Cómics

Con un seis y un cuatro hago la cara de tu retrato

  • 'El bueno de Cuttlas' es una obra minimalista concebida por el dibujante zaragozano Calpurnio con trazos simples y estilo naíf. Narra historias cortas teñidas de crítica social.

Calpurnio, en una de sus exposiciones. Calpurnio, en una de sus exposiciones.

Calpurnio, en una de sus exposiciones.

Todo el mundo ha dicho o ha oído alguna vez eso de "con un seis y un cuatro hago la cara de tu retrato". Pues bien, nuestro protagonista de hoy va todavía más allá.

El bueno de Cuttlas es un cómic minimalista concebido por el dibujante zaragozano Calpurnio con trazos simples y estilo naíf que narra historias cortas y autoconclusivas teñidas de un halo de crítica social, así como por reflexiones filosóficas no carentes de ironía.

El bueno de Cuttlas es un cómic que no hay que juzgar por sus dibujos, porque si lo hacemos nos perderemos a uno de los personajes más surrealistas, inteligentes y carismáticos que ha dado la historieta española.

Se trataba originalmente de un vaquero vestido de blanco y con sombrero que alternaba los duelos a muerte y las historietas de aventuras y acción con sus meditaciones sobre la existencia, las relaciones humanas, la ciencia y el arte.

En el mundo de Cuttlas se encuentran varios personajes. Los principales son: Mabel, su novia, que lleva el pelo recogido en un moño y suele usar vestidos azules; Jim el vaquero negro, el mejor amigo de Cuttlas; 37, un extraterrestre que solo emplea números para hablar, excepto cuando se ríe (j4j4j4); Kraftwerk, los músicos favoritos de Cuttlas; Juan Bala, típico tópico mexicano que pasa el día sentado a la sombra de una tapia y nunca se mueve pero su cerebro nunca descansa; Jak el Malvado, principal enemigo de Cuttlas, con sus dos pistolas al cinto, un traje morado y un sombrero alto negro… y por supuesto, los indios, que se enfrentan continuamente a Cuttlas.

Posteriormente se descubre que Cuttlas en realidad es un actor y las historias dejan de estar ambientadas exclusivamente en el Oeste.

Después de dos muertes publicadas, este personaje está por encima del tiempo y el espacio. Igual aparece en el Far West que en el planeta Júpiter, que en Madrid en la Puerta del Sol.

El bueno de Cuttlas debutó en el fanzine El japo (Zaragoza, 1983); encontró su primera muerte en 1989 en las páginas de la revista Makoki, reapareciendo en 1994 en el periódico El País, hasta su segunda muerte en 1996, con una nueva reaparición en 1998. Desde entonces se ha publicado en El País, hasta 2001, y desde 2004 a 2015 en el periódico gratuito 20 Minutos.

El nombre del personaje El bueno de Cuttlas está inspirado en Jim Cuttlas, serie francesa de historietas creada dos años antes, en 1981, por el guionista Jean-Michel Charlier y el dibujante Jean Giraud. En 1963, los mismos autores habían creado El Teniente Blueberry.

El bueno de Cuttlas Integral 1 incluye material editado en El País de las Tentaciones y en las revistas Makoki y El Víbora. Nos encontramos ante el octavo libro del personaje, que en realidad es una reedición de los dos primeros volúmenes.

El creador de Cuttlas es Eduardo Pelegrín Martínez de Pisón, más conocido como Calpurnio, un historietista nacido en Zaragoza en 1959.

Es también autor de numerosos trabajos audiovisuales y en artes gráficas, que incluyen carteles, portadas de disco, cómics, exposiciones, películas de animación…

Calpurnio inventa su pseudónimo aprovechando la coincidencia de apellidos con los Calpurnio Pisón, una gens plebeya de Roma. Alrededor de cincuenta de sus miembros alcanzaron notoriedad pública en la política de Roma, desde el siglo II a.C. hasta el año 192 d.C.

Calpurnio ha sido colaborador en revistas de cómics (Makoki, El Víbora, la japonesa Morning), semanarios de actualidad (Interviú) y prensa diaria (Heraldo de Aragón, El País, 20 Minutos).

Calpurnio escribió y dirigió en la República Checa (1990-93) dos cortos basados en su personaje, y dirigió en España una teleserie de trece episodios de dibujos animados: Cuttlas Microfilms.

En el año 1997 bajo el nombre de ERRORvideo, Eduardo Pelegrín Martínez de Pisón comienza a producir videocreaciones basadas en imágenes en general abstractas, con una fuerte influencia de su trabajo en la animación tradicional.

ERRORvideo ha presentado trabajos en diversos festivales de música electrónica, y colaborado con músicos como Mad Professor o el grupo de rock electrónico Neotokyo.

En 2016, ciento diez dibujantes de cómic ilustraron etiquetas de cerveza Estrella Galicia. Entre estos autores está Calpurnio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios