doñana

Los trabajos para un nuevo paso de linces comenzarán en verano

  • La infraestructura se situará en el kilómetro 20,800 de la A-483 que une Almonte con El Rocío

  • La arteria está considerada como de "alto riesgo" para este felino

Paso situado en la misma carretera que el que se va a realizar este año. Paso situado en la misma carretera que el que se va a realizar este año.

Paso situado en la misma carretera que el que se va a realizar este año. / alberto domínguez

La conservación del lince ibérico está detrás de la inversión de 798.000 euros para la construcción de un paso para la fauna silvestre en Doñana, en la carretera A-483 entre Almonte y El Rocío.

La infraestructura, financiada en un 80% con Fondos Europeos de Desarrollo Regional, está impulsada por la Consejería de Fomento y Vivienda que acaba de sacar a licitación unas obras que se iniciarán a lo largo del verano. El plazo de ejecución será de dos meses y tras su actuación se mejorará la seguridad vial de los usuarios, a la par que se mitigarán los atropellos del felino más amenazado del planeta en una carretera considerada de "alto riesgo para el lince".

En un primer momento, los planes de la Administración pasaban por la construcción de dos pasos de fauna ubicados en los kilómetros 18 y 21 de la A-483. Sin embargo, el proyecto fue modificado tras el comienzo de los estudios con objeto "de encajar la mejor solución, optimizando costes de obras y afecciones". El resultado es su diseño actual: un único paso que se emplazará doscientos metros antes del kilómetro 21.

La Administración detalló que en este área se realizará una elevación del rasante de la carretera, mejorando la intersección de acceso al Polígono Industrial de Matalagrana. Los técnicos se han decantado por la construcción de una T con carriles de espera y aceleración y desaceleración. Su estructura tendrá una longitud de 15 metros y gozará de un marco de hormigón armado de siete metros de gálibo horizontal y de 2,5 metros en vertical.

Esta infraestructura es vital para el lince. No hay que olvidar que el humano sigue siendo su principal depredador que bien empuñando una escopeta o desde el volante de un vehículo, acaba con la vida de animal más iconográfico de Doñana. Las cifras así lo atestiguan como demuestra que en 2014 se incrementase el número de atropellos de la fauna silvestre. Detrás de las estadísticas necrológicas hay un dato enormemente positivo y esperanzador: la población de lince ibérico se ha incrementado de manera significativa de 92 ejemplares en 2002 a los 389 contabilizados en 2016. Ello se traduce en un notable aumento de la superficie que domina la especie.

Pero no es la única razón. La cepa de la enfermedad hemorrágica que sufre el conejo ha provocado una mayor dispersión de los linces, obligados a colonizar nuevas fronteras en busca de lagomorfos (conejos y liebres) que conforman su dieta principal.

El proyecto recoge incluso la adecuación ambiental del paso inferior para mimetizarse con la propia fauna. Para ello se habilitarán arbustos autóctonos dispuestos en franjas paralelas al vallado, a la par que se dotará a la zona de una suave pendiente. La base de los pasos inferiores se cubrirá con una capa de material, extraído de las excavaciones lo que permitirá la impresión y reconocimiento de las huellas de los animales. Por otra parte, en las zonas de embocadura "se instalará una valla de cerramiento perimetral especifica que permite guiar al lince hacia el interior del paso de fauna".

Rocío Jiménez, delegada territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio destacó que con la licitación de las obras "se da un paso más en la plasmación de un protocolo que está dando sus frutos, no solo por el aumento de infraestructuras y de medidas para combatir los atropellos de la fauna, sino porque las inversión se está dejando notar en la reactivación de poblaciones como el lince".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios