Reconocimiento

Joaquín Casiña recibirá la Medalla de Ayamonte

  • La localidad fronteriza le entregará su máxima distinción por su incansable labor a “quienes más lo necesitan”

Joaquín Casiña en el ropero de Cáritas. Joaquín Casiña en el ropero de Cáritas.

Joaquín Casiña en el ropero de Cáritas. / Landero (Ayamonte)

Ya es toda una institución en Ayamonte, pero a partir del próximo 28 de febrero aún lo será mucho más. Se trata de Joaquín Casiña Rodríguez, que a sus 79 años va a recibir, coincidiendo con la celebración del Día de Andalucía, la Medalla de la Ciudad, como reconocimiento de su pueblo a toda una vida dedicada a ayudar a los que menos tienen.

Una labor a la que asegura que se dedica desde que tiene “uso de razón” y fundamentalmente gracias a su madre, Guillermina, a la que define como una persona de una “bondad impresionante”, al tiempo que recuerda como con solo doce años “en mi casa se compartía la poca comida que había, porque éramos una familia muy humilde, con todo aquel que venía pidiendo ayuda”.

Ese espíritu de ayuda al que menos tiene le ha marcado toda la vida, y a pesar de haber sido botones en el Círculo Mercantil, de haber trabajado en una ferretería, y de haber finalmente montado una droguería por cuenta propia, “nunca he dejado de pensar en quienes necesitan ayuda”. De ahí que hace ahora más de 35 años decidió incorporarse a Cáritas Ayamonte, de la que ha sido vicepresidente durante tres décadas, y donde ha desarrollado desde entonces, y de forma ininterrumpida, una intensa labor solidaria en favor de las personas más necesitadas de su pueblo.

En la actualidad, además de ser el presidente de la Comisión de San Diego de Alcalá, Patrón de Ayamonte, es también el máximo responsable del ropero social que Cáritas gestiona en la ciudad fronteriza, al que dedica buena parte de su tiempo.Entre estantes y perchas repletos de ropa y zapatos en un local cedido por el Ayuntamiento junto al convento de la Comunidad Religiosa Hermanas de la Cruz: ropa infantil, para adultos, prendas femeninas, masculinas, clasificadas por tipo –pantalones, camisas, camisetas, chaquetones…–, Joaquín Casiña asegura tras conocer la concesión de la medalla no ser muy partidario “de estas cosas”, aunque reconoce (con la boca pequeña) sentirse “muy satisfecho”.

Y es que según añade, es “una satisfacción que mi pueblo, a través de su Ayuntamiento, haya tenido a bien reconocer la labor de toda una vida dedicada a quienes más lo necesitan”, a lo que agrega visiblemente emocionado que “va a ser para mí un orgullo muy grande que, siendo ayamontino, se me conceda esta importante medalla, y que además se me entregue el Día de Andalucía en el Patio Noble del edificio consistorial”.

No obstante, al margen de todo lo anterior, Casiña no quiere dejar pasar por alto que lo verdaderamente importante es el reconocimiento a una labor tan noble como es la de ayudar a quienes más lo necesitan, lo cual hace actualmente desde el ropero social junto a otras cinco personas voluntarias, entre ellas su propia mujer. Además, añade entre risas, “no pude decir que no cuando la alcaldesa me lo comentó, y sobre todo cuando me dijo que la decisión contaba con el apoyo unánime de todos los grupos políticos municipales con representación en el Ayuntamiento”.

No es el primer reconocimiento público que su pueblo dedica a este ayamontino ejemplar ya que hace dos años el Ayuntamiento también le dedicó una plazoleta del municipio.Ahora, el pleno municipal ha aprobado por unanimidad concederle la Medalla de la Ciudad en reconocimiento a “sus innumerables valores, especialmente en el ámbito social, y en agradecimiento a su entrega a las personas más desfavorecidas del municipio”, según ha señalado el Ayuntamiento en un comunicado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios