Duatlón

Los nuevos retos de Emilio Martín

  • El onubense, bicampeón del mundo de duatlón, tiene previsto competir esta temporada en el Mundial que se celebrará en Pontevedra el 27 de abril y en el Europeo que se disputará el 30 de junio en la ciudad rumana de Târgo Mures

Emilio Martín se ajusta una zapatilla antes de iniciar un entrenamiento. Emilio Martín se ajusta una zapatilla antes de iniciar un entrenamiento.

Emilio Martín se ajusta una zapatilla antes de iniciar un entrenamiento. / Alberto Domínguez (Huelva)

Comentarios 0

Emilio Martín, el mejor duatleta español de la historia, está comenzando su preparación para la próxima temporada, en la que tiene marcadas en rojo en el calendario dos fechas: la del 27 de abril, día en el que se celebrará en Pontevedra el Campeonato del Mundo de duatlón, y la del 30 de junio, cuando se dispute en la ciudad rumana de Târgu Mures el Europeo de la especialidad.

“Ahora estoy realizando diversas competiciones de atletismo, pero la preparación realmente está enfocada al duatlón”, asegura el onubense, quien tiene “buenos recuerdos de Pontevedra, aunque tengo una espinita clavada cuando quedé tercero en el Mundial de 2014 y creo que podía haber estado un poquito más adelante, pero bueno. También fui allí campeón de España en 2013”.

El circuito previsto para la prueba “es bastante similar al que ya conozco; en el tramo de ciclismo hay alguna pequeña modificación o mejor dicho ampliación, pero casi el 85 o el 90% es el mismo, y el de carrera a pie la verdad es que no lo he mirado aún detenidamente, pero eso no me preocupa. Sé que es por las calles del centro de Pontevedra e imagino que será muy similar al otro”.

Mundial y Europeo son los dos grandes objetivos “de la primera parte de la temporada. Luego no sé si correré el Campeonato de Europa de duatlón de media distancia, que es el 12 de mayo en Viborg (Dinamarca). Pero no sé si iré o no a esta competición, que es de menor importancia. Según vaya la temporada y las ganas que tenga iré o no”, indica.

El onubense compagina sus entrenamientos con el cuidado de sus dos hijos pequeños

Martín tiene un palmarés envidiable. A sus 36 años ha conquistado dos medallas de oro en los Mundiales de Nancy (Francia) en 2012 y Adelaida (Australia) en 2015 en la distancia olímpica: diez kilómetros de carrera a pie, 40 en bicicleta y otros cinco pedestres. También atesora tres preseas de plata (en Cali, Colombia 2013, Avilés 2016 y Penticton, Canadá 2017) y otra de bronce (Pontevedra 2014) en citas individuales mundialistas, además de otras tres medallas en el Europeo, oro en Soria (2017), plata en Alcobendas (2015) y bronce el pasado año en Ibiza. Su currículum se completa con seis títulos de campeón de España de duatlón en carretera y otros dos de duatlón cross, además de un oro y una plata en pruebas mundialistas de relevos mixtos.

Emilio Martín posa en la fachada del Estadio Iberoamericano de Atletismo que lleva su nombre. Emilio Martín posa en la fachada del Estadio Iberoamericano de Atletismo que lleva su nombre.

Emilio Martín posa en la fachada del Estadio Iberoamericano de Atletismo que lleva su nombre. / Alberto Domínguez

El campeón onubense y su mujer, la fisioterapeuta y atleta Alba López, tienen dos niños pequeños. El mayor, Olmo, de cuatro años y cinco meses, y la pequeña Martina, que cumplió un añito el pasado 12 de febrero. A la pregunta de cómo saca tiempo para entrenar responde que “es mi trabajo. Hay días que me cuesta un poco más ya que mi mujer por suerte también tiene bastante trabajo y hay que organizarse. Es verdad que ahora los entrenamientos son diferentes a cuando no tenía niños o a cuando sólo teníamos a Olmo. Sobre todo echo en falta poder hacer alguna concentración y demás. El problema es principalmente cuando los niños se ponen malos si no, las cosas van un poco rodadas. Realmente yo no cambio el tener más tiempo por no estar con los niños. Ha sido una decisión que tomamos siendo conscientes de ella, meditada. Sí es cierto que no hace mucho había semanas en las que dormía una media de cinco horas diarias. Lo que más echo en falta es el descanso total. Tengo tiempo para entrenar, pero no para descansar lo que me gustaría”, explica.

Llegó a plantearse preparar pruebas de triatlón, pero “por ahora nada. He visto un filón con el tema del maratón y yo lo que quería era buscar otras alternativas al tema del duatlón, porque no me estaba motivando lo suficiente últimamente. En el triatlón para tener un nivel medianamente aceptable en el agua tendría que llevarme dos o tres años nadando prácticamente cinco o seis días a la semana y realmente no tengo tiempo para eso. Además dentro de dos o tres años tendré 38 o 39 y probablemente con esa edad no tendré ganas de seguir compitiendo, sino de retirarme y ponerme con otras cosas. Entonces sigo nadando algún día a la semana y seguiré haciendo algún triatlón, como el Desafío Doñana, o uno en Huelva, en Punta Umbría o en Sevilla, en algún sitio cercano, pero sin grandes objetivos. Simplemente hacer un entrenamiento de calidad y pasármelo bien”.

Sus entrenamientos para el Mundial de Pontevedra son “similares a los de otros años. Sigo las instrucciones de mi entrenador, Iván Muñoz. Seguiremos la misma dinámica, con cinco o seis sesiones de carrera a la semana, otras tantas de bici, un par de ellas de fuerza metiendo dos días de series intensos tanto de una modalidad como en la otra y un día de transiciones con bici y carrera”.

Buscando nuevas motivaciones el año pasado decidió enfocar su preparación al atletismo (él había competido muchos años en la prueba de 1.500), aunque en esta ocasión con carreras de mayor distancia. “Lo hago porque me viene bien como entrenamiento para el duatlón, porque me ayuda a mantener la motivación y por satisfacción personal, no porque me aporte algún beneficio económico”, comenta. Así, en diciembre se estrenó en un maratón logrando en Valencia un espectacular tiempo de dos horas, 17 minutos y 22 segundos, cerca al del récord provincial de Huelva que tiene Juan Barón desde hace más de 33 años (2:15:25). “No me planteo batirlo, sólo mejorar mi marca y hacer el mejor tiempo posible. Si todo se me da bien quizá pueda estar rondando las 2 horas 14, minuto arriba o abajo”.

El pasado 10 de febrero, en Barcelona, completó la media maratón en 1:05:54. “Dadas las circunstancias y el momento de la temporada en la que corrí está bien. Después de Valencia estuve descansando un par de semanas y llevo poco tiempo entrenando todavía con vistas a estar fuerte en marzo y abril. Es normal que no estuviera todavía a tope pero es una buena marca para como estaba”.

"Las competiciones de atletismo que estoy realizando ahora están enfocadas al duatlón", destaca el gran campeón onubense

Otro de sus retos son los 10.000 metros. “El próximo día 16 de marzo en Laredo (Cantabria) hay una buena carrera de 10.000 en ruta. Voy a intentar hacer una buena marca. A ver si hace un buen día y las cosas acompañan para acercarme a 29:15, que inicialmente era mi objetivo, aunque como los entrenamientos no van como yo quería tendré que conformarme con un objetivo un poco menos ambicioso. A ver si puedo bajar de 29:40, o así, a no ser que cambien mucho las cosas de aquí al día 16”.Con la edad ha ido adquiriendo experiencia y con la humildad que le caracteriza dice que “tengo un palmarés que supera con creces todo lo que esperaba conseguir dentro del duatlón y todo lo que venga será bien recibido, pero no me voy a estresar mucho más porque aparte tampoco recibo a cambio unas ayudas y unos beneficios como para poder presionarme yo mucho más. Si yo ganara todos los años 300, 400 o 500.000 euros pensaría de otro modo, pero la verdad es que no tengo que rendir cuentas casi con nadie”.

Entre las ayudas que recibe muestra su agradecimiento “a la Diputación de Huelva, como siempre, porque si no fuera por la Diputación no podría seguir dedicándome a esto; a Ferrer Hotels que aunque este año hemos terminado el acuerdo que teníamos con ellos en cuanto al patrocinio del club y demás pero los dos años que hemos estado se han portado bastante bien con nosotros en muchos aspectos, no sólo en lo económico porque el trato ha ido mucho más allá; ahora ha entrado otra empresa que se llama Vital World Hotels, que es de alguien que trabajaba en Ferrer y se ha separado de ellos y sigue colaborando, y luego de una empresa onubense que este año se ha sumado al proyecto que es Gestia, una constructora, el concesionario Adarsa Sur y fisioterapia Alba López. Además hay otra gente que colabora con diverso material deportivo y su ayuda siempre es bienvenida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios