aracena

La grafiosis diezma la población de olmos de la Sierra

  • La tala de árboles secos por la plaga de la galeruca se generaliza por toda la comarca

Tala de un olmo en la ladera del Castillo de Aracena Tala de un olmo en la ladera del Castillo de Aracena

Tala de un olmo en la ladera del Castillo de Aracena / j. moya

La grafiosis está acabando poco a poco con los olmos en la Sierra. La plaga que afecta a la comarca está ocasionado la tala, por parte de los ayuntamiento, de árboles que tras largos años se vida se están secando. La última actuación se ha producido en el castillo de Aracena, donde existían varios olmos de gran tamaño, cinco de las cuales han sido ser cortados debido a que en un futuro inminente podrían haber provocado algún problema con la caída de rama secas sobre vehículos o personas caminando por la zona.

Éstos no han sido los únicos olmos que han desaparecido en Aracena, puesto que en los últimos años lo hicieron otros ubicados en la zona de Rodeo, recinto ganadero, o a la entrada de Aracena desde Minas de Riotinto, carretera de Huelva.

El problema de la grafiosis viene provocado por un insecto pequeño, denominado galeruca, que la atrae y transporta el hongo en sus pequeñas patas.

Aunque hay remedio contra la plaga, éste es a largo plazo. Mientras, en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche han constatado que existe una especie de olmo, denominada Ulmus Laevis, resistente a la grafiosis y que no atrae al insecto. Se trata de un árbol que apenas se diferencia del común, y que sólo tiene un matiz diferenciador en la corteza. De este Ulmus Laevis existen algunas especies en la comarca serrana y de algunos de ellos, en concreto de El Repilado, se han extraído plantones para el vivero de la Junta de Andalucía. El objetivo ahora es conseguir más plantones de este olmo.

En los últimos meses, la grafiosis está afectando a los olmos en toda Europa, donde se están plantado ya Ulmus Laevis, la nueva especie resistente a la enfermedad. En Huelva ya se ha hecho en algunos parajes tan reconocidos como la Peña de Arias Montano en Alájar, zonas recreativas, parajes en La Nava, Encinasola y en Aracena. Aquí se han plantado ya en la ladera del Castillo por la subida desde la calle Pozo de la Nieve con acceso desde la Gruta de las Maravillas y en la otra parte de la ladera por la calle Colmenitas.

El olmo es un árbol de gran tamaño, de rápido crecimiento, que no necesita de mucho riego y agradecido a los terrenos existentes en la Sierra.

La grafiosis en los olmos, la seca de la encina, la tinta en los castaños y el picudo rojo con las palmeras son las grandes preocupaciones ahora mismo en la Sierra para las especies arbóreas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios