Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Escapadas a Portugal

Comer en el Algarve: O Tapas, en Monte Gordo

La sapateira del restaurante de Arménio, uno de los platos más reconocibles y apetitosos de O Tapas.

La sapateira del restaurante de Arménio, uno de los platos más reconocibles y apetitosos de O Tapas.

En una provincia con tantos atractivos como Huelva, su condición fronteriza la convierte en un destino aún más excepcional para el turista y una ventaja cualitativa para los propios onubenses. La posibilidad de cruzar la frontera en menos de una hora y buscar una oferta complementaria es un plus al alcance de pocos, aunque aquí se pueda disfrutar de un gastronomía envidiable para el resto de España. Porque una escapada para comer en Portugal es siempre un buen plan para cualquiera de estos días. Incluso para quienes viven más allá de la provincia onubense.

No son pocos los que se apuntan a ello y es una buena costumbre onubense compartir los descubrimientos que se hacen al otro lado de La Raya, cruzando el Puente Internacional del Guadiana, en Ayamonte, para adentrarse en el Algarve, o bien a través de los pasos fronterizos de El Granado, Sanlúcar de Guadiana, Paymogo, Encinasola y Rosal de la Frontera, para conocer el Alentejo.

En la región algarvia, muy cerca del límite ayamontino, está la playa de Monte Gordo, en el mismo municipio de Vila Real de Santo Antonio, para no ir más lejos. Y es allí donde se encuentra un clásico para las escapadas gastronómicas: O Tapas do Arménio, un restaurante familiar.

Hay quienes lo conocen como O Tapas, también quienes le llaman Armenio. Todos saben de él y dónde encontrarlo. Sin necesidad de pagar peaje, basta acceder a Monte Gordo por la entrada principal desde la carretera que une Vila Real con Tavira para encontrar aparcamientos, un hotel a la izquierda, un colegio público a la derecha, y el campo de fútbol local, un poco más allá. Cualquier sitio de estos es bueno para aparcar porque “donde Armenio”, como dicen los propios lugareños, está a pocos metros y no tiene pérdida. Cualquiera podrá indicarle al visitante dónde encontrarlo, entre varios establecimientos más en los alrededores que han ido abriendo al calor de su éxito.

Arroz de marisco del restaurante O Tapas. Arroz de marisco del restaurante O Tapas.

Arroz de marisco del restaurante O Tapas.

La carta que ofrece Armenio Gonçalves en su establecimiento es variada. Hay variedad en la oferta, platos sin alardes y precios ajustados en un restaurante sin pretensiones que precisamente por ello se ha hecho popular, convertido en una de las referencias indiscutibles en el Algarve más cercano al paso fronterizo de Ayamonte.

Lo mejor, junto al servicio diligente de todo el personal, es la comida. Mariscos, arroces y pescados se llevan la palma. Es obligado pedir la sapateira, un buey de mar abierto y preparado que hace repetir experiencia a quienes la prueban por primera vez. Pero también se pueden comer mariscos de concha variados, incluidas ostras, además de gambones, atún, revueltos de bacalao, mariscadas completas, arroces de marisco, pescado fresco...

Bogavante preparado en O Tapas. Bogavante preparado en O Tapas.

Bogavante preparado en O Tapas.

Armenio es un entusiasta del fútbol. Quien llegue a su restaurante y pase al interior, sin quedarse en la terraza, lo descubrirá enseguida: todas las paredes están decoradas con camisetas de equipos muy variopintos, prácticamente todas autografiadas por algún jugador, sean de primera línea europea o comarcales, también de Huelva, de municipios vecinos. Aunque, como buen aficionado portugués, Armenio es seguidor acérrimo de Cristiano Ronaldo y con los años ha conseguido su amistad, visible en numerosas fotografías conjuntas, dedicatorias, camisetas. Hay entretenimiento asegurado para los futboleros.

Revuelto de bacalao preparado en O Tapas. Revuelto de bacalao preparado en O Tapas.

Revuelto de bacalao preparado en O Tapas.

El público habitual en O Tapas es local y español, siempre numeroso, sobre todo los fines de semana. En días de verano como ahora, el trasiego es mayor y es más recomendable reservar por vía telefónica o acudir pronto para el almuerzo o la cena. En cualquier caso, quienes se animen a conocer el restaurante de Armenio, o volver a él después de mucho tiempo, en busca de una cocina popular portuguesa, en toda su esencia pese a estar en un núcleo turístico costero, no se arrepentirán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios