El Cristo de la Plaza preside el acto cuaresmal conjunto de todas las cofradías de Aracena

Las mujeres llevan sobre sus hombros al Cristo de la Plaza. Las mujeres llevan sobre sus hombros al Cristo de la Plaza.

Las mujeres llevan sobre sus hombros al Cristo de la Plaza. / moya.

Comentarios 0

El Cristo de la Plaza presidió el vía crucis de la Semana Santa de Aracena, uno de los actos cuaresmales previos a la Semana Santa.

El vía crucis, como suele ser habitual, resultó muy concurrido de público, quizás más que otros años coincidiendo con el buen tiempo. Comenzó en esta ocasión en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción en la Plaza Alta pasadas las nueve de la noche del pasado viernes. Una noche muy agradable pese a que la climatología adversa ha sido la protagonista en muchas ocasiones. De hecho de los últimos diez años el vía crucis sólo se realizó fuera del templo en cuatro ocasiones, 2012, 2014, 2016 y este año 2017.

Discurrió por diferentes calles del municipio y duró algo más de dos horas, en las que se aprovechó para recorrer calles y rincones por las que no se pasa en su salida de Semana Santa. En este sentido, destacar la subida al barrio de Santa Lucía por la calle Esperanza, con muchas casas abiertas. Lo que dio vida a uno de los momentos más emotivos al final de la misma, junto a la fuente, donde pusieron la cruz del Cristo casi de pie.

Resultó un vía crucis muy emotivo, multitudinario, silencioso y respetuoso. Muy bien organizado por la Hermandad del Cristo de la Plaza que señaló incluso, como ya hicieran otras hermandades años atrás, los puntos exactos de las diferentes estaciones que fueron rezando los hermanos mayores de las hermandades de penitencia y gloria de Aracena, junto a otros miembros de la parroquia cebollera o de los barrios protagonistas.

Bonito también fue el momento vivido en la calle Rosario Cañizares junto a la casa de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús, cuya corporación cofrade estuvo representada por miembros de la junta de gobierno, presidiendo la cruz de guía, realizando una ofrenda de flores al Cristo. A pocos metros de allí otra parada emotiva en la casa de la Hermandad del Cristo de la Plaza, que presidió el vía crucis. Se encontraba la junta de gobierno, costaleros y cruz de guía alumbrada por faroles. El incienso envolvía las calles de Aracena sacralizando el ambiente. El Cristo de la Plaza fue portado por todo el pueblo, tanto hombres como mujeres.

El vía crucis lo preside cada año una de las imágenes titulares de las seis hermandades de penitencia de Aracena, siempre por el orden cronológico de sus respectivas salidas procesionales en la Semana Mayor. Así pues, el próximo año lo presidirá la imagen del Cristo Yacente de la Hermandad del Santo Entierro.

más noticias de SEMANA SANTA Ir a la sección Semana Santa »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios