La investigación judicial del brote de listeriosis

La UCO investiga que Magrudis conocía el brote desde febrero

  • La juez entrega a los agentes el informe de la empresa que avala que un lote de productos de esta empresa dio positivo por listeria seis meses antes de acordarse la alerta sanitaria

Una furgoneta del Ayuntamiento de Sevilla frente a la fachada de la sede de Magrudis. Una furgoneta del Ayuntamiento de Sevilla frente a la fachada de la sede de Magrudis.

Una furgoneta del Ayuntamiento de Sevilla frente a la fachada de la sede de Magrudis. / EFE

La Unidad Central Operativa (UCO) de Medio Ambiente de la Guardia Civil investigará por qué Magrudis no informó de la infección de listeriosis en un lote de sus productos en febrero pasado, cuando fue detectado por un laboratorio, y esperó a que se decretara la alerta sanitaria en el mes de agosto.

La juez de Instrucción número 10 de Sevilla, Pilar Ordóñez, que investiga el brote de listeriosis, tiene ya en su poder el informe del laboratorio Microal que confirma que la empresa Magrudis conocía desde el pasado mes de febrero que un lote de productos que comercializaba bajo la marca La Mechá habían dado positivo en listeria y a pesar de ello continuó vendiéndolos hasta que se produjo la alerta sanitaria, en el mes de agosto.

La instructora, en el auto que admitió recientemente la querella presentada por la asociación de consumidores Facua, acordó la entrega de dicho informe –recibido el día 10– a los agentes de la UCO de Medio Ambiente, a los que ha encargado la investigación del brote que ha provocado ya la muerte de tres personas y ha afectado a otras 216.

El administrador y el gerente de Magrudis Sandro José Marín Rodríguez y José Antonio Marín Ponce aseguraron en agosto pasado que ninguno de los análisis que encargaron antes de que se decretase la alerta alimentaria habían dado positivo.

El 18 de febrero de este año Magrudis presentó en el laboratorio Microal –una empresa de control de calidad e investigación fundada en 1983 y que está especializada en el sector agroalimentario y medioambiental– dos muestras de su carne mechada para la realización de sendos ensayos analíticos microbiológicos con el objetivo de determinar si tenían presencia o no de salmonela y listeria. El 22 de febrero, el laboratorio Microal comunicó por correo electrónico a Magrudis que una de las muestras había dado positivo en listeria.

El gerente de Microal, Mariano Barroso, ha explicado a la agencia Efe que se informó a Magrudis de había listeria, pero “no de cuánta cantidad había”, porque para eso “hay que hacer otra analítica” que la empresa que vendía La Mechá no encargó. Barroso ha añadido que el laboratorio no tiene la obligación de informar a las autoridades porque en su trabajo “no es raro encontrar bacterias”.

En este caso, el problema está en la cantidad de estas bacterias que se detecta. “El límite legal es de 100 unidades formadoras de colonia (UFC) por gramo. Según lo que dice el laboratorio del Ayuntamiento, yo nunca he visto una contaminación así en la vida”, agregó el gerente de Microal, que recordó que entregó por propia iniciativa el informe a la juez, una vez que conocieron que se había abierto la causa. “Cuando hemos visto el alcance del problema y sabiendo que ya había resultados en febrero, quisimos hacérselo llegar al responsable de la investigación”.

La juez ha abierto la investigación por delitos contra la salud pública y lesiones, mientras que Facua ha pedido que Magrudis SLU y sus hasta el momento dos responsables sean investigados además por delitos de aborto y homicidio.

La instructora sigue recibiendo denuncias de afectados y, en concreto, cuenta con otras dos querellas de vecinos de San Juan de Aznalfarache y Alcalá de Guadaíra que han denunciado a Magrudis y que consideran a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Sevilla responsables civiles subsidiarios de un delito de lesiones por imprudencia grave y de otro contra la salud pública.

Dos nuevas querellas de afectados

Según informa Europa Press, estas dos nuevas querellas han sido presentadas por el abogado Germán Grima, de Ateneo Abogados, quien ya la semana pasada presentó otras dos demandas por sendos afectados en Jerez de la Frontera (Cádiz) y El Viso del Alcor (Sevilla). Este despacho ha creado una plataforma de afectados a la que se han adherido ya 26 personas.

La Consejería de Salud y Familias informó ayer de que en los últimos siete días sólo se ha declarado un caso de infección confirmada por listeriosis monocytogenes, por lo que el número de infectados se eleva a 216. Hay 17 pacientes hospitalizados, la mayoría de los cuales están en Sevilla (13), seguida de Cádiz (3) y Huelva (1).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios