Feafes galardona a la supervisora de enfermería de Salud Mental

  • Luisa Cruz recoge hoy en Sevilla el premio en la modalidad de reconocido prestigio

Luisa Cruz García ha sido galardonada con el Premio Feafes Andalucía Salud Mental 2017 en la modalidad de profesional de reconocido prestigio. Cruz recoge el galardón hoy en el Centro Cultural Fundación Caja Rural del Sur de Sevilla tras la decisión de la Junta Directiva de la Federación Andaluza de Familiares y Personas con Enfermedad Mental. De esta forma, Feafes Andalucía premia a Luisa Cruz por su especial "compromiso con las personas con un problema de salud mental, contribuyendo con su día a día a la recuperación, a la integración, pero sobre todo a la defensa de los derechos y la normalización de la enfermedad mental en la comunidad".

Entre las aportaciones de la profesional, Feafes destaca su "involucración personal en todas las ediciones del Congreso de Salud Mental, y hacer posible el acercamiento entre los profesionales de los dispositivos de Salud Mental del hospital Vázquez Díaz y el movimiento asociativo onubense".

Cruz coordina cuatros dispositivos con más de 60 profesionales para la provincia

Luisa Cruz recibió la noticia del reconocimiento como "una sorpresa y a la vez una felicidad grandísima", aunque sí que es cierto que "es un trabajo que hacemos muchos profesionales y creo que mi figura es solamente representativa de todos los profesionales que en Huelva trabajamos en la recuperación y rehabilitación de personas que tienen una enfermedad mental".

Cruz es la supervisora de enfermería de Salud Mental del hospital Vázquez Díaz. A su vez coordina cuatros dispositivos: la Comunidad Terapéutica, el hospital de día infanto juvenil, ambos ubicados en el Vázquez Díaz, así como el hospital de día de adultos y la unidad de rehabilitación de adultos, que se encuentran en la Plaza Niña.

El día a día de Luisa Cruz es muy diverso. "Cada día es distinto", aunque cuando llega a su lugar de trabajo y se acerca a las unidades,"ve "cómo ha estado el día anterior, cómo se encuentran los pacientes, si ha habido alguna incidencia", y además "me encargo de que todas las unidades tengan la cobertura de personal necesaria". El objetivo de su trabajo, como el del resto de profesionales es claro: "Conseguir que las personas que están con nosotros recuperen su proyecto de vida y vuelvan a poder vivir de una forma autónoma e independiente".

Además, Luisa Cruz espera que tras el trabajo realizado "que son talleres", que después "se vea cuando van a comprar a una tienda o cuando algunos consiguen integrarse en el mundo laboral de nuevo", es decir, que todos los recursos que "les hemos proporcionado les sirva para reiniciar su vida".

Asimismo resalta que en el ámbito laboral "las personas no deberían adaptarse a los trabajos, el trabajo debería estar adaptado a la persona", y es que "no podemos pedirle a una persona que tiene este tipo de enfermedad que haga un trabajo de siete horas. Tenemos que buscarle empleos que sepamos que van a funcionar" ya que si se exponen a una situación que "sabemos que no van a poder soportar, encima les estamos perjudicando".

El equipo de trabajo es multidisciplinar. Hay psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, enfermeras, auxiliares, terapeutas ocupacionales, monitores de salud mental y celadores, entre otros profesionales, a quienes ven los pacientes "a veces como a una familia porque pasan muchísimas horas al día con nosotros", explica Cruz. En otros casos, "somos su apoyo y su soporte" pero "nuestro trabajo debería ir un poco más allá y conseguir crear todo ese soporte social en lo que es en los barrios y pueblos para conseguir que pasen el menos tiempo posible en los hospitales". La idea que tiene Cruz es que "realmente la rehabilitación se haga en las casas y en los trabajos".

Con todo y más, las unidades de trabajo se encargan de que lo pacientes realicen, entre otras actividades, un taller de acuarela, en el que cada dos años se realiza una exposición con cuadros que pintan los pacientes y los ponen a la venta; actividades deportivas como zumba, natación, ir a comprar a una superficie comercial, senderismo, y visitas culturales a Sevilla.

Queda "muchísimo" por mejorar. "Lo ideal sería poder actuar dentro de las casas y los trabajos, y ser el soporte, el asesoramiento continuo", finaliza Cruz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios