La nueva lonja pesquera abrirá sus puertas a finales del mes de marzo

  • Las nuevas instalaciones estarán mejor equipadas para el sector y supondrán la apertura de la fachada marítima de la ciudad

Será la primera obra que inaugure el presidente de la Autoridad Portuaria de Huelva, José Luis Ramos y tendrá una implicación real sobre uno de los objetivos más ambiciosos de los próximos meses, como es la reordenación de toda la fachada marítima de la ciudad a lo largo del muelle de Levante. Además la nueva lonja de pesca tiene las dos características que definen los parámetros de la aplicación del Plan Puerto-Ciudad, es decir, aunar en una misma instalación la vertiente profesional (venta de las capturas de pescado de una manera más profesionalizada, rápida, higiénica y rentable), la económica (se construirán negocios que permitirán ayudar con el mantenimiento de las instalaciones) y ciudadana, ya que por primera vez en la capital, los onubenses podrán asistir a la subasta vespertina en gradas habilitadas al efecto.

Según ha podido saber Huelva Información, la intención por parte del Puerto de Huelva, es completar las labores de urbanización exterior y de equipamiento de las instalaciones interiores que cumplen sus últimas etapas, durante los próximos dos meses para poder abrirla tanto a los profesionales como al público, a finales del próximo mes de marzo.

Se cumplirá así un periplo que comenzó el pasado 26 de julio, cuando se puso la primera piedra de un proyecto que cuenta con una inversión de casi 7 millones de euros para la urbanización exterior y la construcción de un edificio de dos plantas formado por dos módulos en forma de L para hacerlo más operativo. Se trata, además de un edificio que ocupe un lugar mucho más recogido, de un "edificio emblemático", en palabras del arquitecto del proyecto, José Álvarez Checa, que deberá aportar para Huelva "conocimiento de los ciudadanos de las actividades pesqueras", como un atractivo añadido. La estructura que se edifica en el muelle de Levante consta de una planta baja de 3.800 metros cuadrados que será el verdadero corazón de la lonja, con una zona diáfana dedicada a la descarga y manipulación de las capturas del día y que se complementa con una superficie destinada a las cámaras frigoríficas, almacén, mercado mayorista, oficina y vestuarios. El corazón de este espacio lo constituye la sala de subasta, donde a través de una cinta transportadora, las cajas del pescado, previamente clasificadas y etiquetadas para certificar su procedencia, se desplazarán hasta la zona donde los compradores acreditados controlarán el precio en una pantalla electrónica y, con un mando, pararán la cuenta regresiva que determinará el valor de lo comprado.

En la parte superior, de 2.500 metros cuadrados, se habilitará una zona para que los ciudadanos puedan asistir al desarrollo de la subasta, laboratorios para el control de la calidad del producto, así como una zona de cafetería-restaurante, tienda gourmet y tres salas de un pequeño museo con los hitos más destacados de la historia del sector en la ciudad. La lonja tiene previsto disponer de 120 plazas de aparcamiento.

La segunda fase del mismo incluye un edificio de dos plantas (1.100 y 750 metros cuadrados respectivamente), destinado exclusivamente a la restauración. De las mismas dimensiones, hay proyectado un inmueble que estará destinado exclusivamente a actividades comerciales y un tercero aún por determinar.

Se trata de un proyecto que se encontraba en los cajones de la Autoridad Portuaria durante años que se quiere enlazar con las obras que se llevan a cabo en toda la superficie del Muelle de Levante que conectará próximamente con los trabajos que se llevan a cabo en el entorno del Cargadero del Tinto y que supondrán una continuidad con el Paseo de la Ría, inaugurado en verano del año 2016 y que ha supuesto una regeneración de toda la fachada marítima de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios