Blas Miguel Rodríguez

Presidente del Foro Andaluz del Sector de Educación Infantil (FASEI)

El nudo gordiano de la Educación Infantil (0 a 3 años)

La etapa infantil de 0 a 3 años es la mejor valorada y sin embargo peor pagada; aunque en estos años ha subido hasta el nivel del mar, la Junta de Andalucía mantiene el precio de la plaza pública y de convenio en 209,16 euros (más comedor) desde el 2009.

La Consejería de Educación legisla a espaldas de la etapa y después de más de un año sin convocar la Mesa Sectorial, saca un Decreto Ley de urgencia. Partidos políticos, sindicatos, escuelas infantiles y familias se sorprenden de esas prisas y esos modos, a pesar de lo cual, probable y desgraciadamente, será ratificado en el Parlamento.

Al tiempo, ayer y hoy, muchas trabajadoras de centros de educación infantil están convocadas por CCOO a una huelga en protesta por este atropello y muchas familias las apoyan porque se saben afectadas; así como las patronales más implantadas del sector.

El Gobierno andaluz vende como triunfo la ampliación de oferta de plazas con bonificación, pero si este curso ya hay plazas sin cubrir, ¿qué sentido tiene?

Vende un incremento de la partida presupuestaria pero muchas familias verán recortadas sus bonificaciones.

Vende que favorece el trabajo pero en realidad lo hace más precario.

Cierto es que el nuevo Decreto tiene algo bueno ya que, además de reconocer que el primer ciclo de infantil es un servicio socioeducativo, que contribuye a facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, le atribuye la importancia fundamental de la escolarización como base e inicio de todo proceso educativo, que además constituye un elemento básico para eliminar diferencias culturales y desventajas sociales, potenciando la igualdad de oportunidades y siendo un factor esencial en la prevención de las dificultades educativas posteriores.

Mucho hemos perdido las escuelas infantiles a lo largo de estos años, imposible enumerarlo ahora. El Gobierno andaluz se ha encargado de ir enmarañándolo todo al no crear una red de centros exclusivos de esta etapa en su momento; al no incrementar en el precio el IPC según lo pactado; al suprimir las compensaciones recibidas para mantenimiento; al ampliar la oferta y no publicitar los beneficios que reporta para el alumnado y sus familias, creando plazas vacías; al mantener esa actitud cacique "no me pongas pegas que habrá otro que quiera" y un largo etcétera. Han creado un nudo gordiano que al igual que en la leyenda, solo podrá deshacerse cortándolo. ¿Quién hará de Alejandro Magno?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios