decir que tuve mucha suerte. No sé si fue fácil o difícil. Supe adaptarme a la realidad y nunca dejé pasar las oportunidades. ¿Sabes qué pasa? Cuando estás siempre al pie del cañón y permaneces pegado a la vía del tren tarde o temprano termina pasando. Ahora, si no estás y te distraes y te vas a otro sitio, cuando tienes que cogerlo ya ha pasado. Y eso es una putada porque a veces vuelve a pasar pero otras veces ya no es lo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios