Fútbol | División de Honor

El Cartaya, un alma en pena ante el Guadalcacín (0-0)

  • El conjunto onubense ofrece su peor versión y no tira a puerta en toda la segunda parte

El Cartaya, en la imagen en un partido de esta temporada, no supo salir de la presión rival. El Cartaya, en la imagen en un partido de esta temporada, no supo salir de la presión rival.

El Cartaya, en la imagen en un partido de esta temporada, no supo salir de la presión rival. / Josué Correa

El Cartaya ofreció su peor versión y no pudo pasar del empate sin goles ante el Guadalcacín.

Hay momentos en los que uno tiene que ser consciente de la responsabilidad que tiene que asumir. En la vida y el deporte si se dedica a alguna actividad deportiva. Y más cuando estás remunerado por ello y defiendes una camiseta y un escudo, una historia, en definitiva. Sean tan amables de situarse en el fútbol, en el Cartaya, claro favorito al protagonismo y se le está yendo la vida por la boca porque no acaba de asumir lo que representa. Ha sido hoy, pero pudo ser cualquier otro día. Precisamente hoy, ante el Guadalcacín, después de conocer casi todos los resultados que por cierto le favorecían en caso de triunfo ante el conjunto jerezano, el equipo de Nogueira fue un alma en pena.

Tras el gatillazo en La Palma, se esperaba reacción y, porqué no decirlo, asomaba el rival idóneo, al que bailó en la primera vuelta aunque salió derrotado por esos accidentes que te deja el fútbol. El Guadalcacín se presentó tímido y acabó el partido en el área del Cartaya. Ni en sueños.

El caso es que hay que valorar muchas cosas, como por ejemplo que la plantilla, en vez de reforzarse se ha debilitado. A saber. Abu, Rosalvo, Leo, Kata y Ordóñez, por mencionar a los que más llamaban la atención ya no están. El equipo se ha quedado sin extremos, no tiene delantero que marque diferencias y el banquillo no aspira, de momento, a meter en apuros a los supuestos titulares. Así es imposible.

Para colmo, al contrario que en la mayoría de los partidos, esta vez no tuvo juego ni ocasiones ni por supuesto gol. A ello hay que sumar que ni tan siquiera tuvo alma, corazón para empujar. Es más, el partido murió en el área del Cartaya con la gente llevándose las manos a la cabeza al no entender el desenlace.

Como pueden observar, ni una palabra del partido en sí. No merece la pena escribir de algo que no existió. Ahora mismo hay mucha desazón porque el panorama no es el más halagüeño. Queda Liga. Cierto. Pero venimos diciendo que queda vida desde hace tiempo y la vida se va sin remisión. Todo lo que rodea al Cartaya a este punto y hora es una terrible incógnita. Se le pregunta al entrenador por los refuerzos y se encoje de hombros. Lo que queda claro es que con lo que hay no da para aspiración posible a no ser que la plantilla se haga un lifting y se ponga pómulos y labios que llamen la atención de nuevo.

Al técnico no le gusta hablar de finales y la que asoma, ante el líder Castilleja es una en toda regla. Y no solo por lo que representa perder o ganar, sino porque puede marcar la temporada en el mes de febrero.

Disculpas por no desempeñar aquí lo que fue el partido. No hubo fútbol ni actitud ni corazón y por lo tanto no hubo partido. Solo un simulacro infumable e imperdonable.

FICHA TÉCNICA

Cartaya: Simón, Manuel, Novoa, Zamorano, Franci Ruiz, Mario, Pereira (Marcos), Lolo (Javi Ordóñez), Díaz, Pitu (Benítez) y Sebas.

Guadalcacín: Marcos, Pablo Benítez (Selu), Benítez, Domínguez, Roldán, Joao, Fernando, Copero (Diego), Marín (Ramírez), Juanjo (Gil), Iglesias (Pablo).

Árbitro: Caro Márquez, de Sevilla. Amonestó por los locales a Manuel, Novoa y Pereira y por los visitantes a Marín y Diego.

Incidencias. Unos 300 espectadores.

RESULTADOS

CLASIFICACIÓN

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios