Un belén viviente con récord de visitas

  • Puerto Moral celebra su tradicional Nacimiento que ya cumple seis ediciones

  • En la cita colabora toda la localidad

La localidad serrana de Puerto Moral disfruta desde el pasado jueves y hasta mañana domingo de su afamado y esperado belén viviente. Un acontecimiento que reúne un ambiente especial con el entorno, los niños, los detalles cuidados al máximo, variedad de escenas y un recorrido que en general gusta mucho a un público que crece cada año.

La mayoría de los asistentes realizan hasta dos veces el recorrido. Por un lado, la visita nocturna, más entrañable, y por otro la de día, cuando los detalles se aprecian mucho mejor.

La organización del belén corre a cargo del Ayuntamiento de Puerto Moral, pero con la colaboración de todo el pueblo, pequeño en población y grande en iniciativas singulares en la Sierra, y en especial con la ayuda de las asociaciones de mujeres la Espiga y de la Cabalgata de Reyes Magos, que es cada 5 de enero en la Sierra la más madrugadora en la comarca al salir a las doce del mediodía.

El belén se organiza con un duro trabajo las semanas previas. Reuniones informativas, reparto de escenas entre las familias participantes y de casi el centenar de niños que dan vida a la actividad. El montaje del nacimiento se realiza en el entorno del barranco de La Madrona, un paraje natural a la entrada del pueblo que durante el año sirve como merendero y zona de paseo.

El recorrido del Belén es circular y en él hay puentes de madera, estanques naturales, paredes de piedras, y huertos.

El acceso es libre y gratuito, pero la organización ruega una ayuda económica (la voluntad de cada uno) para los gastos del belén y también para causas benéficas que pronto se darán a conocer.

La satisfacción de los visitantes es alta y las caras de alegría tanto de niños como de grandes, es el principal orgullo de la organización, que cada año cambia las escenas de ubicación en contenido y personajes además de incorporar algunas nuevas. En total son una veintena de escenas que conservan la esencia clásica de un belén, más el encanto de los niños y un cuidado máximo de todos los detalles que se aportan. Los figurantes, casi el centenar, son niños y jóvenes de Puerto Moral y de algunos pueblos cercanos, ya sea por amigos o familiares con vínculos con este pueblo panzurraco. Como anécdota, Puerto Moral, aunque es pequeño en población (unos 300 habitantes), es una de las localidades andaluzas con la población más joven de media. De ahí que el futuro de su belén vivienteestá asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios