Los trabajadores exigen luz verde para la transmisión de los derechos mineros

  • Los alcaldes socialistas piden a los operarios que abandonen las medidas de presión · La asamblea de Emed respalda mantener indefinidamente el encierro en Pozo Alfredo

Comentarios 20

Los cuatro mineros de Emed Tartessus encerrados a 200 metros de profundidad en el túnel 14 calle de pozo Alfredo pasaron ayer sus primeras 24 horas enclaustrados con la firme convicción de que no saldrán a la superficie hasta que la Junta de Andalucía no les garantice una vía rápida de solución a la transmisión de los derechos mineros que tiene paralizado el proyecto de reapertura de la histórica mina de Riotinto.

Con esta rotundidad se expresó ayer el presidente del comité de empresa, José Antonio Angera (UGT), tras conocer la petición de los alcaldes de la Cuenca Minera para que él y sus tres compañeros, José Carlos, Hermenegildo y Jaime, abandonen su postura de fuerza porque la consideran contraproducente con el proceso de negociación abierto entre la Junta de Andalucía y la plataforma proapertura de la mina de la que forman parte todos los agentes políticos y sociales de la comarca. Los alcaldes instaron a los mineros encerrados a "que no se dejen utilizar como arma de presión".

Los alcaldes, todos del PSOE, excepto el independiente Domingo Domínguez, que es el candidato de los socialistas en las próximas elecciones municipales en Nerva, mostraron su disconformidad con la actitud de la empresa que, según han conocido de boca de los propios trabajadores, ha amenazado sus derechos con medidas drásticas como la posibilidad de un ERE si no se desbloquea el proceso de apertura de la mina.

Los primeros ediles de la Cuenca Minera insisten en que la empresa "debe presentar los documentos necesarios para cumplir la ley y permitir de esta forma la apertura de la mina con garantías".

Angera, que afirma no entender nada de los papeles que faltarían para poner en marcha el proyecto, rechazó de plano desde el túnel cualquier tipo de presión que la empresa esté ejerciendo sobre ellos, aunque admitió la preocupación existente en el seno de la plantilla ante un posible Expediente de Regulación de Empleo al que EMED podría acogerse de seguir la situación como hasta ahora.

Al margen de este tira y afloja protagonizado entre los alcaldes de la comarca y los mineros encerrados, las últimas 24 horas han sido de continuas visitas de representantes de todo el arco político y sindical onubense, desde los propios alcaldes del PSOE de la zona, que fueron los primeros en visitarlos hasta la parlamentaria del PP, Loles López, y los candidatos populares de la comarca, pasando por los concejales de IU del Ayuntamiento de Minas de Riotinto; compañeros de otras empresas, como Naturepack, o los máximos dirigentes de la UGT en Huelva, Jorge Puente y Luciano Gómez, por poner tan sólo algunos ejemplos.

Todos se muestran de acuerdo en mostrar su solidaridad con los mineros encerrados aunque algunos van más allá, como es el caso de los líderes ugetistas que están firmemente convencidos que la opción tomada por sus compañeros no sólo ha sido la más idónea que podían haber tomado, sino que además es la más honrosa y solidaria. "Están en el agujero pasa defender sus puestos de trabajo y los de toda la comarca porque, hoy por hoy, no existe otra vía para generar empleo estable y a corto plazo en esta zona que no sea la mina", aseguran.

Tanto Gómez como Puente, que instaron a los alcaldes de la comarca a seguir trabajando en la búsqueda de una solución, se mostraron contrariados con la invitación de éstos para que sus compañeros abandonen el encierro, destacando que, "nunca en la historia del mundo obrero se ha conseguido nada sin movilización".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios