La empresa que excavó el yacimiento asegura que tenía permiso de Bekinsa

  • Hermanos Téllez asegura que desconocía si la constructora tenía autorización para los trabajos. Confirma que la tierra extraída fue depositada en las obras del AVE.

La empresa que realizó los movimientos de tierra en los terrenos del yacimiento arqueológico Santa Marta-La Orden lo hizo con la autorización de la constructora Bekinsa, propietaria de la parcela. Así lo indicó ayer a este periódico uno de los responsables de Transportes y Movimientos de Tierras hermanos Téllez, José Antonio Rodríguez, compañía autora de los trabajos de la excavación que se han llevado a cabo en la zona arqueológica situada en las inmediaciones del Seminario.

Rodríguez explicó que los movimientos de tierra se efectuaron como compensación de otros realizados en unos terrenos también de Bekinsa, situados por Pérez Cubillas.

El responsable de la compañía detalló que sin el consentimiento de la constructora no se hubiesen materializado lo que calificó como "obras de limpieza" en la zona del yacimiento, que hizo a cambio de poder extraer tierra de otro lugar, aunque los trabajos se han traducido en un socavón de varios metros de altura como se constata en las fotografías realizadas sobre el terreno y publicadas en este diario, que el pasado sábado difundió el expolio cometido.

Éste especificó que en la parcela objeto del expolio se llevan a cabo todos los años tareas de desbroce como medida de prevención contra los incendios, atendiendo a la normativa del Ayuntamiento en terrenos sin edificar.

Rodríguez dijo desconocer si Bekinsa tenía autorización del Consistorio para poder ejecutar los trabajos de excavación y que tampoco tenían conocimiento de que allí pudiera haber restos arqueológicos, e insistió que en todo momento contó con la autorización de la constructora con la que llevan trabajando desde hace tiempo.

Rodríguez aseguró que en la zona excavada lo único que han entrado han sido "escombros" de obras de construcción realizadas recientemente como restos de ladrillos, azulejos tubos de varios tipo, pero de ninguna manera vestigios de épocas antiguas, al menos a primera vista.

El administrador de Hermanos Téllez apuntó que durante todo el tiempo que realizaron los trabajos varios agentes de la Policía Local patrullaron por la zona y no presentaron ninguna orden de paralización de las obras ni advirtieron de la posible ilegalidad de la actuación. "La Policía estuvo por allí, coincidiendo con la instalación del mercadillo y nadie nos dijo nada, y más si sabían que aquello es una zona arqueológica", señaló Rodríguez. "Ahora, varias semanas después de estar terminada la tarea denuncian los hechos, pero ni siquiera los arqueólogos se preocuparon de evitarlo", lamentó.

La tierra extraída del yacimiento ha sido utilizada en las obras de construcción de la estación del AVE, según confirmó también Rodríguez. Su empresa tiene contratado con ADIF el aporte de arena para la precarga, que después es retirada.

El contrato incluye una aportación de 90.000 metros cúbicos de tierra, de la que más del 90% procede de canteras, el resto, de la zona de Pérez Cubillas y una "mínima" parte, de Santa Marta-La Orden.

Esto contrasta con la información facilitada por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, al cual "no le consta" que exista una relación directa de la arena aportada por Hermanos Téllez para la estación del AVE con la parcela de Bekinsa.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha abierto diligencias por la destrucción de parte del yacimiento con restos arqueológicos hallados desde 2005. Las investigaciones se iniciaron a raíz de una denuncia presentada por un particular, que puso los hechos en conocimiento de la Delegación Territorial de Cultura y del Ayuntamiento por si pudieran ser constitutivos de algún tipo de delito o infracción.

El fiscal de Medio Ambiente de Huelva, Alfredo Flores, ha recomendado al Seprona que lleve al juzgado las diligencias para, sobre todo, agilizar, en caso de que sea necesario tomar alguna medida cautelar como la paralización de cualquier actuación en el yacimiento. El Seprona está a la espera del informe de la Junta de Andalucía y de la toma de declaraciones.

El movimiento de tierras habría destruido también un área rica en restos fósiles de animales descubierta en 2006. La actuación de la maquinaria pesada se ha producido en una de las parcelas del Plan Parcial 8-El Seminario, protegidas en 2007 después del hallazgo de los restos que sitúan a la ciudad como la más antigua de occidente. Bekinsa es propietaria de las tres parcelas afectadas y A ltamira de una.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios