La Sierra tiene su zona cardioprotegida en Arroyomolinos de León

  • Medio centenar de vecinos de la localidad colaboran con el Ayuntamiento en la adquisición de un desfibrilador

Ayudar al prójimo como mejor mandamiento social. Prevenir antes que curar como obligación sanitaria. Cualquiera de estas máximas se pueden aplicar en el pueblo serrano de Arroyomolinos de León, que ha sido declarado zona cardioprotegida. La localidad está ubicada de forma estratégica en la comarca serrana onubense, casi rozando con Extremadura y muy cerca de Sevilla, una situación geográfica que podría ser un privilegio pero resulta que no lo es tanto, porque está a una distancia considerable de su hospital de referencia y padece un aislamiento a nivel en general.

Los vecinos de Arroyomolinos de León están preocupados por la situación que viven y no quieren que alguna posible desgracia sirva para actuar, quieren evitar que algún vecino, ante cualquier posible problema, pueda fallecer en el camino hacia un centro hospitalario. Este pueblo perteneciente a la provincia de Huelva está adscrito en el ámbito sanitario a la unidad sanitaria de Sevilla capital y concretamente al Hospital Virgen Macarena. En la actualidad tienen médico en horario de oficina, es decir, hasta las tres de la tarde, y su punto de urgencia más cercano es Santa Olalla del Cala.

En Arroyomolinos de León piensan desde hace un tiempo que la adquisición de un desfibrilador evitaría problemas graves ante un posible infarto. De hecho, los estudios avalan que una actuación en los primeros ocho minutos tras sufrir un problema cardiovascular resulta clave para la vida del paciente.

Para ello hacen falta, por un lado, una importante cantidad económica para su adquisición, algo con lo que el Consistorio no cuenta en la actualidad, y por otro, la formación de personas del municipio para poder utilizarlo.

Desde el Ayuntamiento se pusieron manos a la obra y ante la imposibilidad de poder afrontar el coste total, unos 5.000 euros, vieron que había una posibilidad: que los vecinos que se formasen pagaran dicha formación y, a su vez, el desfibrilador. Y así fue gracias a una federación de médicos que se puso en contacto con la alcaldesa, Jara Hernández. A través de dicho colectivo, unos 50 vecinos se han formado en su uso, incluido el equipo de gobierno y la alcaldesa, y han abonado buena parte del coste del aparato.

Cada vecino formado ha recibido su título correspondiente y una pequeña ayuda económica del Ayuntamiento. El resto ha sido gracias a la Fundación de la Caja Rural del Sur, que lo tuvo a bien en cuanto conoció la iniciativa.

Precisamente en Arroyomolinos existe una sede de la Caja Rural, aunque la oficina se cerró hace unos meses y ahora cuenta con un cajero permanente. El buen trato con los trabajadores que había en dicha oficina ha sido también determinante para lograr este proyecto.

Tras el pago del desfibrilador y la formación de un importante número de vecinos, surgió una duda: dónde se colocaría para usarlo cuando fuese necesario.

Finalmente se ha instalado junto al cajero de la Caja Rural del Sur, que cuenta con cámaras de seguridad. Así el desfibrilador está ubicado en la travesía del pueblo con acceso rápido, directo y sencillo. Y algo importante, vigilado para evitar un posible robo.

Incluso los alumnos de Infantil y Primaria del Colegio Virgen de los Remedios han recibido indicaciones en el uso y puesta en marcha del desfibrilador al ser declarado este pueblo por la Junta de Andalucía zona cardioprotegida.

Ahora sí, Arroyomolinos de León es un pueblo más seguro, en el aspecto sanitario, para sus vecinos y visitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios