Barómetro Grupo Joly

Los andaluces no creen que Podemos sea una solución

  • Sólo los votantes del PP, sin embargo, lo ven como una amenaza. Sus propuestas son consideradas poco viables.

Comentarios 128

Los andaluces no confían de modo mayoritario en las propuestas de Podemos. Según los datos del Barómetro Joly, algunas de sus iniciativas sí habrían calado entre la población, pero por lo general son consideradas poco realistas. Podemos no aparece ante los electores como un partido solución, ni siquiera para el asunto de la corrupción, que es uno de los problemas que más preocupa a los andaluces. Sin embargo, el partido de Pablo Iglesias sí es considerado como una oportunidad más que un riesgo. Sólo aquellos sondeados que manifiestan votar al PP ven en este nuevo partido una amenaza, debido a su "populismo" y la "demagogia" de sus líderes.

Aunque Podemos no se define como tal, los andaluces tienen claro que es un partido situado en la extrema izquierda. Así, los encuestados por el Barómetro Joly le otorgan un posicionamiento del 2,7 si se considera que el cero es la máxima expresión de la izquierda y el 10, el de la extrema derecha. Si se pregunta por su valoración, los sondeados le dan un 4,4 de nota, no aprueba, pero se sitúa muy cerca. Un hecho importante, que ayuda a comprender cómo es el votante de Podemos en Andalucía, es que son los electores de IU y, en menor medida, los del PSOE los que mejor nota le dan. Un 5,5, los del PSOE, y un 7, los de IU. En general, el votante de este nuevo partido es un joven de entre 18 y 35 años, afín a la izquierda y hombre. En el sondeo no aparece un sesgo por población, de tal modo que el voto en las ciudades es similar al de los pueblos.

Pulse en la imagen para ampliar

La mayoría de los encuestados consideran, sin embargo, que Podemos es una oportunidad más que una amenaza. Así lo indica el 52%, que entre oportunidad y amenaza se decanta por lo primero. Sólo el votante del PP lo considera claramente como un riesgo. Como formación, Podemos es visto por la mayoría como un revulsivo; sin embargo, a la hora de analizar sus propuestas, no supone una alternativa real en la que se pueda confiar. En el caso de Andalucía, los sondeados creen que el partido de Pablo Iglesias no está preparado para resolver los grandes problemas de la comunidad: paro, educación, vivienda y sanidad. Ni siquiera en el caso de la corrupción, a pesar de que Podemos se ha presentado ante el electorado como un referente de transparencia frente a la "casta". Un 48,4% considera que Podemos no acabaría con la corrupción en Andalucía frente a un 39,1% que confía en ellos.

Si se analiza el paro, la situación es peor. Seis de cada 10 no esperan que Podemos sea una solución realista para el desempleo. Algo similar ocurre con la sanidad: un 58% no le ve preparación. También son mayoría, aunque en menor medida, los que no observan realismo para resolver asuntos como el de la vivienda o el de la educación.

Pulse en la imagen para ampliar

La falta de preparación es una de las principales deficiencias del partido de Pablo Iglesias, pero a ello también une que sus propuestas son vistas como poco apegadas a la realidad. Un 60% de los sondeados consideran que son poco claras; un 64,8%, que son poco viables, y un 60,3% cree que Podemos tiene escasa capacidad para cambiar la situación en España. Sólo los encuestados que admiten haber votado a IU en otras ocasiones perciben que Podemos es un partido con una respuesta creíble para gobernar el país. A diferencia de la mayoría, el elector de IU considera que las propuestas de Podemos son claras y viables para cambiar España.

Fue precisamente esta sensación la que obligó a Podemos a encargar a dos catedráticos, a Juan Torres y Vicenç Navarro, un programa económico algo más realista que el que presentó a las elecciones europeas. El líder del partido, Pablo Iglesias, reconoció que su partido carecía hasta entonces de una propuesta sólida, aunque el documento de los dos economistas también ha sido muy contestado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios