Aracena pone punto final a los días grandes

  • La Cofradía del Santo Entierro de Cristo cierra la Semana Mayor

Salida del palio de la Soledad, en la tarde de ayer. Salida del palio de la Soledad, en la tarde de ayer.

Salida del palio de la Soledad, en la tarde de ayer. / javier moya

La tarde de Sábado Santo supone el final de la Semana Santa en Aracena y eso siempre lo hace especial. Por un lado con sentimiento de pena, al suponer el final de una semana diferente en la localidad serrana, con cuatro salidas (las tres hermandades del Carmen y la del Castillo y las dos ausencias de la Parroquia por la lluvia) en una larga espera hacia 2019 y, por otro, de alegría por lo vivido.

Y por segundo año seguido pasó por el nuevo recorrido de 2017. Algunas hermandades en Aracena están ampliando el recorrido estos años porque las paradas son importantes, ya que en realidad el tiempo establecido de todas es superior al recorrido en sí. De ahí que antes de recortar el horario prefieren ampliar el recorrido. En dos años lo han ampliado tanto La Borriquita como La Soledad, siendo las dos hermandades con un mayor número de nazarenos. Una procesión, que al igual que las anteriores contó con mucho público.

Dos pasos diferentes: uno del Cristo Yacente, nuevo desde hace pocos años y con la siempre conmovedora urna, y el palio de la Soledad, imagen mariana que muestra su dolor y pena bajo el acompañamiento musical de la Banda Municipal de Música de Aracena.

Y una vez más a destacar dos singularidades de esta hermandad, como es la representación de cada hermandad de penitencia de Aracena y una numerosa representación de las mujeres vestidas de mantilla, que llenan el tramo del Cristo.

La Semana Santa en Aracena se vive intensamente durante todo el año y la próxima gran cita, dentro de dos semanas y seguramente también sábado, será la Semana Santa Chica, con una forma única de los pequeños por vivir y conservar la fe y pasión cebolleras.

La Semana Mayor de la localidad ha contado con dos ausencias de las seis hermandades de penitencia. Ambas con sede canónica en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y las dos hacen estación de penitencia el Viernes Santo. Y en este caso ambas se han quedado en casa debido a la climatología adversa.

Las dos hermandades, a través de sus respectivas juntas de gobierno, agotaron los dos periodos de media hora cada una, como marcan las reglas, para esperar y tomar la decisión definitiva de salir o no ante la climatología. Finalmente, en las dos hermandades, y con acierto, no se hizo.

Los estrenos previstos en las dos corporaciones se sumarán a otros más para el próximo año. Como curiosidad, en el mediodía de ayer las dos hermandades vecinas celebraron un año más su singular convivencia con todo lo que había sobrado de las dos fiestas de convivencia y hermandad en el mediodía y noche, respectivamente, del Viernes Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios