Todo está en tí | Psicología y salud

Cambio de hora: Cómo nos afecta física y mentalmente

Entramos en el cambio de horario de verano al horario de invierno. Se acaban los días largos y con luz para cambiar a los anocheceres tempranos y la época de frío (aunque se resiste a llegar), algo que para algunos puede causar rechazo al inicio del ritmo invernal y en cambio para otros es maravilloso.

Este cambio de horario es una alteración brusca del ritmo circadiano, de las horas de oscuridad y luz. Cuando tenemos una hora más o una hora menos nuestro biorritmo circadiano se altera, de tal manera que nos pueden generar una serie de efectos negativos que se manifiesta en nuestro cuerpo y en nuestro estado anímico en cierta medida. Estos biorritmos necesitan varios días para conseguir regularizarse .

Las personas sin patologías sufren síntomas aunque de manera más leve, comparado con los grupos de mayor riesgo que son los niños, ancianos y personas con problemas psicológicos sobre todo los pacientes con depresión.

Efectos que se manifiestan en nuestra salud:

  • Sueño. El hecho de intentar irte a la cama antes, aun sabiendo que estas forzándote a irte sin sueño. Te duermes más tarde y durante el día estas con hipersomnia.
  • Problemas de concentración y de memoria: Al estar más cansados nos encontramos con una fatiga mental importante que nos impide estar concentrados.
  • Problemas digestivos: Cambiar los horarios de comida también nos afecta a nivel digestivo. Comer antes sin ganas nos lleva a comer a lo mejor menos cantidad pero luego llega la hora de la cena y tenemos mucha hambre y esto va a derivar en cenar demasiado y nos dificultará el sueño.
  • Sistema Nervioso: También se ve alterado, produciéndonos dolores de cabeza, entre otros.

A nivel psicológico por el cambio de hora, los posibles efectos que suelen sufrir la población en general son: sentimientos de apatía, cansancio, alteraciones en el estado de ánimo, menor rendimiento intelectual al no concentrarnos igual.

Pero quizá las consecuencias más negativas a nivel psicológico son tres:

  • Ira: Las personas están más enfadadas o irascibles, ya sea por la falta de sueño o por las alteraciones del sistema nervioso antes comentadas.
  • Depresión: La falta de horas de luz suele generar tristeza, bajo estado de ánimo, y en personas con depresión, esto puede llevarles a empeorar.
  • Estrés: Al hacerse de noche antes tenemos la sensación de no llegar al final del día con todo lo que tenemos pendiente. Parece que nos falta tiempo.

Hay algunos estudios sobre las consecuencias importantes que puede tener este cambio de horario. Uno de los estudios referentes sobre el cambio de la hora es el realizado en 1999 por las universidades John Hopkins y Stanford. Se detectó que el lunes posterior al cambio de hora aumentaba la posibilidad de tener un accidente un 5%. En otro estudio posterior realizado por la Universidad de Colorado, los datos eran más alarmantes: hasta un 17 % aumentaba dicha posibilidad de siniestro.

¿Por qué se produce este incremento en las probabilidades de accidente? La causa es por una hormona que se llama melatonina, la que se encarga de regular el sueño. Si hay un cambio brusco en nuestro ciclo del sueño, nos sentiremos más cansados y con menos reflejos y capacidad de reacción.

Otros estudios reflejan el aumento del número de infartos. El realizado en 2012 por la Universidad de Alabama refiere que el número de infartos aumenta los tres días posteriores al cambio de hora. ¿Cuál es la causa de esto? Parece ser que la pérdida de una hora de sueño provoca un aumento del cortisol, principal hormona del estrés, que repercute en nuestro sistema inmune. Esto, sobre todo en el caso de una persona con un riesgo anterior de sufrir un ataque, podría ser el detonante de un infarto.

Por último, el más conocido es el síndrome depresivo estacional. Este trastorno esta relacionado con la falta de tiempo de exposición a la luz solar, lo que puede afectar a nuestra salud tanto física como mental.

La falta de vitamina D disminuye con la falta de exposición solar, como se ha comprobado después del covid, que ha disminuido en la población en general..

Algunas recomendaciones para mejorar los efectos negativos por el cambio de hora pasan por:

  • Evitar el consumo de bebidas excitantes, como el café, el té, coca-cola...
  • No exponerse a luces directas antes de acostarse como las del móvil, la tablet, el ordenador.
  • Cenas ligeras que no sean abundantes, ya que la digestión será mucho más fácil.
  • Intentar unos días antes modificar el horario de comidas y de sueño.
  • No automedicarse.
  • Realizar algo de deporte pero no cerca de la hora de irse a la cama.
  • Y por supuesto, no dormir siesta durante la semana después de cambiar la hora, para poder llegar a la cama con más sueño.

Todas estas recomendaciones están relacionadas y ayudan a tener una mejor calidad del sueño para prevenir los efectos del cambio de hora.

La Comisión Europea realizó en julio de 2018 una encuesta en el que participaron 4,6 millones de europeos para votar si estaban a favor de mantener el cambio de hora o en contra. Los resultados fueron sorprendentes: el 84% de los votantes estaban a favor de que se elimine esta norma. La mayor parte de la población, parece, es contraria al cambio de hora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios