incendio de moguer

La carbonería tiene paralizada la actividad desde finales de julio

  • La Consejería de Medio Ambiente abrió un expediente sancionador a la empresa

Arboles calcinados en el incendio de Moguer. Arboles calcinados en el incendio de Moguer.

Arboles calcinados en el incendio de Moguer. / josué correa

La carbonería de Moguer sigue en el punto de mira como responsable negligente del incendio de Las Peñuelas, en Moguer, del pasado mes de junio que arrasó más de 8.500 en el Entorno Natural de Doñana. Después que La Brigada de Investigación de Incendios Forestales (BIFF), dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, apuntará en su informe que la empresa "intentó con maquinaria pesada ocultar evidencias" que pudieran inculparla en el fuego, ahora se ha sabido que la Junta de Andalucía "ya suspendió su actividad el 21 de julio" y abrió un expediente.

Según informó la Administración autonómica, la Consejería de Medio Ambiente, a través de la Delegación Territorial de Huelva, ratificó a principios de agosto la suspensión de la actividad y el inicio de los trámites del expediente sancionador a la carbonería vegetal donde presuntamente se originó el incendio. También que los agentes de Medio Ambiente han comprobado esta misma semana en una inspección el cese de la actividad de la empresa y que, en estos momentos, en la zona "sólo hay aspersores refrescando el terreno".

La Consejería sale al paso así de las acusaciones realizadas por organizaciones y partidos políticos "sin rigor, sin contrastar los datos, haciendo el ridículo", que han demandado el cierre de la empresa cuando éste "ya se ha producido". Además asegura que las medidas se han tomado "en tiempo y forma", respetando en todo momento la investigación de los agentes de Medio Ambiente, que remitieron el informe definitivo a la Guardia Civil a finales del mes de julio.

Hay que recordar que la BIFF considera que "existen evidencias o suficientes indicios como para determinar que el incendio se produjo como consecuencia de una negligencia por descuido". Todo ello, a través de "actuaciones o circunstancias que no tienen el fin de provocar un incendio de forma deliberada pero, dada la falta de precauciones y medidas preventivas, sí se provocó". Por ello, el informe concluye que "la causa única es una negligencia relacionada con la actividad productora de carbón de la citada empresa".

El informe de la BIFF también recoge que un día después del inicio del incendio desde la empresa se envió maquinaria pesada para realizar "movimientos de tierra", alegando que esto se hizo con el fin de "ampliar el cortafuegos", aunque los agentes entienden que se hizo para ocultar evidencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios