Fútbol | División de Honor

Álvaro Pereira y Sebas dan un triunfo de tranquilidad al Cartaya (2-1)

  • El Espeleño apenas inquietó aunque sumó incertidumbre al final al marcar en el m. 70

Los capitanes de ambos equipos se saludan en presencia del trío arbitral. Los capitanes de ambos equipos se saludan en presencia del trío arbitral.

Los capitanes de ambos equipos se saludan en presencia del trío arbitral. / Atlético Espeleño twitter

El Cartaya consigue un triunfo vital sobre el Atlético Espeleño (2-1) rompiendo así una racha de cinco partidos sin ganar, y además continúa imbatido en casa.

Importaba romper la dinámica, por encima de cualquier otra cosa. No importaba el estilo, ni la pizarra, ni tan siquiera las formas. Porque hay ocasiones en la vida que lo único que importa es volver a la vida. Y ello se fue el conjunto local desde el minuto uno.

Dibujo de apreturas, sin dejar resquicio entre líneas y sin lugar para que el Espeleño, que comparecía casi en la misma urgencia, pudiera pensar. Así que todo era amontonado, en torno al centro del campo, con el propósito de no cometer errores condenatorios. Así la apuesta, todo era un ir y venir sin sustancia alguna, por lo que el fútbol, o algo parecido, se limitaba a 30 metros, todos en torno al centro del campo, sin pisar las áreas.

Y así, en medio de ese escenario, fueron ellos los primeros en avisar con una cesión de Franci Ruiz que se quedó corta, de cabeza, para que tuviera que salir Simón a despejar fuera del área. A reglón seguido el protagonismo fue para el Cartaya, que alertó a los cordobeses con un chutazo desde fuera del área que se marchó alto. Poco después, el que ponía a prueba al portero del Espeleño era Álvaro Pereira. La agarró desde fuera del área y el guardameta cordobés repelió como pudo. Dos avisos y serios que serían el preámbulo de lo que estaba por suceder. De nuevo Pereira, desde la frontal, agarraba uno de esos chutazos que llevan escrita la palabra gol y el mediocampista la metió por toda la escuadra. Minuto 27 de partido.

Como ven, todo acontecía desde la distancia, de tiros desde fuera, porque el fútbol no era posible por la presión y por el estado resbaladizo del campo. Y así se llegó al tiempo de intermedio, con el Cartaya dando sensaciones de superioridad por sus acciones a la hora de acercarse al portero visitante.

Sebas se reivindicó con el tanto y con los gestos, olvidándose de las 20 ocasiones que no convirtió en los partidos anteriores

El comienzo de la segunda parte no varió las sensaciones. El Espeleño quería pero no podía y el Cartaya disfrutaba de su ventaja pero sin dejar de lado aumentarla para quedarse cerca de la sentencia. Y lo logró a la hora de partido por medio de Sebas, que se reivindicó con el tanto y con los gestos, olvidándose por completo de las veinte ocasiones que no convirtió en los partidos anteriores y que las hubiera empujado un infantil. El caso es que el Cartaya lograba lo que estaba mereciendo. Y el resultado era producto de su mayor ímpetu y acierto sobre un contrario que a ese punto no había puesto a prueba a Simón, espectador de lujo en el partido.

Saboreaba el triunfo el conjunto rojinegro cuando a los 70 de partido, un cabezazo de Barto puso emoción e incertidumbre (2-1). El gol del delantero impulsó al Espeleño pero no descompuso al Cartaya, que siguió creyendo en sí mismo y eso le condujo al triunfo, para dejar atrás las penas y las dudas.

Debutó el brasileño Rosalvo, con buenas sensaciones y antes del partido hubo actos reivindicativos haciendo alusión a la Violencia de Género. Se leyó un manifiesto por parte de la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Cartaya, Isabel Orta y en presencia del alcalde, Manuel Barroso, todo el campo gritó ‘Ni una más’.

Resucitó el Cartaya y ahora, rota la racha, deben llegar nuevos tiempos para poder recuperar la sonrisa. San José de la Rinconada espera. Y allí debe superar la otra cuesta pendiente, ganar por primera vez fuera de casa.

FICHA TÉCNICA

Cartaya: Simón, Benítez (Aitor), Novoa, Zamorano, Franci Ruiz, Mario, Sebas (Leo), Álvaro Pereira (Feria), Lolo, Ceada (Pitu) y Rosalvo.

Espeleño: Sillero, Tena (Jesús), Osuna, Polaco, Domingo (Ernesto), Bono (Rafaelillo), Cortés (Gómez), Vega (Figueroa), Antolín, Guti (Cantero) y Barto.

Árbitro: Cintado Fernández, de Sevilla. Bien en líneas generales. Amonestó por los locales a Benítez y Franci Ruiz y por los visitantes a Bono, Vega, Antolín y Cantero.

Goles: 1-0 m. 27 Pereira; 2-0 m. 60 Sebas; 2-1 m. 70 Barto.

Incidencias: Unos 500 espectadores. Antes del partido se llevó a cabo la lectura de un manifiesto en la lucha contra la Violencia de Género.

RESULTADOS Y CLASIFICACIÓN

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios